Proliferan los artículos científicos que rechazan el darwinismo

Por Felipe Aizpún

Lo que no hace mucho tiempo parecería impensable empieza a ser “normal”. Discrepar del paradigma darwinista está de moda y, no sólo eso, cada vez más las revistas científicas empiezan a entender que albergar trabajos serios y bien documentados que no se acomoden al modelo exigido por los defensores de la ortodoxia no es necesariamente una deshonra. En fechas recientes se han publicado varios trabajos de los que traemos a estas páginas la noticia de cuatro de ellos, todos ellos teniendo en común su discrepancia indisimulada con el neo-darwinismo imperante, y en algunos casos su apoyo explícito al Diseño Inteligente. Se trata en todo caso de artículos “peer-reviewed”

1. Michael Behe ha publicado en días pasados un trabajo titulado, “Experimental Evolution, Loss-of-Function Mutations and ‘The First Rule of Adaptive Evolution’ ” Su argumento principal en este artículo es que los cambios adaptativos más comúnmente observados se deben en realidad a la pérdida o la modificación de una función molecular previamente existente. El argumento no es nuevo. Ya en 2007 otros autores (Hopi, Hoekstra y Coyne) habían señalado la existencia de variaciones moleculares que entrañaban pérdida de función y habían reclamado que tales mutaciones no debían ser propuestas como mecanismos evolutivos, ya que lo que se pretende demostrar es precisamente la emergencia de funciones novedosas y no la pérdida de las existentes. El trabajo de Behe abunda en este campo de investigación pero va mucho más lejos ya que sostiene que este caso de pérdida de función es el que predomina en las mutaciones observadas en un amplio campo de elementos genéticos que él ha bautizado como “Functional Coded Elements” (FCE). Behe define estos FCE como “una región discreta, pero no necesariamente contigua, de un gen que, merced a su secuencia de nucleótidos, influye en la producción, proceso o actividad biológica de un particular ácido nucleico o una proteína, o su específico enlace con otra molécula”. Behe sostiene que las investigaciones llevadas a cabo no han permitido observar la emergencia evolutiva de nuevos FCEs en el laboratorio. Por el contrario, siempre que observamos novedades adaptativas éstas surgen como consecuencia de mutaciones que encierran pérdidas de función o modificación de FCEs.

(Michael J. Behe, “Experimental Evolution, Loss-of-Function Mutations and ‘The First Rule of Adaptive Evolution’,” Quarterly Review of Biology, Vol. 85(4) (December, 2010).)

2. Otro artículo reciente y que desafía aspectos esenciales de la teoría neo-darwinista es el firmado por Joseph Esfandier Hannon Bozorgmeh y publicado on-line en la revista Complexity con el título, “Is gene duplication a viable explanation for the origination of biological information and complexity?,” El autor nos recuerda que la vida en su totalidad depende de la información biológica contenida en el ADN y por lo tanto, cualquier modelo evolucionista que pretenda justificar la aparición de funciones biológicas novedosas debe estar en condiciones de explicar la emergencia de la información novedosa. Supuestamente, la duplicación genética es uno de los mecanismos que podrían eventualmente generar un sustrato molecular para el desarrollo de innovaciones bioquímicas. El artículo hace referencia a numerosos ejemplos conocidos de casos de duplicación genética pero, según el autor, la totalidad de las observaciones estudiadas revelan que, aunque por ese mecanismo de duplicación se pueden generar importantes novedades adaptativas jugando con el material existente previamente, la evolución molecular está seriamente delimitada en todos los casos. Concluye Bozorgmeh que si bien el mecanismo de duplicación genética ha contribuido ciertamente al tamaño y diversidad del genoma, es por sí mismo insuficiente para explicar el origen de la altamente compleja información pertinente para el funcionamiento de los organismos vivos.

3. El tercer trabajo que traemos a colación es un nuevo artículo del profesor Wolf-Ekkehard Lönnig del Max Planck Institute for Plant Breeding Research (Köln, Alemania), un especialista en biología vegetal que defiende la conclusión consistente de que, al cabo de una infinidad de estudios sobre mutagénesis llevados a cabo en cantidad de unas 240.000 plantas mediante mutaciones inducidas y reajustes cromosómicos, no se ha podido observar ninguna noticia relevante en términos de creación de novedades biológicas. Para Lönnig, el discurso neo-darwinista nos ofrece permanentemente llamadas imposibles de falsar a desconocidas ventajas adaptativas, y esta infinidad de explicaciones en su mayoría no verificables coloca al neo-darwinismo al borde del criterio de demarcación científica. Lönnig no se corta en proclamar abiertamente que el Diseño Inteligente debe ser reconocido como una alternativa consistente para explicar la aparición de las novedades biológicas y reivindica los trabajos de algunos autores del movimiento como Behe, Meyer, Dembski o Marks.

(Wolf-Ekkehard Lönnig, “Mutagenesis in Physalis pubescens L. ssp. floridana: Some Further Research on Dollo’s Law and the Law of Recurrent Variation,” Floriculture and Ornamental Biotechnology Vol. 4 (Special Issue 1): 1-21 (December 2010).)

4. Precisamente son William Dembski y Robert Marks los autores del último y reciente trabajo publicado que traemos a colación en este comentario. El trabajo ha sido publicado en el Journal of Advanced Computational Intelligence and Intelligent Informatics con el título de “The Search for a Search: Measuring the Information Cost of Higher Level Search,” Los autores pertenecen al Evolutionary Informatics Lab y el artículo abunda en previos ensayos dirigidos a respaldar los denominados “No Free Lunch Theorems”. Básicamente se trata de trabajos teóricos enfocados a estudiar la probabilidad de una búsqueda exitosa de un resultado funcional. En líneas generales lo que se propone en estos estudios es que, a no ser que se tenga una idea del resultado funcional pretendido la búsqueda difícilmente será exitosa. Buscar una aguja en un pajar difícilmente resulta posible en una búsqueda a ciegas. Pero una búsqueda dirigida, precisa así mismo que el mecanismo de dirección del proceso de búsqueda esté previamente orientado a la consecución de un resultado conocido. Si no, la “search for a search” la orientación del proceso de búsqueda será infructuosa. La implicación es, de nuevo, que sin la intervención rectora de un agente inteligente la búsqueda, razonablemente, resultara infructuosa.

3 Respuestas para Proliferan los artículos científicos que rechazan el darwinismo

  1. 1. Es un buen artículo, pero no dice absolutamente nada a favor o en contra del diseño inteligente.

    2. Joseph Esfandiar Hannon Bozorgmehr, alias Atheistoclast, alias Reza y un sinnumero de otras identidades es un troll que ha sido baneado de varios foros de discusion debido a sus malas prácticas, tales como la de usar decenas de identidades falsas para evitar la expulsión. Es un promotor de teorías de conspiración y negador del Holocausto, que además ha estado involucrado en la venta de componentes para misiles a Iran (en serio). Y a excepción de esta publicación en el Journal de Bioeconomics (que además de ser una publicación de muy bajo perfil sólo trata muy marginalmente acerca de la teoría de la evolución) no parece tener ningún logro o vínculo con alguna institución académica que mostrar.

    3. Este artículo apela a la ampliamente conocida retórica de que si algún aspecto de la teoría de la evolución es cuestionable o incorrecto, entonces el diseño inteligente es la mejor explicación. Esta argumentación no es otra cosa que una variante del argumento ad ignorantiam conocida como la falacia de Sherlock Holmes. Todos los esfuerzos del movimiento DI por desacreditar la teoría evolutiva son inconducentes si no asumen su propia carga de la prueba.

    Por si esto fuera poco, a forma en que el artículo pasa de contrabando referencias a algunos de los más célebres promotores del diseño inteligente; y el hecho de que este hecho haya pasado el proceso de revisión por sus pares resulta sospechoso, y con razón: la mesa editorial del Journal of Biocomplexity está constituida practicamente en su totalidad por promotores del diseño inteligente, entre otros William Dembski y Stuart Burgess, de manera que la imparcialidad de esta publicación es altamente cuestionable.

    4. Tal y como se le ha hecho notar muchas veces, el error de Dembski está en no comprender que en la selección natural la funcionalidad y el objetivo buscado es la supervivencia y que el ambiente es la función de fitness. De manera que la selección natural si es un proceso dirigido, pero la dirección hacia el máximo local no requiere de ser fijada por un diseñador.

    Imposible no asociar el tono de este artículo con esto que leí en otro blog:

    The DI is all about credential inflation. How many times have you read, “Hey, Louis got a couple of papers published” and nobody bats an eye. Totally normal. Yea, Louis!

    In DI speak it would have been “World-renown scientist and five-time Nobel nominee Dr. Dr. Dr. Louis published two peer-reviewed pro-intelligent design papers challenging the dogmatic-Darwinian orthodoxy in the prestigious International Harvester Journal of Molecular-Schmecular Complexitation Review Letters Acta (Czech)”

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
Los genes nuevos de la mosquita Drosophila Melanogaster

Por Felipe Aizpún Leemos en Wikipedia: “Drosophila melanogaster (literalmente "amante del rocío de vientre negro"), también llamada mosca del vinagre...

Cerrar