Por qué la evolución vertical no funciona

Cristian Aguirre

Cuando hablamos de evolución debo discriminar 2 acepciones del término a fin de no confundir a los lectores. La primera acepción se refiere a la evolución adaptativa (horizontal) como cambio, es decir, aquella que plantea que las especies cambian e incluso se escinden en nuevas especies tal como lo observó Darwin en las islas Galápagos como respuesta adaptativa al medio. Esta evolución está comprobada por la ciencia y es erróneamente vendida por los naturalistas al público como prueba de la segunda.

La segunda acepción obedece a la extrapolación que hizo Darwin de la evolución adaptativa. En esta acepción la evolución es vertical ya que no solo implica cambio, sino también progreso hacia seres con mayor complejidad funcional. De este modo con este tipo de evolución se pretendería explicar la emergencia de los seres vivos y su progreso desde LUCA el último ancestro universal de todos los seres vivientes hasta los seres actuales incluidos nosotros. Es esta evolución vertical con la cual Darwin supone explicar la biología actual y está a su vez sujeta a enorme controversia. A diferencia de la primera que si es un hecho, esta no lo es aunque se suela vender como hecho demostrado.

Durante siglo y medio la idea de la evolución vertical se ha vendido tan bien tanto a los científicos como al gran público que hoy esta idea es aceptada alegre y acríticamente, ya sea porque es mayoritariamente aceptada y seguramente la mayoría debe tener razón, o porque lo sostienen autoridades científicas de renombre y si lo dicen ellos debe ser verdad. Muy al margen de si los que creen en ella son creyentes teístas o ateístas esta idea está tan profundamente aceptada por personas de gran inteligencia que resulta surrealista que haya algunos insensatos que, seguramente impulsados por sus “convicciones religiosas”, cuestionen este dogma que parece casi obvio e incuestionable. Según está línea de pensamiento la naturaleza puede inventar y desarrollar cosas. Prueba: La evolución biológica vertical.

¿Sería posible que esta sagrada verdad pudiera ser refutada? ¿Y puede refutarse de una manera que cualquier persona pueda entenderlo?

En verdad si se puede. En el pasado he escrito muchos post y 3 libros donde he expresado varios argumentos, algunos más profundos y sofisticados que otros, con lecturas que pueden haber sido más o menos difíciles, pero aún así, con toda esta argumentación con la cual he pretendido refutar tal evolución vertical, es posible, aunque no lo sé, que no haya convencido a nadie y no haya hecho que una mente pueda ver con lucidez por qué este tipo de evolución no puede funcionar.

Sin embargo, felizmente un buen ejemplo puede tener un gran poder para ilustrar la solvencia de un mecanismo que cualquier mente pueda comprender con claridad y convencerle, si sus escrúpulos y prejuicios intelectuales se lo permiten claro está.

Para explicar por qué no funciona me gustaría pedir al lector una mente abierta. Esto no significa, como lo creen algunos, que mente abierta implica aceptar todo lo que se dice. No, mente abierta significa considerar el argumento aunque esté en contra de nuestras creencias previas a fin de evaluar su veracidad. Una mente cerrada simplemente se cierra ante un argumento cuando sospecha que refuta sus creencias previas y se niega siquiera a considerarlo. La mente cerrada no quiere leer ni escuchar los argumentos contrarios a sus creencias y convicciones porque teme ser persuadido y no quiere que ello suceda. Una mente abierta busca la verdad por encima de “su verdad” y está dispuesto a considerar la posibilidad de estar equivocado e incluso a cambiar de idea o ampliar sus puntos de vista.

Cuando he presentado este argumento a varias personas he notado como algunos lo aceptan a la primera en cuanto a que coincide con su postura previa, cosa nada sorprendente, y otros, por el contrario, al principio se bloquean rechazando la lógica para, luego de un rato, poner mala cara e ingresarme en su lista de personas no gratas.

La idea profundamente arraigada de que la selección natural darwiniana tiene poder para producir complejidad funcional ha penetrado tan profundamente en el subconsciente de muchas mentes que lo ven como algo absolutamente natural y lógico. Muchos científicos y pensadores en cambio, tanto teístas como ateístas, han podido visualizar el fallo fundamental que presenta esta tesis incluso sin renunciar al naturalismo, pero dejando de ser darwinianos en este punto.

Para explicar esto voy a recurrir a un caso que se presta por su naturaleza a representar un equivalente de lo que sucede en la naturaleza. La evolución vertical nos dice que la selección natural de Darwin puede no solo seleccionar cambios fenotípicos que presenten ventaja adaptativa ante cambios del entorno, sino que también pueden dichos impulsos selectivos dirigir aunque ciegamente la construcción gradual de nuevas funciones y órganos, es decir, la construcción a alta resolución de estructuras nuevas y que al ser ventajosas resulten fijadas por la selección natural.

Imaginemos entonces un mercado de productos. En ellos se encuentran dispuestos en los estantes abundantes artículos con apariencia y calidades diversas que representan a las especies vivientes. El público que va a este mercado se comporta como la selección natural al “elegir” los productos que consideran más necesarios, mejor presentados, más eficientes, más agradables o con mejores prestaciones.

Conforme transcurre el tiempo los clientes eligen algunos artículos en preferencia de otros, incluso llegan a dejar de comprar algunos que terminan saliendo del mercado ante la poca demanda (se extinguen), luego aparecen otros con nuevas características que son también sujetos a la selección del público el cual tendrá preferencias más marcadas por unos que por otros.

Los fabricantes obviamente tomaran nota de estas tendencias a fin de fabricar productos con más prestaciones, nueva apariencia o cambios en los insumos de fabricación de tal modo que puedan así incrementar sus ventas en el mercado.

Ahora cabe entonces realizar la crucial pregunta:

¿Prescriben los clientes con su selección de artículos cómo los fabricantes deben fabricar sus productos?
Entiéndase bien. No hablamos de los parámetros, sino de los algoritmos de fabricación. La maquinaría, la secuencia de proceso e integración de insumos y el proceso de transformación de cada parte y su ensamble con el contexto del producto final.

¿Un cliente va al mercado a prescribir el complejo proceso de fabricación al dependiente? Definitivamente NO. El cliente no sabe ni le importa cómo se fabrica un televisor una zapatilla o un champú. El cliente selecciona lo que hay y lo que le gusta y conviene más. No se preocupa en saber cómo se fabrican los productos ni tiene porqué saberlo. Y esto que en el ejemplo estamos hablando de seres humanos inteligentes que si podrían en algún caso hacerlo. Sin embargo, no le podemos pedir lo mismo a la naturaleza que no tiene inteligencia alguna y que hará una selección sin duda tal como Darwin lo concibió, pero únicamente para seleccionar LO QUE YA EXISTE. No tiene, por lo tanto, ningún poder para prescribir en ningún caso cómo debe construirse tal órgano o función biológica.

Lamentablemente este modo de pensar Darwiniano comete el error de subestimar la complejidad de producción de las cosas, y en especial de la bioquímica, admitiendo la posibilidad de que algo puede construirse a pasitos pequeños. De este modo una radio se construiría incrementando en la cadena de montaje dispositivo a dispositivo con la magnitud física correcta y en el contexto del circuito impreso correcto aún cuando no hay ninguna razón para que la selección mercantil tenga voz y voto en cuanto a que la radio aún no funciona y por lo tanto NO LA COMPRARÍA NADIE. De este modo no hay forma de elegir los pasos subfuncionales darwinianamente hablando y siendo este el caso no podemos progresar en complejidad de modo gradual. La única forma de hacerlo es por PROGRAMA y esto solo es posible cuando existe DISEÑO.

Puede el lector retorcer el ejemplo todo lo que desee en su empeño en no admitir lo que implica ni su solvencia lógica, cerrarse al argumento y obcecarse en que la evolución vertical es posible sin diseño. Yo no le puedo obligar a admitir nada si no está dispuesto a hacerlo. No obstante, espero que siquiera haya considerado lo aquí expuesto.

6 Respuestas para Por qué la evolución vertical no funciona

  1. Excelente artículo. Ojala mucha gente pudiera entrar en razón, y entender que la naturaleza en sí misma carece de inteligencia y por ende a esta le es imposible, planear o diseñar.

  2. Este artículo no parece plantear nada nuevo respecto a lo que ya se argumentó hace más de un año aquí:

    http://www.darwinodi.com/los-algoritmos-geneticos-y-la-evolucion-“vertical”/comment-page-1/#comment-1207

    Como en aquel entonces yo no tuve réplicas a mi último comentario, en el que mostré que con una codificación suficientemente plástica funciones radicalmente nuevas aparecerán sin que exista el propósito de encontrarlas y sin hacer cambios significativos a la codificación, con tal de que resulten ventajosas, no tengo nada que agregar por ahora.

    Incluso tu analogía con el mercado, aunque no representa muy bien el problema, ofrece ejemplos que ponen de manifiesto este hecho. Supongo que habrás oído hablar de cierto medicamento diseñado para tratar la angina que al final terminó siendo comercializado con el propósito no buscado de combatir la disfunción eréctil. O para que una dama use una cuchara para rizarse las pestañas no es necesario que los fabricantes de cubiertos tengan en consideración esta novedosa función.

  3. En cuanto a que ya he tratado este argumento te diré que no es la segunda vez, sino la quinta y lo podría hacerlo más veces en este y otros medios ¿Es malo que lo repita? ¿Te debo pedir permiso para hacerlo?

    Dices:

    “Como en aquel entonces yo no tuve réplicas a mi último comentario, en el que mostré que con una codificación suficientemente plástica funciones radicalmente nuevas aparecerán sin que exista el propósito de encontrarlas y sin hacer cambios significativos a la codificación, con tal de que resulten ventajosas, no tengo nada que agregar por ahora.

    Incluso tu analogía con el mercado, aunque no representa muy bien el problema, ofrece ejemplos que ponen de manifiesto este hecho. Supongo que habrás oído hablar de cierto medicamento diseñado para tratar la angina que al final terminó siendo comercializado con el propósito no buscado de combatir la disfunción eréctil. O para que una dama use una cuchara para rizarse las pestañas no es necesario que los fabricantes de cubiertos tengan en consideración esta novedosa función”.

    En primer lugar al hablar de “codificación suficiente plástica” empleas la prohibida palabra “codificación” la cual denota ineludiblemente intervención inteligente. La naturaleza no puede codificar nada porque una codificación implica crear una correlación semántica, es decir, con significado, que servirá de convenio de comunicación entre un emisor y un receptor siendo ambos agentes recíprocamente inteligibles. La naturaleza no crea convenios de comunicación.

    En segundo lugar el que un artefacto cumpla más de una función y resulte funcional para funciones no previstas en su diseño, como en los ejemplos que mencionas del medicamento “diseñado” para la angina (fíjate la palabra que usas) que resulta ser bueno para la disfunción eréctil o la cuchara, no implica en lo absoluto que su fabricación haya sido gratuita en términos de recursos de diseño y procesos de fabricación. No debemos subestimar el coste de desarrollo de los artefactos funcionales algo que tú, que has estudiado informática además de Geología, sabes muy bien (supongo que sabrás que los programas no se hacen solos y que con pequeñas adendas aleatorias en los mismos no se consiguen programas fabulosos). En este te sentido tu argumento no refuta en absoluto a lo que pretende demostrar la analogía del mercado donde queda claro que tanto la selección mercantil como la selección natural solo tienen poder para seleccionar LO QUE YA EXISTE y no prescriben en absoluto ni pueden prescribir COMO SE DESARROLLA NINGÚN ARTEFACTO BIOMOLECULAR.

    Y como colofón como informático también sabes que dicha modificación debe ser insertada en el programa que prescribe la información necesaria para la polimerización y ensamble escrita en el ADN algo mucho más difícil de concebir que el mero ensamble mecánico por casualidad.

    La verdad no recuerdo porque no te conteste entonces, pero salta a la vista, ante cualquier lector de entonces como ahora, que tu propuesta no refuta en absoluto lo aquí presentado.

  4. Les felicito por su pagina, que acabo de conocer. A partir de ahora entrare en ella a menudo para mantenerme al corriente. Me apasiona el tema del D.I.
    Para mi la cuestión del origen de la vida siempre ha tenido vital importancia, sobre todo la pregunta de si existe o no Dios, en primer lugar porque dependiendo de la respuesta mi vida puede tener un sentido u otro, quiero decir, si llego a la conclusión , ya sea por medios de fe y/o de razón de que Dios existe, eso me obliga a saber mas sobre El. Reconozco que la inmensa mayoría de las personas les aterra entrar en este campo, de hecho seguro que muchos de los que ahora están leyendo mi comentario dejaran de hacerlo (Uffff : Metafisica, Religion, Dios,…noooo por favor soy una persona inteligente…soy científico… Dios No gracias)
    Pero de igual modo que , como apunta el Sr. Aguirre , muchos “darwinistas” rechazan de plano investigar si su “creencia” su “fe” en Darwin a la luz de las nuevas investigaciones en el campo de la Biologia es cierta o no del mismo modo creo yo que no debemos tener miedo ni dejarnos llevar por prejuicios al abordar con valentia la posibilidad de que exista Dios y que los ateos darwinistas nos hayan vendido una película.

    Tras mas de cuarenta años de inquietud sobre el ORIGEN de la vida y tras leerme “El origen de las especies por medio de la selección natural o el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia” llegue a la conclusión que Darwin desconocía por completo el origen de la vida. El segundo libro de Darwin que leí fue “El origen del hombre”. ¡Que perdida de tiempo! Este libro me parece, al igual de Maximo Sandin, nefasto y me confirmo definitivamente que Darwin no me ayudaría a encontrar el ORIGEN de la Vida.
    Sin embargo la Biblia, ya en sus palabras de inicio me dieron una respuesta que hasta el momento no he podido rebatir : Génesis 1:1 :”En [el] principio Dios creó los cielos y la tierra”.
    De hecho La Biblia dice categóricamente que Dios es el Creador del universo y de toda la vida que existe (Génesis 1:1; Génesis 2:7; Salmo 19:1; Salmo 104:24; Romanos 1:20; Salmo 90:2, Hebreos 3:4; Salmo 139:13,14; Efesios 3:9; Revelación 4:11). ¿Porque no puede ser cierto esto, que el Origen de la vida sea Dios? ¿Debe pensarse que el origen de la vida se debe al azar? ¿Quien diseño las bacterias y los virus? ¿porque actuan como lo hacen? ¿de donde salio el universo?
    Todo lo que comienza a existir debe tener una causa, el universo y la vida comenzaron a existir, luego deben tener una causa suficiente y necesaria para que llegaran a existir
    Ahora me complace saber que algunos científicos, especialmente biologos como Michael Behe, Máximo Sandin, Lynn Margulis, William Ford Doolittle entre otros cuestionan la evolución vertical darwiniana.
    Con respecto a la llamada selección natural estoy muy de acuerdo con el Sr. Cristian Aguirre.
    Yo lo entiendo asi: Para poder hacer una “selección” el que “selecciona” debe ser alguien, un ente o un ser con capacidad mental para hacerlo y no “algo”.
    Según el diccionario de lengua española “Seleccionar “ significa “elegir a una persona o cosa de un conjunto por una razón determinada” y “elegir” se define como “escoger o preferir una cosa o una persona entre varias para un fin” . Por estas definiciones vemos que la selección se hace por una razón y para un fin. Para poder “seleccionar” o “elegir” una cosa hay ser un ser vivo que tenga uso de razón o por lo menos tener una mente con capacidad de decisión y además…mientras mas difícil sea la decisión a tomar mas capacidad e inteligencia se necesita. Por ejemplo si ante un ratón colocamos una pieza de plástico y un trozo de queso, lo mas probable que el ratón elija o seleccione el queso, y lo hace porque es un ser vivo dotado de capacidad instintiva. Pero solo una mente humana puede seleccionar entre una pintura de Picasso y otro de Velazquez. Y por supuesto la naturaleza no es un ser o un intelecto que pueda tomar decisiones ni seleccionar o elegir nada. La “naturaleza” no piensa, no selecciona no decide. Otro asunto es que la naturaleza se regule por unas leyes preestablecidas y funcione de acuerdo a ellas, pero nuca debemos atribuirle, creo yo, inteligencia ,conocimiento sabiduría o sensatez. Lo natural sigue unas leyes naturales creadas y planificadas por “alguien con poder e inteligencia infinita”

    Un tema que puedo abordar en otra ocasión es : ¿Porque permite Dios el mal y el sufrimiento?
    Saludos

  5. Me encantaría que respondieras la pregunta que propones:

    “¿Porque permite Dios el mal y el sufrimiento?”

    Una pregunta muy relevante, por cierto.

  6. Muy bueno el articulo como siempre, yo no soy biologo ni científico solo un aficionado pero hago la siguiente analogia sobre la genuinidad de las especies y sobre sus generos correspondientes.

    Yo suelo comparar el genoma de cada especie con el libro de una novela. Cada especie cuenta una historia en particular así que como en la novela es posible tanto incorporar como extraer información o lineas o parrafos como prefieras pero a medida que eso ocurre se va perdiendo el mensaje original y GENuino de la novela, de igual forma que esos códigos de proteinas especificados en la molecula de ADN son los que depertiman que durante 300 generaciones (o desde que la humanidad tiene memoria) los tigres de bengala por poner un ejemplo, tengan esas rallas negras en sus mejillas y su frente o que el pavo real (el mejor amigo de Darwin) tenga ese tipo de colores y formas en sus plumas.
    Esa peculiaridad que hace que la complejidad de la especie perdure inalterable y genuina mediante su reproducción es para mi una regla de la naturaleza (o para escandalo de algunos: una regla de Dios).
    Una verdad corroborada por el registro fosil y los experimentos de cortarle la cola a los ratones durante generaciones…

    Y es que creo que a los peces estando perfectamente adaptados a su medio desde el principio les resulta más facil extinguirse que ponerse a excretar gradualmente durante millones de años, medias-patas, medios-pulmones y medias-garras y prueba de ello son todas las especies marinas extintas, y lo mismo me pasa con las aves…

    Me gustaria hacer dos sugerencias a los staffs de este tremendissimo blog:

    1: Un articulo que trate sobre la “utilidad práctica” de los COLORES LLAMATIVOS de las especies exoticas al nivel de superviviencia en la naturaleza, (porque me parece que tantos colores y formas asimetricas solo les sirven para que los humanos escribamos poemas, ademas de que los patrones de algunas formas parecen ser una evidencia aplastante de diseño artístico que no parecen tener nada que ver con la ultra-practicidad de las leyes naturales de superviviencia).

    2: SERIA POSIBLE QUE EN ESTE BLOG PUSIERAN UN INDICE ORDENADO POR FECHAS O POR TEMAS SOBRE TODOS LOS ARTICULOS PUBLICADOS PARA QUE SEA MÁS FACIL TENER ACCESO A TODOS?

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
El último anuncio de ENCODE

Cristian Aguirre “Lo que suele darse por supuesto, esa suerte de ideas acríticamente aceptadas, entrañan cierto peligro, sobre todo en...

Cerrar