La Selección Natural y la Evolución

Por Felipe Aizpún

La Selección Natural (SN) es fundamentalmente una idea distorsionada por la épica darwinista de la supervivencia en la lucha por la vida. En realidad, y como es sabido, la inmensa mayoría de las mutaciones son deletéreas y las dificultades para la adaptación al medio de los individuos portadores de las mismas hacen que desaparezcan prematuramente; así la idea de la SN nacía hace siglos como un concepto preservador de las esencias de la especie frente a las desviaciones fortuitas acaecidas en el proceso de reproducción.

Darwin, necesitaba una justificación de su proceso evolutivo; para ello, amparado en la ideología social y económica de su época inspiradas en los trabajos de Spencer y Malthus, imaginó la epopeya de la vida en la Naturaleza como una lucha atroz por la supervivencia, una dinámica de aniquilación y fertilidad entremezcladas en un proceso de lucha en la que sólo los más aptos estaban destinados a triunfar. Así, propuso un concepto que terminó por hacer fortuna, la idea de la “Evolución por Selección Natural”.

El realidad, el proceso y la dinámica imaginadas por Darwin carecen por completo de base empírica que las sustente. Claro que existe una dinámica de acción por la supervivencia, pero es perfectamente falso que la existencia cotidiana sea una lucha frente a una dinámica de exterminio; por el contrario, lo que la Naturaleza nos muestra es una fertilidad deslumbrante y una capacidad enorme de acoger en su seno el crecimiento y la proliferación siempre creciente de individuos y de poblaciones.

Pretender que los primeros organismos anfibios que pasaron de las aguas marinas a establecerse en tierra firme lo hicieron huyendo de un hábitat hostil en las profundidades marinas, o que los primeros reptiles que tuvieron alas proliferaron por su capacidad para escabullirse de la agresiva inhospitalidad de tierra firme a ras de suelo es un insulto a la inteligencia.

La lucha por la supervivencia es una dinámica natural como corresponde a la vida en sí misma, la SN es una idea intuitiva que nos muestra las dificultades de adaptación de los seres tarados. De acuerdo. Pero pretender que la fascinante proliferación de novedades biológicas y de formas asombrosamente complejas tiene algo que ver con tales conceptos es un cuento de hadas. No se trata de discutir que existen episodios en la Naturaleza que pueden ser explicados como episodios de SN. Lo que los darwinistas pretenden es que tales episodios explican suficientemente la aparición y emergencia de los organismos superiores; esa pretensión carece de valor científico y desafía profundamente al sentido común más elemental.

Cuando a conspicuos darwinistas como el Profesor Ayala se les pregunta por los ejemplos observables en la Naturaleza que justificarían tal hipótesis, indefectiblemente acaban señalando tres ejemplos: la resistencia sobrevenida de los organismos más elementales a los antibióticos, la resistencia de los insectos a los insecticidas, y el cambio de color de la piel de algunos roedores del desierto para facilitar su camuflaje.

No hace falta tener profundos conocimientos de biología para entender que tales episodios no tienen nada que ver con el proceso evolutivo de las especies. Los seres vivos favorecidos por tales variaciones, permanecen, después del cambio, y cualquiera que sea el valor adaptativo del mismo, en el seno del cuadro morfológico original, sin que ningún avance en el proceso evolutivo haya tenido lugar. Pero es que además, es necesario resaltar que los ejemplos expuestos salen por completo fuera de la dinámica de la vida y del cambio evolutivo pretendidos originalmente por Darwin. Los casos expuestos, en especial los dos primeros, son ejemplos de respuestas ante amenazas críticas concretos sobrevenidas y susceptibles de hacer desaparecer a la población en su totalidad. En estos casos extremos, y al margen de consideraciones en torno al carácter fortuito o dirigido de tales mutaciones salvíficas, efectivamente, la SN juega un papel determinante, pero no como factor evolutivo, sino simplemente como factor de supervivencia. Sobrevivir no es evolucionar.

La pretensión de que la SN explica el proceso evolutivo de las especies carece por completo de sostén. Es una hipótesis imaginativa, un cuento de hadas brillantemente elaborado; lo que pasa es que no se compadece con la realidad. Pretender que una variación imperceptible tenga un carácter de ventaja adaptativa de tal naturaleza que, por pequeña que sea tal ventaja, vaya a terminar imponiéndose en el seno de la población en la que ha surgido no es evidente. La pretensión de que las diferentes variedades, o razas se han ido conformando en virtud exclusivamente de la mayor ventaja adaptativa de variaciones aparecidas por azar no es en absoluto una verdad científica contrastada. La idea, de que, por ejemplo, las casi 5.000 especies de libélulas que conocemos han ido diferenciándose y proliferando como consecuencia de una dinámica de lucha por la supervivencia es tan ridícula que distorsiona el punto de vista legítimo de la investigación científica.

La riqueza maravillosa de formas y rasgos entre los organismos vivos son la expresión fastuosa de la creatividad inherente a la dinámica de la vida, de la plasticidad de los genomas de los organismos vivos y del potencial de expresión de riqueza natural encerrado en el seno de un proceso cuyas causas y mecanismos estamos muy lejos de haber descubierto en su totalidad. La SN forma parte del proceso, pero no tiene nada que ver con la emergencia de las novedades biológicas ni con la proliferación de formas y variedades que representan la expresión de un potencial de riqueza biológica inherente al proceso de la vida y que se ha ido desarrollando a lo largo de los siglos como un proceso intencional y premeditado, como el fruto y desarrollo de un plan rigurosamente diseñado.

Lo interesante es que este tipo de reflexiones comienzan a dejarse ver en la literatura científica y en concreto en publicaciones tan prestigiosas como Nature. En concreto, el pasado 30 de Setiembre de 2010 publicaba un artículo bajo el nombre de “Genome-wide analysis of a long term evolution experiment with Drosophila” firmado por Burke, Dunham, Shahrestani, Thornton, Rose y Long. Los autores concluyen, después de años de trabajo en procesos de selección inducida a través de más de 600 generaciones de Drosophila melanogaster que no han conseguido fijar entre la población observada nuevos y emergentes rasgos incondicionalmente ventajosos. Los propios autores del trabajo llaman la atención sobre el hecho de que, si eso no es posible en laboratorio a través de prácticas de selección controladas por el hombre, mucho más improbable es que ello suceda de forma fortuita y espontánea en la Naturaleza.

El trabajo concluye afirmando que la emergencia de alelos incondicionalmente ventajosos rara vez acontece, que si lo hacen representan muy ligeras ventajas adaptativas en relación a los caracteres de la población existente, y que no parece pueda esperarse que vayan a fijarse en el seno de la misma desplazando a los caracteres genéticos propios de la inmensa mayoría de los individuos de dicha población.

8 Respuestas para La Selección Natural y la Evolución

  1. Felipe:
    DICES:”Pretender que los primeros organismos anfibios que pasaron de las aguas marinas a establecerse en tierra firme lo hicieron huyendo de un hábitat hostil en las profundidades marinas, o que los primeros reptiles que tuvieron alas proliferaron por su capacidad para escabullirse de la agresiva inhospitalidad de tierra firme a ras de suelo es un insulto a la inteligencia. ”
    REFLEXION PREVIA A PREGUNTA: Antes que supiese yo que existían anti-darwinistas sintiéndose “insultados a su inteligencia” yo había observado con asombro cuando entré a una selva centroamericana a nivel del mar, que los helechos que allí viven a temperatura media de 27º eran iguales a los de las montañas del Pirineo español a >1500m de altitud, temperatura media 8º. Una especie tan “primitiva” aplastada por la sombra de especies muchísimo más “evolucionadas” y con aparato reproductor más eficiente, en dos ecosistemas tan incomunicados y diferentes. Todas esas especies igualmente aptas puesto que sobreviven, o viceversa, señalando a un ignorante en biología como yo, que la evolución es un completo farol. Y pondría más ejemplos de cómo una persona sin apenas estudios, pero con los ojos abiertos puede despreciar el “hecho de la evolución por SN”.
    PREGUNTA: ¿Qué hipótesis ad hoc presentan los anti-ID para apuntalar a su gigante teoría de pies de barro, cuando se le muestran estos HECHOS?
    Un saludo a Felipe desde los Pirineos de Huesca

  2. Es una buena pregunta; Yo desde luego no he encontrado una respuesta que me parezca satisfactoria. De hecho podemos añadir una cita de Lynn Margulis, la prestigiosa bióloga, al respecto, que habla por sí sola:

    “Mutations, in summary, tend to induce sickness, death, or deficiencies. No evidence in the vast literature of heredity changes shows unambigious evidence that random mutation itself, even with geographical isolation of populations, leads to speciation.”

    Traducción: Las mutaciones, en resumen, tienden a inducir enfermedades, muerte o deficiencias. Ninguna prueba, en la vasta literatura sobre cambios en la herencia muestra una definitiva evidencia de que mutaciones fortuitas por sí mismas, incluso en poblaciones geográficamente aisladas, conduzcan a la especiación.

  3. “En realidad, y como es sabido, la inmensa mayoría de las mutaciones son deletéreas”

    En efecto, y este es solamente uno de los motivos por el cual es tan difícil de creer el DI. Si existiera no ocurrirían mutaciones al azar y deletéreas sino que ocurrirían las mutaciones precisas para que ocurriese el cambio evolutivo buscado.

    “sí la idea de la SN nacía hace siglos como un concepto preservador de las esencias de la especie frente a las desviaciones fortuitas acaecidas en el proceso de reproducción.”

    Sí, pero no solamente esto. Desde el principio Darwin habló de la importancia que tendría en el cambio y diversificación de especies.

    “amparado en la ideología social y económica de su época inspiradas en los trabajos de Spencer y Malthus, imaginó la epopeya de la vida en la Naturaleza como una lucha atroz por la supervivencia”

    De hecho sacó la idea de la lucha atroz por la supervivencia observando la selva amazónica, si, pero también….un simple terreno de su jardín de unos pocos metros cuadrados despojado de todo tipo de plantas para observar la colonización de nuevas semillas. Aquí cuantificó y observó como los tallos tiernos de plantas competían entre si para colonizar el terreno, y de cómo perecían cientos de ellos frente a la competencia de otros.

    “El realidad, el proceso y la dinámica imaginadas por Darwin carecen por completo de base empírica que las sustente.”

    En fin, léase el párrafo anterior y sobretodo la obra de Darwin. No lo ha hecho y debería.

    “Claro que existe una dinámica de acción por la supervivencia, pero es perfectamente falso que la existencia cotidiana sea una lucha frente a una dinámica de exterminio; por el contrario, lo que la Naturaleza nos muestra es una fertilidad deslumbrante y una capacidad enorme de acoger en su seno el crecimiento y la proliferación siempre creciente de individuos y de poblaciones.”

    Ve usted lo que quiere ver. Por una parte admite que hay una acción por la supervivencia, pero por otro se centra en la fertilidad. Si, fertilidad la hay pero…a costa de cuantos cadáveres que se quedaron en el camino? Cuantos tallos tiernos perecieron en el ejemplo anterior? Esta diciendo una cosa obvia, solo que no lo quiere decir con estas palabras: que los más adaptados pueden crecer y proliferar (individuos y de poblaciones).

    “que los primeros reptiles que tuvieron alas proliferaron por su capacidad para escabullirse de la agresiva inhospitalidad de tierra firme a ras de suelo es un insulto a la inteligencia.”

    Vaya…las alas no son útiles para escapar? Tuvieron entonces alas por capricho? El capricho como fuerza de la evolución.

    “Lo que los darwinistas pretenden es (sic)….la SN explican suficientemente la aparición y emergencia de los organismos superiores”

    Esto ya es otra cosa, felicidades, por lo menos admite que la SN existe!…pero que no es capaz de crear los organismos superiores. Es decir que admite la microevolución dirigida por SN pero descarta la macroevolución formadora de especies. Y no se da cuenta que la microevolucion con millones de años se puede conviertir en macro por simple acumulación? El cambio de color de algunos roedores solo es un paso de los miles, o millones que les pueden ocurrir en los próximos millones de años, y si una población de esos roedores queda aislada divergira indefectiblemente de sus parientes ¿no esta de acuerdo? Por no mencionar que un simple cambio de color en algunos casos puede crear una barrera reproductiva sin necesidad de separase fisicamente.

    “la SN juega un papel determinante, pero no como factor evolutivo, sino simplemente como factor de supervivencia. Sobrevivir no es evolucionar.”

    Pero es que no se da cuenta que el simple hecho de cambiar de color es evolucionar, a no ser que confunda evolucionar con especiación. No confunda estos conceptos.

    “Pretender que una variación imperceptible tenga un carácter de ventaja adaptativa de tal naturaleza que, por pequeña que sea tal ventaja, vaya a terminar imponiéndose en el seno de la población en la que ha surgido no es evidente”

    Por pequeña que sea no. Si es demasiado pequeña es posible que no se noten los efectos, pero en cualquier caso tiene que aclarase consigo mismo, porque antes si que ha admitido que la SN puede causar cambios fenotipicos en poblaciones.

    Finalmente, en el articulo Genome-wide analysis of a long term evolution experiment with Drosophila, debe usted haber leido sin gafas el paper, porque pone:

    —-Flies in these selected populations develop from egg to adult ∼20% faster than flies of ancestral control populations, and have evolved a number of other correlated phenotypes

    Es decir, cambios fenotípicos causados por pequeños cambios genotipicos que han sido logrados mediante SN., pero que la SN actua de forma diferente que en las especies asexuales (cosa lógica) de forma que las mutaciones ventajosas tardan más en extenderse por toda la población.
    Específicamente propone explicaciones en la discusión, desde luego no dice nada parecido a lo que usted expone aquí.

  4. SR.FELIPE:
    Cuando me cita a Margulis me da la impresión que se está burlando de ella.
    Primero porque anda pegada a eso de diseños sin diseñador, y por lo tanto no sirve de buena compañía en este oasis de inteligencia.
    Segundo porque sólo puede dar crédito a esa endosimbiosis un darwinista que traga con cualquier macro-cuento de hadas que sea etiquetado de “al azar”. Yo tengo por falsados esos saltos materialistas si fuera cierto que:
    1.- El ADN mitocondrial tiene exones e intrones.( Ya se que los darwinistas pueden sacarlos con dos o tres saltos fortuítos de su “varita mágica”, pero un proponente del DI no anda considerando milagros de esos.)
    2.- Los ribosomas son demasiado diferentes a los de bacterias. (Con unas pocas “palabras mágicas” evolutivas a que nos tienen acostumbrados los darwinistas tragan con eso, pero ¿qué persona inteligente puede hacer caso a eso?)

    Y habrá mas motivos por los que falsar a la Sra., que yo desconozco. Así que considero que no es muy bueno citar a Margulis.

    P.D: Un saludo especial a este magufo creyente en las hadas evolutivas que tan bien se hace llamar Dawkins.

  5. Creatoblepas, ya veo que Margulis no es santa de tu devoción. Por un lado lo comprendo ya que profesa un materialismo filosófico como prejuicio bien encendrado, lo que en mi opinión oscurece su discurso y condiciona sus conclusiones científicas. Sin embargo no es menos cierto que ha sido una detractora valiente del paradigma neo-darwinista y del cuento de la selección natural como justificante del hecho evolutivo.

  6. Dawekins, tu comentario es muy extenso (lo cuál es muy de agradecer) pero no se puede contestar con brevedad a todos los puuntos que señalas. me quedo con el primero:

    “”Dices: “En realidad, y como es sabido, la inmensa mayoría de las mutaciones son deletéreas”

    En efecto, y este es solamente uno de los motivos por el cual es tan difícil de creer el DI. Si existiera no ocurrirían mutaciones al azar y deletéreas sino que ocurrirían las mutaciones precisas para que ocurriese el cambio evolutivo buscado.””

    En realidad el DI no pretende ser el autor de las mutaciones que generan cambios sino todo lo contrario. Lo que el DI propugna es que los seres vivos, la información prescriptiva de su genoma como fuente de su complejidad, provienen de una fuente inteligente. Las mutaciones no son la fuente de formación de los genomas, eso es uno de los errores tradicionales del paradigma darwinista, hoy ya ampliamente descartado por la comunidad científica. Por lo tanto no es ahí donde actua el diseño sino en los complejos procesos de reorganización de los genomas de donde surgen las novedades biológicas, cualquiera que sea el mecanismo concreto de donde proceden (hoy por hoy perfectamente desconocido).

  7. Es curioso, pero el mismo razonamiento: “Si existiera el DI no ocurrirían mutaciones al azar(…) sino que ocurrirían las mutaciones precisas para que ocurriese el cambio evolutivo buscado” me sirve a mí para comprender que, en efecto, en las partes del genoma que no conocemos están las órdenes para crear mutaciones determinadas cuando llega su momento. Esa sóla idea, la de que hay genes que se activarían en un momento determinado, conlleva la de un diseño previo.

  8. No solo las mutaciones orientadas a un determinado resultado pueden ser fuente de inferencia de disño, en realidad cualquier proceso de reorganización del genoma orientado a facilitar la emergencvia de novedades biológicas funcionales y de creciente complejidad son fuente inevitable de sospecha de diseño.

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
Darwin y la Selección Natural

Por Felipe Aizpún Uno de los elementos esenciales del moderno paradigma neo-darwinista es la atribución a la Selección Natural (SN)...

Cerrar