Especiación y Evolución

Por Felipe Aizpún

En una entrevista reciente Michael Behe declaraba su opinión favorable a la idea de un proceso evolutivo basado en la ascendencia común de los distintos seres vivos; incluso, añadía, cree que el darwinismo puede ser una explicación coherente para la formación de nuevas especies, incluso de géneros y tal vez de las familias aunque no para explicar la aparición de los grandes taxones. Behe, como es sabido es uno de los principales proponentes del movimiento del Diseño Inteligente.

Estas declaraciones nos invitan a comentar brevemente lo que representa uno de los equívocos más habituales en el debate en torno a la evolución: la idea de que especiación y evolución son eventos de similar naturaleza, es decir, en el fondo una misma cosa. Para deshacer este equívoco es necesario comenzar por describir adecuadamente los distintos conceptos. Una idea clara para explicar la evolución como un fenómeno sobre el que difícilmente se podría discrepar sería la idea de evolución como “cambio en el tiempo”. Es decir, podemos entender la evolución como la aparición inexplicada en el tiempo de las distintas formas y manifestaciones de la vida, una definición para la que podemos reclamar un consenso básico.

En este proceso, podemos distinguir dos tendencias: por un lado, una tendencia hacia la diversidad, por otro lado, una tendencia a la complejidad. En realidad, el factor determinante del hecho evolutivo es la emergencia de estructuras funcionales más complejas a lo largo del tiempo, es decir, lo que habitualmente se conoce como macroevolución. El fenómeno de la especiación por su parte sería únicamente el fenómeno del aumento de la diversidad a partir de formas biológicas establecidas.

Un ejemplo paradigmático de aumento de riqueza y de diversidad de las formas vivas es el de las libélulas, animal del que se han catalogado unas 4.800 especies diferentes. Esta “radiación” de diversidad y riqueza biológica no constituye en sí misma un ejemplo de evolución en sentido estricto, sino un ejemplo de las posibilidades expresivas del genoma de una forma biológica cuyas características esenciales permanecen perfectamente definidas e inalterables en todas sus diferentes manifestaciones.

Esta reflexión es importante ya que la confusión en torno a la idea de evolución y la idea de especiación no es casual, como no lo es la pretensión de que microevolución y macroevolución no son sino pasos en un mismo proceso de aumento de la complejidad. Por el contrario, lo que se nos pretende hacer creer es que, si eventos de naturaleza darwinista, es decir, mutaciones fortuitas que se pueden presentar en torno a una determinada forma biológica, son capaces de producir individuos y poblaciones reproductivamente aislados, entonces, el fenómeno del aumento en la complejidad, la aparición de estructuras complejas, algunas de ellas sin antecedentes o precursores conocidos, ni racionalmente concebibles, debe ser interpretado igualmente como un evento fortuito y aleatorio capaz de producirse por causas no guiadas y acumulación de sucesos estrictamente naturales.

En realidad nos encontramos ante procesos perfectamente diferenciables. El aumento de la diversidad es un fenómeno magnífico que se genera a partir del potencial inherente a un genoma determinado que, permaneciendo idéntico en lo esencial, va desgranando toda la diversidad de formas y posibilidades expresivas que atesora. Es una explosión de creatividad en la Naturaleza que se desarrolla a través de eventos a veces aparentemente fortuitos pero que no implican ninguna novedad biológica determinante. Variedades y razas se nos ofrecen como una expresión de riqueza y de fecundidad; a veces, tales variaciones desembocan en poblaciones reproductivamente aisladas a las que, siguiendo el criterio principal instaurado por Mayr a mediados del pasado siglo, consideramos como nuevas especies.

El aumento de la complejidad y de la aparición de novedades biológicas principales constituye, en cambio, el misterio fundamental de la evolución. Intentar comprender de dónde surge la información biológica capaz de desencadenar nuevas estructuras funcionales es el reto principal de la biología. La evolución no puede ser comprendida sin entender que la vida está ligada a la existencia de eventos descriptibles en términos de signos y significados, de información, de traducción y codificación y que un ejército de máquinas moleculares participa inexplicadamente en estos procesos de transcripción y construcción.

La especiación podría ser explicada en muchos casos como eventos que se producen en el seno de un proceso vertical; el cambio o la novedad emerge en el proceso de reproducción de padres a hijos, y es a esto a lo que Behe se refiere cuando admite que el proceso darwinista puede explicar el fenómeno de la especiación. Como apunta el científico norteamericano pueden aparecer nuevas especies por mecanismos muy simples como por ejemplo inversiones cromosómicas, lo que provoca que esos mutantes no puedan entrecruzarse con los organismos parentales.

Sin embargo, este tipo de eventos, como el propio Behe ha explicado de forma magistral en su libro The Edge of Evolution, no pueden justificar la diferencia y la aparición de los órdenes mayores como clases o superiores. Cada vez se conoce que las diferencias en el genoma de unos y otros organismos, y no sólo en la secuencia de nucleótidos que lo componen sino en el sentido organizacional del genoma que es donde reside la explicación de la novedad y de la diferencia, parece tener su origen en episodios de reorganización presumiblemente apoyados en sucesos de carácter horizontal, es decir, simbióticos, de transferencia genética horizontal, infectivos con protagonismo de virus y bacterias etc. En definitiva, señala Behe en la entrevista, “se han descubierto en la última década que se precisan sistemas de regulación complejos para distinguir entre clases, y es poco probable que esos circuitos complejos, en mi opinión, hayan surgido por procesos darwinianos.”

Estos dos tipos de sucesos merecen una consideración específica. Representan la existencia de sucesos en última instancia diferentes que habitualmente se pretenden agrupar bajo el paraguas de una explicación única y simplista en el proceso evolutivo. La especiación, entendida como acrecentamiento de la diversidad es una cosa, y, como apunta Behe, quizás pueda en cierta medida ser explicada por mecanismos darwinistas. Ello, al menos, por lo que se refiere al sentido vertical de la emergencia de la novedad, aunque no tanto por lo que se refiere al papel de la selección natural en el proceso que a mi modesto entender puede ser catalogado como nulo, al menos por lo que se refiere a las 4.800 especies de libélulas cuya emergencia y pluralidad resultaría ridículo explicar como el resultado de un proceso de supervivencia en la lucha por la vida. Pero el contenido esencial de la evolución es la emergencia de las novedades biológicas y en concreto de aquellas novedades que dan sustento al acrecentamiento de la complejidad de los organismos vivos superiores.

Evolución y especiación son dos conceptos que debemos aprender a distinguir. Y sobre todo, debemos aprender a comprender que la sospecha de que ciertos mecanismos biológicos pueden dar lugar al fenómeno de la especiación no debe ser utilizada para proponer que los mismos mecanismos son capaces de explicar lo fundamental del proceso evolutivo.

4 Respuestas para Especiación y Evolución

  1. Me ha gustado mucho el post.

    Tenía pendiente yo hacer un post sobre la poliploidía y la creación de “nuevas” especies (entrecomillado).

    Sobretodo porque me tenía mosqueado el tema de la

    http://www.berkeley.edu/news/media/releases/2005/10/27_greeneyed.shtml

    https://espace.library.uq.edu.au/view/UQ:158182

    Litoria Genimaculata y la Litoria myola, ya que en algunos sitios en internet la ponen como ejemplo de la evolución.

    Luego encuentras artículos que lo desmienten:

    http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1095-8312.2007.00805.x/abstract

    A recent study failed to find significant reproductive isolation between the main ranges of the two lineages, despite deep genetic divergence, partial postzygotic isolation, and call differences.

    O este otro:

    http://www.anu.edu.au/BoZo/Scott/PDF Files/Hoskin PDFS/Hoskin 2007 BJLS.pdf

    The two lineages cannot be reliably distin-
    guished in the field by any trait. There are no
    significant morphological differences between the lin-
    eages, either at Contact A or elsewhere in the Wet
    Tropics, and there appears to be no ecological diver-
    gence between the lineages

    En ranas hay muchos casos de estos de especiación, y en muchos sitios aparecen como ejemplos de evolución otros tipos de ranas.

    Pero al final, tras mucho leer artículos sobre ranitas, encontré este artículo que me encantó:

    http://creation.com/do-new-functions-arise-by-gene-duplication

    En donde una de las muchas cosas que dice es la siguiente:

    Autopolyploidy (all chromosome sets are from the same species) can result in useful variation of quantitative traits such as biomass, organ size, flowering time, drought tolerance, etc. But crucially, polyploid organisms have an intrinsic mechanism to maintain genetic stability by silencing extra copies of genes (inhibiting their expression).10 Silencing of homeologs (genes duplicated by polyploidy) is nonrandom, genetically programmed, and organ-specific. It is a universal phenomenon seen in both plants and animals.7,11 Silencing of inferior alleles may be accountable for the advantageous phenotypes of some polyploid species. Alternatively, superior alleles may take dominance even though inferior ones are expressed simultaneously. In other words, there are no new genetic products, but old genes with altered expression levels under the control of pre-existing programs.

    El caso es que las ranas son animales realmente especiales, anfibios, que sufren una metamorfosis en su vida. Tienen características realmente únicas. A eso se le suma el hecho de que puedan tener casos de poliploidía y no les pase absolutamente nada y puedan tener una vida completamente normal. En los humanos eso daría lugar a una enfermedad como el síndrome de Down, por ejemplo. Es algo realmente increíble, y encima te das cuenta de que te intentan colar los casos de las ranas como ejemplos de evolución de especies…

  2. Hola Platypus,
    muchas gracias por tus comentarios, pero sobre todo, por la información adicional que nos proporcionas y que sirve para enriquecer el debate.
    Es estupendo que los lectores puedan participar y aportar datos y opiniones constructivas, así como citas y bibliografía sobre los temas que comentamos

  3. Es que es un tema que me parece importantísimo! Cuántas veces he visto poner como ejemplos de que la evolución darwinista es cierta los casos de las ranas.

    Me tuvo preocupado mucho tiempo y estuve leyendo los estudios de Conrad J. Joskin

    http://www.anu.edu.au/BoZo/Scott/KeoghLab/ConradHoskinHome.html

    y decía que podía ser él el primero en demostrar experimentalmente la especiación. Al final son únicamente casos de duplicación de genes.

    Pero quieren colarlo como ejemplos de evolución de las especies, intentando colar por en medio la genética de poblaciones, etc….

    Lo que sí que me parece importante que sería destacar es que en esos casos de “especiación” (entre comillas, ya que significa únicamente que no pueden tener descendencia fértil, no que se haya creado una especie nueva) no se crea información genética nueva (no les aparecen órganos nuevos a las libélulas o a las ranas). No son nuevos seres, sino únicamente variaciones. Y que eso se da en seres “inferiores”. En los animales superiores (mamíferos p ej) la clase de sucesos que pasan en las ranas que hacen que se “especien” provocarían enfermedades gravísimas o incluso la inviabilidad de esos seres.

    Por ejemplo, y ya que hablamos de especiación, también hay que ir con cuidado y no precipitarse cuando se hable de la especiación de un animal.

    Por ejemplo el caso de la “evolución” del mosquito Culex pipiens al Culex molestus en unos 100 años en el metro de Londres.

    http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=S0378-18442009000500013&script=sci_arttext

    Otro ejemplo notorio de especiación observada es el de la especie de mosquito Culex molestus: esta nueva especie surgió de la especie Culex pipiens hace apenas un siglo, cuando una población de Culex pipiens tomó como hábitat el metro de Londres, y los descendientes de esta población ya no pueden generar descendencia fértil con la población que habita fuera del metro (Byrne y Nichols, 1999).

    o aquí también, en este horror de link (por ser del anticientífico talkorigins):

    http://www.talkorigins.org/indexcc/CB/CB910.html

    y en cambio si se busca un poquito entre la literatura sobre mosquitos se puede encontrar esto:

    http://www.cibernetia.com/tesis_es/CIENCIAS_DE_LA_VIDA/ENTOMOLOGIA/TAXONOMIA_DE_LOS_INSECTOS/2

    (buscar ahí el resumen de la tesis de ERITJA MATHIEU ROGER)

    Además los darwinistas exageran cuando dicen que no pueden tener descendencia fértil, ya que en el caso de estos mosquitos las dos variedades tienen hábitos diferentes. Pero que en su hábitat no se puedan reproducir no quiere decir que no puedan reproducirse en el laboratorio.

    Pues eso, que a lo mejor también Behe puede que se precipite y esté llamando especies de libélulas a cosas que a lo mejor no son especies diferentes. A lo mejor hay que analizarlas con más cuidado y nos podemos encontrar con casos análogos al del Culex.

    El libro de Behe que citáis lo tengo, pero está en “la pila” (en la pila de libros que tengo todavía por leer). Pero pinta interesante, por lo que veo.

  4. Las reflexiones sobre este tema seían inacabables. Por ejemplo, el caso que menciona Behe de que una mutación en un cromosoma es suficiente para crear una barrera reproductora es efectivamente así; pero un caso así no puede tomarse por un ejemplo de especiación por selección natural. La generalización del rasgo mutante no es creíble como ventaja adaptativa en su hipotética capacidad de desplazar a la población anterior en la lucha por la supervivencia que preconiza el discurso darwinista.

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
¿Por qué imitamos a la naturaleza?

Por Mario A. Lopez La Naturaleza es un sistema con maquinaria profundamente avanzada, que ni nuestra ingeniería más desarrollada ha...

Cerrar