El Concepto de Información en Biología (según John Maynard Smith) (1)

Por Felipe Aizpún

225

Hace algunas semanas anunciábamos el lanzamiento de un libro editado por Paul Davies y titulado “Information and the Nature of Reality” (Cambridge University Press 2010). Entre los artículos que contiene dicho libro se encuentra uno firmado por el célebre John Maynard Smith con el título de “The Concept of Information in Biology”. El libro de Davies tiene como motivo principal de los diferentes artículos la promoción de la idea de que la capacidad de los entes naturales para almacenar y procesar información nos abre la puerta a una nueva época en la historia del conocimiento humano. La información es una realidad formal presente en la Naturaleza. En definitiva, el modelo tradicional de representación del mundo real, sobre la base de la materia y la energía sometidas a las leyes de la física, se ha quedado obsoleto. El mundo real no es totalmente comprensible si no añadimos una cuarta pata al tablero de la mesa, la existencia de la información como dato constatable de la realidad, como una realidad formal, abstracta y con capacidad de prescribir la fisicalidad.

Me adelanto a aclarar que no todos los autores representados en el libro parten de presupuestos filosóficos similares y que por lo tanto, resulta del mayor interés observar cómo algunos, desde prejuicios materialistas o naturalistas tratan de acomodar los nuevos descubrimientos en el seno de un paradigma que está a punto de reventar por sus cuatro costados. Un ejemplo de tan difícil equilibrio es el que nos ofrece el artículo de John Maynard Smith (JMS) aludido y que se enfrenta al enigma de la información prescriptiva en el genoma de los organismos vivos, y de forma especial en los organismos pluricelulares. El artículo fue publicado originariamente en la revista Pilosophy of Sciences en Junio de 2000, es enormemente revelador y merece la pena dedicarle la pequeña serie de tres artículos que ofreceremos en ésta y próximas entregas a nuestros lectores.

JMS (1920-2004) fue un genetista inglés especializado en biología evolutiva, y se confirmó como una de las figuras claves del movimiento neo-darwinista en la segunda mitad del pasado siglo. De ideas marxistas en su juventud, su carrera profesional se inició como ingeniero aeronáutico para, al poco tiempo, dar un giro radical hacia el campo de la biología y la ecología bajo la influencia del prestigioso científico evolucionista J.B.S. Haldane. Adscrito al University College London se interesó por la experimentación en el campo de la genética de poblaciones, desarrolló el concepto de teoría de juegos aplicado al campo de la evolución y contribuyó con multitud de libros y trabajos a cimentar las bases teóricas del paradigma neo-darwinista.

Hay que reconocerle a JMS que en sus últimos trabajos prestó una atención mayor que la mayoría de sus colegas al enigma de la información en los organismos biológicos y no dudó en aceptar la perspectiva semiótica de los eventos asociados al código genético y su papel rector en la síntesis proteica. Lo importante del artículo que comentamos es comprobar de qué manera JMS intenta conjugar los presupuestos naturalistas del paradigma dominante con el protagonismo creciente de la idea de información y su carácter prescriptor en el genoma de los seres vivos.

Trataremos de avanzar en este análisis de forma ordenada y concisa.

1º ¿Cuáles son los hechos observados y admitidos por JMS?

El ejemplo más emblemático del carácter informacional de los seres vivos reside, indudablemente en el proceso de síntesis de las proteínas. Como sabemos, las proteínas son construidas por la maquinaria molecular que Marcelo Barbieri ha bautizado como “ribotipo” (y que junto al fenotipo y el genotipo completa la triada semiótica del sistema). Esta maquinaria (ribosoma, ARN transferente, enzimas etc.) interpreta las secuencias genéticas del ADN, es decir sus secuencias de bases nitrogenadas, y de cada codón o grupo de tres bases deriva la asignación de un aminoácido específico a la cadena que conforma la secuencia de una proteína funcional.

JMS no rehuye en absoluto el reconocimiento de que, frente al viejo y obsoleto modelo gen-centrista del paradigma neo-darwinista, ahora sabemos que la forma biológica se debe no sólo a las secuencias codificantes o genes del ADN sino a todo el tramado jerárquico de redes reguladoras de la expresión génica de dichas secuencias. En realidad hoy día sabemos mucho más que eso y cada vez resulta más evidente que el desarrollo embrionario de los organismos pluricelulares no solo se debe a los factores codificantes o reguladores de las secuencias del ADN sino también a muchos otros factores que estamos lejos de conocer en profundidad. Así por ejemplo sabemos que cualquiera de las células situadas en diferentes zonas del embrión en desarrollo poseen las mismas secuencias genéticas en su ADN; sin embargo las células se especializan y se expresan en tareas funcionales diferentes según su ubicación espacio-temporal en el proceso de desarrollo. Esto quiere decir que reciben e interpretan información procedente de su entorno y reaccionan congruentemente. Por lo tanto, el ADN no contiene todos los elementos necesarios para determinar la construcción de un organismo vivo. De hecho este es un dato esencial que JMS no integra en sus comentarios, al contrario lo rechaza, así que volveremos sobre ello al final de esta serie.

Pero el análisis del elemento mejor conocido del peso de la información como elemento natural responsable de la dirección de los procesos de la vida reside sin duda en la síntesis proteica. En realidad podemos pensar que se trata del proceso de construcción más claramente identificable como ejecución predeterminada de instrucciones programadas. Conocemos las claves del proceso, hemos identificado inequívocamente el código prescriptor, así que vamos a ver de qué forma interpreta JMS este proceso. (continuará)

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
Evolucionismo versus Darwinismo

Por Felipe Aizpún Cada vez que uno se manifiesta públicamente como escéptico del darwinismo corre el riesgo de verse sometido...

Cerrar