Conocimiento racional; Ciencia y Filosofía en Vaz Ferreira

Felipe Aizpun

El debate sobre los orígenes nos depara a menudo críticas o argumentaciones que reflejan uno de los males de nuestro tiempo: el exacerbado cientificismo que busca encuadrar la realidad dentro de esquemas preconcebidos y que pretende someterla a los criterios formales y lógicos que hemos construido desde nuestra limitada capacidad de aprehensión de lo real. No es infrecuente por ejemplo que se reclame que las inferencias de una causalidad inteligente deben de ser tenidas por creencias irracionales si no se puede mostrar la evidencia empírica del diseñador en plena faena creadora. No es tampoco raro escuchar decir que la ciencia ha desterrado a la filosofía y que la metafísica no es sino una forma inmadura y superada de adentrarse en el conocimiento de las cosas.

Frente a esta forma pacata y ruin de concebir la aventura de conocer, el filósofo uruguayo Carlos Vaz Ferreira (1872-1958) nos legó, a través de su rica producción, una muy estimulante visión del proceso y los sistemas de conformación del conocimiento humano. En la colección de artículos publicados en la web Ciencia Razón y Fe de la Universidad de Navarra encontramos un muy interesante artículo firmado por Paloma Pérez-Ilzarbe del que vamos a tomar prestados comentarios y citas para resaltar algunas de las intuiciones del citado pensador americano. Vaya por delante nuestra más entusiasta recomendación a la lectura de este trabajo del que ofrecemos, para los más impacientes, este pequeño resumen a modo de adelanto.

Vaz Ferreira concibe la aventura del conocimiento como una búsqueda constante, siempre inacabada. La lógica es el instrumento principal de nuestra razón para acercarnos a la realidad, para encuadrarla en los esquemas de nuestra condición racional. El lenguaje es la herramienta que nos permite comunicar, compartir y debatir el conocimiento adquirido. Gracias a estas dos herramientas construimos teorías científicas y sistemas filosóficos, con los cuáles tratamos de domesticar la realidad. Los sistemas y nuestro proceso discursivo nos permiten sistematizarla, hacerla manejable, pero es preciso entender que no podemos encerrar toda la riqueza de la realidad en nuestros esquemas artificialmente construidos. La simplificación implica la incapacidad para abarcar toda la riqueza de la realidad o para incluir todas sus manifestaciones en las generalizaciones sistemáticas que producimos.

Un caso típico de nuestras limitaciones para adecuarnos a la realidad con nuestras herramientas conceptuales es el carácter convencional de los límites de las clasificaciones. Vaz Ferreira nos previene contra la vaguedad de muchos de los conceptos con los que, en nuestro afán sistematizador, “troceamos” el mundo y la realidad con clasificaciones arbitrarias; en especial allá donde la realidad se nos ofrece como un continuo gradual que insistimos en dividir de forma artificial con nuestras clasificaciones. Debemos, por tanto, saber servirnos de estas clasificaciones arbitrarias sin dejarnos manejar por ellas, entender que son, en palabras de Vaz Ferreira, “esquemas para pensar, para describir, para enseñar y hasta para facilitar la observación”.

Vaz Ferreira nos muestra el peligro de la exaltación del método de conocimiento en contraste con la esencia propia de la realidad. En especial cuando, a partir del siglo XIX, la ciencia fue enaltecida por encima de cualquier otro método de explicación de lo real. Dice Pérez-Ilzarbe: “El positivismo proclamaba la superación de la metafísica y establecía el método científico como el camino seguro de acceso al mundo que nos rodea. Pero para Vaz Ferreira las ciencias, con todo su éxito y sus posibilidades de aplicación práctica, no son sino sofisticadas herramientas para manejar la realidad”. Y es que lo que las ciencias nos ofrecen no es “la” realidad y tampoco es “toda” la realidad. Las ciencias experimentales nos proporcionan un método para observar la realidad y adaptar a ella el pensamiento; por eso, el conocimiento que nos proporcionan será siempre parcial, aspectual, ya que está mediado por una herramienta simplificadora.

Frente a este carácter mediatizador de los esquemas del pensamiento científico, Vaz Ferrerira nos propone el conocimiento filosófico como una forma complementaria de aprehensión de la realidad, que a diferencia del primero, y por estar menos mediado por esquemas previos, es capaz de reconocer la diferencia entre las sistematizaciones y dicha realidad. Así, el pensamiento científico y el pensamiento filosófico constituyen sendos caminos imprescindibles en la construcción del conocimiento humano. Son modos de acceso a la realidad que se solapan constituyendo un continuo. No existe entre ellos una diferencia esencial sino de grado. El conocimiento humano es un ejercicio de acercamiento a la realidad que avanza al profundizar en niveles sucesivos de análisis. El científico explica las observaciones, por ejemplo, del movimiento de los cuerpos, sirviéndose del concepto de fuerza. Pero el análisis de este concepto de fuerza que nace de dar por sentados los datos de las observaciones es una reflexión de naturaleza filosófica. Vamos pasando de forma imperceptible del saber científico al filosófico y ello nos conduce a seguir progresando en niveles de análisis de lo real cada vez más profundos.

Esa profundidad representa el paso de lo concreto a lo abstracto, de lo más general a lo menos general, y como consecuencia, de lo más evidente a lo más opaco. Al nivel del conocimiento estrictamente científico éste se vuelve más fácil de asimilar, la realidad ha quedado más sólidamente encerrada en nuestras categorías conceptuales, podemos apresar lingüísticamente la realidad y compartirla con los demás. Pero cuando profundizamos en el conocimiento filosófico de lo real, entramos en un contacto más directo con una realidad menos delimitada por esquemas fijos. El conocimiento se vuelve entonces menos sólido, más fluido, su comunicación se hace más difícil.

Al profundizar se abandona un conocimiento muy preciso de una parte más específica de la realidad y se adquiere un saber algo más confuso de ámbitos más amplios de la misma. La filosofía se ocupa de ámbitos más generales y de problemas más trascendentales para el ser humano, pero a cambio debe pagar el tributo de proporcionarnos un saber menos preciso. Las herramientas de las que nos servimos para conocer deben de ser tomadas pues, por lo que son, y debemos servirnos de ellas según su naturaleza.

El saber filosófico y el saber científico deben de ser entendidos como etapas que se solapan en un proceso único y continuo de aprehensión de lo real. Desde que el avance en el conocimiento científico fue progresando de manera deslumbrante en los últimos siglos, ciencia y filosofía se nos han ido oponiendo como se oponen el verdadero conocimiento y la mera ilusión. La ciencia se nos ha presentado como terreno firme y estable, frente al saber esencialmente especulativo de la filosofía. Sin embargo Vaz Ferreira nos recuerda que también el conocimiento científico es terreno inestable y que nuestras certezas nos pueden engañar, la ciencia no es más tierra firme que lo es un témpano de hielo flotando en el océano anchuroso de la metafísica. Para Vaz Ferreira la relación entre ciencia y filosofía se caracteriza por la continuidad, y ello por dos motivos. Por un lado por la falta de oposición entre ambas, y por otro por la falta de solución de continuidad; ambas trabajan unidas, y no en contraposición. Cualquier ciencia lleva necesariamente al análisis filosófico si se ahonda adecuadamente. En palabras del propio filósofo uruguayo, “la ciencia es metafísica solidificada”, y los conocimientos aparentemente sólidos que aquella nos ofrece no son sino el resultado de sacrificar el ansia de la realidad por la seguridad de los límites precisos.

Pero la solidez de la ciencia es aparente, su punto de apoyo no es absoluto, ya que en última instancia descansa sobre convenciones de carácter esencialmente filosófico, lo que justifica la metáfora de Popper en torno al conocimiento científico: un edificio levantado sobre pilotes en un terreno pantanoso. Esa base convencional sobre la que se asienta el saber científico le impide por tanto constituir un saber definitivo. Y es que la ciencia nos conduce inevitablemente a la filosofía; cuando se empieza a pensar es imposible no profundizar, y quien piensa no puede detenerse en la frontera entre la ciencia y la filosofía, por la sencilla razón de que no existe tal frontera. Los límites de la ciencia con la filosofía no son precisos. Opina Vaz Ferreira que, por ello, los científicos que reniegan de la filosofía lo que hacen, en el mejor de los casos es reinventarla, y en el peor, construir una mala.

Entre “ciencia pura” y “filosofía pura”, lo que se dan son espacios intermedios de conocimiento clarificador de la realidad: una “zona de paso” por la que transitan los científicos que quieren aclarar las nociones que manejan (infinito, fuerza, vida…) o los filósofos que buscan materiales nuevos para la reflexión, como el indeterminismo en la física cuántica… Vaz Ferreira critica a los ingenuos positivistas que quisieron hacer “sólo ciencia”; no es posible, es la realidad misma en definitiva la que se resiste a ser encerrada en los moldes precisos de nuestros sistemas de pensamiento. En este proceso, señala Pérez-Ilzarbe con acierto, no hay un límite, aunque sí un objetivo nunca completamente alcanzado: la verdad. Cada uno de nuestros intentos por comprender la realidad no nos da sino un aspecto, una perspectiva diferente de esa riquísima realidad, y sólo el conjunto de todas esas perspectivas nos da una imagen más completa y no contradictoria de esa realidad. Y es que la filosofía nos hace abandonar la seguridad pero nos abre a la inmensidad de lo real. Nadie ha encontrado la verdad firme, pero eso no implica que la verdad sea mera ilusión; todos los esfuerzos se suman y todos los grados de certeza son bienvenidos. Y concluye la autora del artículo sentenciando que para Vaz Ferreira, la verdad no es ni un suelo firme sobre el que edificar ni una cima que conquistar, sino un horizonte que invita a seguir avanzando.

Download PDF

113 Respuestas para Conocimiento racional; Ciencia y Filosofía en Vaz Ferreira

  1. Querido Felipe:
    Suelo leer siempre con mucho agrado e interés tus aportaciones, Esta última sobre lo ridículo del Reduccionismo cientifico, al que estamos tan continuamnte expuestos, es especialmente buena.. Algun día me gustaría que pudiésemos tener una reunión, fisica, para conocernos personalmente, con Santiago Escuain, Cristian Aguirre, etc, para compartir visiones y pasar, seguro, un buen rato juntos.
    Recibe un cordial saludo.
    Antonio.

  2. Por eso el cientificismo no es más que un patético dogma que se adscribe al convencionalismo materialista de que “patear piedras” es la única evidencia verdadera de la realidad.

    Siempre será más sencillo y menos comprometedor estar de acuerdo con el dogma vigente que aprender a pensar por cuenta propia. Justo lo que hace que el conocimiento se estanque e interrumpa su progreso.

  3. La mayoría de lo que se expone en esta entrada (como pensamiento de Vaz Ferreira) es sobradamente conocido y comúnmente aceptado; reflexiones muy parecidas se pueden leer en Popper o Russell; no entiendo en que justifica lo que se supone que viene a justificar. Es decir, que la duda que yo tengo es, dentro de esta visión, donde se encuentra la justificación para aceptar la pretensión de explicar una serie de hechos empleando una causa de la que, no es ya que se dude de que sea la causa, sino que no se sabe siquiera que exista. Yo no he leído a Vaz Ferreira pero, sinceramente, no acabo de entender como un filosofo agnostico (que aparentemente lo era tanto como lo eran Popper y Russell), acepta alguna posibilidad de justificar el empleo como “causa” de un ente trascendente indemostrado y en lo expuesto no se especifica que lo acepte o de que modo lo hace.

  4. Cayetano,
    en ningún momento se dice aquí que Vaz Ferreira fuese un proponente de soluciones trascendentes, sino de perspectivas intelectuales concretas.No es en absoluto correcto decir que tales perspectivas estén “comúnmente aceptadas” Por el contrario, es lugar común negar toda perspectiva filosófica y pretender que la ciencia las hace innecesarias. El ejemplo más reciente lo tenemos en Hawking y su último libro pretendiendo que la filosofía es un saber inútil superado por el conocimiento científico. Un prodigio de ignorancia. No sólo eso, la ciencia moderna solamente acepta la visión mecanicista y la explicación por causas eficientes de la realidad. Se rechazan perspectivas formales y finalistas de causalidad como un prejuicio.
    Vaz Ferreira por tanto, sería uno de los que habría contestado sin dudar a nuestra pregunta sin respuesta:
    La afirmación

    “Sólo el conocimiento científico es verdadero conocimiento”

    ¿es un afirmación de naturaleza científica?
    ¿qué razones hay para tenerla por verdadera?

    Las cosas “se sabe” que existen, aunque no se tenga experiencia directa de ellas, por sus efectos, por sus huellas, por las consecuencias de sus actos. Las soluciones inteligentes exigen una causa inteligente. Negarlo no es inteligente. Ni científico.

  5. Primero, la inteligencia no existe como algo objetivo sino como una abstracción que se construye a partir de observaciones del comportamiento humano y, como el proceso intelectivo no es asequible de forma directa, se muestrea a partir de los comportamientos observados en el hombre y se extiende de forma incorrecta para denominar cuestiones con las que nada tiene que ver.

    Segundo, el reconocimiento de patrones se da cuando existen y cuando no existen; esto es sobradamente conocido en psicología experimental. Luego la observación informal de patrones sólo explica la existencia de un observador pero no demuestra la existencia del patrón, para ello seria necesario modelizar el problema, es decir, objetivar el patrón y la observación hasta un punto en que ambos fueran independientes del observador (para eso se inventaron los experimentos de doble ciego)

    Tercero, si lo que queremos es representarnos el mundo como construido de una forma inteligente porque vemos la actuación de alguna inteligencia trascendente en el, pues bien, pero hemos de tener en cuenta que el modo como se nos ocurre una idea no afecta en nada a su justificación o validez; quiero decir que lo buena o mala, justificada o injustificada que nos parezca una idea no afecta a su demostración ya que está sólo se puede medir en contraste con la realidad, o si usted lo prefiere en formato largo, la mejor aproximación a la realidad de que podamos disponer.

    Y, por ultimo, sabemos que existe lo que existe bien porque lo percibimos, bien porque percibimos sus efectos, esto es correcto siempre y cuando se demuestre la correlación de los “efectos” con lo que creemos la causa o serie o conjunto de causas. Aquí es donde se muestra claramente el problema de la inducción (y los pies de barro del Positivismo que usted criticaba) ninguna demostración positiva puede demostrar una verdadera e indudable correlación y sólo la demostración negativa (falsación) puede descartar algunas de las posibles causas reduciendo el ámbito de las posibilidades a aquella que sabemos que produce el efecto y, pudiendo ser falsa, no encontramos (ni otros encuentran) modo de demostrar que lo sea.

  6. Cayetano,
    Me referiré a la primera de tus objeciones.
    Me parece contradictorio decir que la inteligencia no tiene una existencia objetiva pero que es algo que se construye a partir de observaciones del comportamiento humano, Se construye…¿por quién? Obviamente por un agente inteligente. Luego la inteligencia constructora, al menos sí tiene una existencia objetiva.
    Una cosa es que la inteligencia no tenga una existencia real independiente del sujeto inteligente y otra muy distinta que no exista. Existe, entiendo yo, como facultad, como capacidad, como actividad creadora real con independencia de que se manifieste en resultados eficientes que trascienden al propio agente y puedan ser observador por terceros.
    La objeción que presentas ya ha sido puesta de manifiesto por algunos autores pero en términos, en mi opinión, más adecuados, al decir que la única inteligencia de la que puedo tener experiencia real es de mi propia inteligencia. Toda las demás inteligencias sólo las conozco a través de sus actos inteligentes, pero eso es una cosa y otra muy distinta decir que no tienen existencia real lo que nos lleva al absurdo de creer que la única existencia realmente existente es la mía en cuanto observador. Claro que el observador realiza una abstracción para detectar la “inteligencia” inherente a una “solución” de medios a fines o una estructura funcional compleja, o la riqueza creativa inherente a una obra artística. Pero esa abstracción del ordenador no “crea” una inteligencia inexistente fuera de él, se limita a detectarla y a inferir legítimamente su existencia.
    Es a partir de esta reflexión, que me parece obvia, como se hace perfectamente legítimo inferir la existencia de un ser inteligente a partir de sus actos, en definitiva, la existencia de una causa inteligente a partir de la detección de soluciones inteligentes que emergen a la realidad en el tiempo.

  7. Segundo, el hecho de que la psicología experimental demuestre la existencia de errores en la detección de patrones no puede llevarnos a concluir la inexistencia de patrones reales de diseño. Precisamente el error supone tanto la existencia de un observador inteligente (y por lo tanto susceptible de errar, ya que un mono no yerra) como la existencia de experiencia previas de conocimiento positivo de patrones realmente existentes. El escepticismo es bueno como precaución, pero si lo tomamos como principio rector de nuestro sistema de pensamiento nos aboca a la nada.
    La teoría del Diseño Inteligente en la medida en que ha sido desplegada por Dembski por ejemplo, parte de la base de la capacidad para la detección de patrones que pueden ser identificados como objetivos a priori de una agencia intencional. No tengo claro que los experimentos de doble o triple ciego representen una precaución imprescindible cuando se trata de identificación racional de soluciones inteligentes. Una cosa es que nuestra experiencia sensible sea, a veces, una garantía insuficiente para nuestras inferencias, y otra muy distinta que nuestra capacidad para comprender la racionalidad intrínseca de una solución funcional se vea nublada por espejismos del intelecto.

  8. Tercero,
    Dices: “pero hemos de tener en cuenta que el modo como se nos ocurre una idea no afecta en nada a su justificación o validez2
    Debo discrepar de nuevo. El razonamiento abductivo o por inferencia de causas por sus efectos se basa precisamente en “cómo se nos ocurre una idea” de acuerdo con el principio de razón suficiente y el principio de adecuación causal. El conocimiento humano no está hecho de certezas sino de convicciones. Tomamos por probables cosas que no pueden ser “demostradas” y sobre tales convicciones está fundamentada una gran parte del saber científico actual y del conocimiento filosófico. Lo está la física de partículas, la cosmología, la biología, la biología evolutiva…
    Pretender que sólo debe ser tomado por conocimiento verdadero aquello que hayamos sido capaces de verificar científicamente es una epistemología paralizante. Como es paralizante el escepticismo empirista que propones y que cuestiona, en la línea de la tradición humeana anglosajona, el mismo principio de causalidad. Pero Hume, como Kant, participaban de una epistemología heredada de la tradición clásica que buscaba la perfección en el conocimiento a través de la certeza y allá donde las certezas no podían ser confirmadas de manera apodíctica su sistema quebraba. De ahí también las conclusiones de la metafísica kantiana en torno a la incapacidad del conocimiento racional para el conocimiento de verdades trascendentes y su permanente contradicción interna entre lo que nos podía asegurar la razón teórica y lo que nos intuía la razón práctica.
    Entiendo que abundas en planteamientos epistemológicos ya muy superados hoy día en que la búsqueda de “la inferencia a la mejor explicación” debe ser tenida por una aproximación legítima al conocimiento verdadero

  9. Sus objeciones a la ciencia se contestan solas, no se si se ha fijado que está escribiendo en un ordenador; es posible que tenga un teléfono móvil y emplee un GPS y caliente la comida en un microondas y, supongo, que acudirá al medico cuando esté enfermo con la fundada esperanza de que esté sepa diagnosticar su dolencia y conozca cuales son los fármacos que debe tomar … para que seguir. La ciencia tiene sus problemas, es cierto aunque usted no haya dado con ninguno de ellos, pero también es cierto que es el mejor modo de conocer la realidad que poseemos y por eso es efectiva.

    Los empiristas ingleses, que tanto parecen preocuparle, iniciaron un camino es cierto, sacaron nuestra forma de pensar de la edad media es cierto, pero son un hito muy lejano en la epistemología de la ciencia; la epistemología actual está tan lejos de Hume como la física cuántica de Democrito de Abdera. La ciencia emplea actualmente variaciones mejoradas del falsacionismo popperiano, parece claro que usted desconoce este hecho pero si debería conocer, al menos, que la epistemología actual está muy lejos del positivismo y mucho más de las pretensiones deductivas medievales que usted formula como la panacea del conocimiento.

  10. Ninguno de los dos reproches que me hace Cayetano en su último comentario se sostienen; parecen más bien la búsqueda de un escape desairado ya que ni siquiera se refieren a los términos de lo que estaba siendo debatido
    1. En ningún sitio he hecho objeción alguna a la ciencia o al conocimiento científico.
    2. Mucho menos aún he reivindicado la epistemología del razonamiento deductivo medieval. Muy al contrario, todos mis escritos están basados precisamente en ofrecer la epistemología contemporánea y el papel relevante de la abducción (Inferencia a la mejor explicación) como superación del deductivismo ancestral, y también del inductivismo “moderno”.

    Por lo tanto, nada más tengo que añadir. Los lectores juzgarán si en este debate hemos aportado algo entre los dos que les haya resultado de utilidad.

  11. Cayetano: yo tampoco veo justo ni templado reprochar a Felipe que no “le guste” la ciencia. No he leído ninguna objeción a la ciencia en este blog.
    Una cosa es la ciencia y otra el cientificismo. (Como una cosa es la femineidad y otra el feminismo, una la nacionalidad y otra el nacionalismo, la normalidad versus la normalización lingüística, etc.)
    Tampoco es lo mismo ciencia y tecnología por cierto, pero no quiero abrir ese melón con mi apostilla al post de Felipe.
    Y es oportuno reiterar que no vale esconder prejuicios metafísicos detrás de supuestas unanimidades o de mayorías -tampoco de minorías- en la comunidad científica.
    Ni es razonable negar conocimiento verdadero fuera del científico experimental.
    O negar valor científico al que falsa una hipótesis o teoría científica aunque no ofrezca alternativa completa a la teoría desmentida.
    Digo.
    Ciencia sí, filosofía también, tecnología no digamos. Supercherías no.

  12. Miren Felipe y Fernando, Felipe si ha hecho objeciones a la ciencia ya que ha afirmado que la física y la biología están asentadas, en gran parte, sobre convicciones que no pueden ser demostradas; le estoy mostrando como la tecnología empleando estas, según el, convicciones mal fundamentadas demuestra en la realidad que si pueden ser demostradas y, no sólo eso sino que además, su valor predictivo es extremadamente alto (vamos lo que se conoce como que son empíricas).

    Y mire Fernando aquí nadie está falsando nada, aqui sólo se está especulando con la posibilidad de que determinados fenómenos correspondan a una “causa” de la cual no se demuestra siquiera si existe y a esto, en mi pueblo, se le llama una creencia; y en cuanto a los motivos por los que no tienen ningún valor las teorías que pretenden reemplazar a otra sin ofrecer una respuesta igual de completa y algo más, Imre Lakatos dedica gran parte de su “La metodología de la investigación científica” a explicarlo.

  13. A mí Lakatos me la refanfinfla.
    Si ha dedicado un libro entero o buena parte de él a negar carácter científico a la refutación experimental de una asunción de una teoría científica aunque el refutador no adelante otra teoría omnicomprensiva de lo que la primera falsada quería explicar, entonces me parece que al tiempo que han perdido escibiéndolo y usted leyéndolo, no voy a añadir el que perderé yo haciendo lo propio.
    Si ha hecho tal cosa (lo que no dudo si usted me lo dice) entonces ha confirmado empírica y experimentalmente la hipótesis del genial al torero: “Hay gente “pa tó”.
    Y Felipe -creo- y yo desde luego por mi parte no hemos hecho objeciones a la ciencia sino al científico insincero o tramposo (si niega sus convicciones previas a su tarea de carácter apodíctico) o, si es sincero, al pseudo científico despistado.
    Denunciamos la impostura de los dizquecientíficos que en realidad son (los que lo sean) apóstoles de prejuicios no científicos y sí metafísicos (aunque no lo sepan, como aquél que hablaba en prosa sin saberlo).
    Y denunciamos la pretendida asepsia de quienes creen hacer “sólo ciencia experimental” y no se dan cuenta (o sí, y es peor) de cúanta teoría y especulación de carácter metacientífico hay entreverada en sus formulaciones sujetas a verificación empírica.
    Hace usted un mal favor a Imre Lakatos colocándolo en este grupo de malos científicos.
    Y yo no “creo”, yo sé, que usted ha discurrido su último comentario (y los anteriores).
    O al menos sé que está discurrido por alguien (usted) y no por la nube, la red, su PC, el mío, o una avería cósmica que escribe cosas y aparecen en mi pantalla.
    Yo a usted no lo tengo creído sino sabido.
    ¡Gran fin de semana!

  14. Osea, Fernando, que pretenden que la epistemología de la ciencia experimental que se está practicando actualmente es incorrecta y pretenden tener una epistemología alternativa a …. ¿a cual si, como usted mismo reconoce, no conoce los fundamentos de la que se emplea actualmente? Y, lo que es más, considera una perdida de tiempo conocerla. La verdad, no entiendo como pueden saber que no es valida una epistemología que no conocen.

  15. Amigo Cayetano, me mal interpreta.
    Más exactamente, atribuye usted a mi modesto comentario una ambición que desde luego no tiene. ¡Cómo voy a cuestionar nada menos que la epistemología de Lakatos! No sé cómo iba a hacer tal cosa en siete líneas y en el post de un blog. No, hombre.
    Yo me limitaba a decir algo que dudo mucho pueda desmentir su autor y que reitero: no es serio negar el carácter científico a la refutación experimental hecha por un científico serio de un postulado de otro científico o que integre una teoría científica por el hecho de que quien así lo haga no ofrezca simultáneamente otra teoría alternativa a la cuestionada. Ya lo pueden decir, Lakatos, o el sursuncorda, que eso es una bobada.
    No me atribuya el que pretendo ofrecer una epistemología (¡nada menos, caramba!) alternativa a la de Lakatos. Su insinuación es muy generosa conmigo. Me halaga usted, pero me temo que mi planteamiento está en los antípodas de esta forma de discurrir.
    Los científicos (no filósofos, ni magos, ni hechiceros, ni literatos, me parece) del CERN decían hace poco tiempo que podían mostrar a los neutrinos a velocidad superior a la de la luz lo que ponía patas arriba la teoría einsteiniana. Ahora resulta que había un “cable suelto” (sic) por alguna parte, lo que nos devuelve a todos el sosiego perdido. A los efectos de mi ejemplo es irrelevante cuál sea el resultado final de los actuales experimentos de CERN y otros laboratorios sobre la parsimonia o el desasosiego y la trepidación vitales de los neutrinos. Lo que resalto es que a nadie se le ha ocurrido decir entre la comunidad científica: “Bah, ni caso, eso no es serio. Se limitan a verificar un hecho que, de acreditarse, deja malparada una parte esencial de lo que propuso el viejo Einstein, pero no dan una explicación alternativa completa para explicar el mundo. Son unos pseudocientíficos, unos charlatanes”.
    ¡Qué manía tan poco científica la de los físicos que anuncian, ofrecen o simplemente buscan la explicación “de todo”! La explicación “de todo” la dan las iglesias o movimientos religiosos que profesan la Fe Verdadera (según cada una de ellas, claro) pero no los científicos serios.
    Mi posición me parece más seria por más modesta. La ciencia avanza tanteando y “a ciegas”. No hace falta contar con explicaciones alternativas completas para poder apartarse de la teoría previa parcialmente refutada. Eso es un ejercicio de soberbia.
    Lo que sí me fastidia es que de mi comentario pueda sugerirse que me resisto a leer a quien pueda cuestionar mi universo de convicciones. Eso ya sí que me fastidia. La pila de lecturas que crece junto a mi mesa con asuntos de mi interés me invitaba a ahorrar la lectura de un autoro que se me asegura defiende esa marcianada. Yo me había quedado en Popper, que sí es de mi predilección. Ahora a lo mejor me tengo que desdecir y “visitar” -que dicen los anglosajones- al amigo Lakatos. No puedo creer que diga esto que me le atribuye usted. Pero no se lo prometo.
    Cordialmente,

  16. “no es serio negar el carácter científico a la refutación experimental hecha por un científico serio de un postulado de otro científico o que integre una teoría científica por el hecho de que quien así lo haga no ofrezca simultáneamente otra teoría alternativa a la cuestionada”

    Es cierto. Pero eventualmente, dado que el objetivo de la ciencia y de la filosofía es brindar explicaciones, una hipótesis alternativa TIENE que surgir.

    Cito del texto:

    “Y es que la ciencia nos conduce inevitablemente a la filosofía; cuando se empieza a pensar es IMPOSIBLE NO PROFUNDIZAR, y quien piensa no puede detenerse en la frontera entre la ciencia y la filosofía, por la sencilla razón de que no existe tal frontera.”

    Me parece que esto es bastante contradictorio con el célebre enunciado “El DI solo buscar demostrar que el diseño de los seres vivos sólo puede explicarse mediante la existencia de un agente inteligente, sin entrar en detalles acerca de la naturaleza de ese agente o su modo de obrar”.

    ¿Hace cuanto existe la teoría del DI? Y desde entonces, ¿cuánto se ha avanzado en la ampliación, la profundización, la diversificación de la teoría?

    Mientras otras ramas de la ciencia han progresado exponencialmente en las últimas décadas, el DI sigue sosteniendo siempre lo mismo.

    Por otro lado hay una típica confusión: “Vaz Ferreira critica a los ingenuos positivistas que quisieron hacer “sólo ciencia””.

    En el debate entre Teoría de la Evolución y DI no se critica al DI porque sólo tiene que haber ciencia. Esta confusión surge de la ambigüedad con la que está planteado el DI, que a veces se presenta como
    ciencia, a veces como filosofía, y a veces como una combinación de ambas.

    La crítica es que no se puede presentar a la filosofía como ciencia dura. Que lo que se concluye filosóficamente, no se puede presentar como si estuviera comprobado empíricamente.

    Lo que se critica es que el límite entre filosofía y ciencia debe ser claro, y en los puntos de conexión entre ambas, deben tenerse en cuenta las limitaciones que surgen de estar combinando ciencia y filosofía.

  17. El asunto del CERN no ha revuelto tanto como usted supone, ha revuelto principalmente a la prensa, el mundo académico e investigadores esperaban que encontraran el error o, caso de no encontrase, la confirmación por otros dos laboratorios antes de aceptarlo (de hecho en Estados Unidos, creo recordar que en Alabama, ya estaban preparando la repetición).

    En cuanto a Lakatos suele aparecer, junto con Popper, en los temarios de las asignaturas de metodología experimental y esto me ha llevado a pensar que es mejor conocido de lo que, según parece, es.

    En cuanto a lo que afirma de que “no es serio negar el carácter científico a la refutación experimental hecha por un científico serio de un postulado de otro científico o que integre una teoría científica por el hecho de que quien así lo haga no ofrezca simultáneamente otra teoría alternativa a la cuestionada”. La refutación (sí, hipotéticamente, se hubiera producido, cosa que no ha ocurrido) no es que no tenga “carácter científico” (que eso dependerá del método de refutación, y de ahí mi critica) es que no tiene entidad para reemplazar o desechar la teoría que refuta, ya que para hacerlo, debe explicar lo mismo que explicaba la teoría que pretende refutar y debe además explicar porque la teoría anterior se consideraba suficientemente explicativa a pesar de su error (como he dicho antes no se pueden confundir las hipótesis con las teorías). Lo que usted propone se conoce como “falsación ingenua” y si bien parece desprenderse de los primeros textos de Popper, y por ello es criticado por Lakatos, el mismo Popper lo niega en escritos posteriores asumiendo una postura muy cercana a Lakatos (yo diría que no idéntica por orgullo, pero esa es mi opinión).

  18. No me cuenta usted nada del experimento del CERN (y sus secuelas) que no supiéramos.
    Y mantengo lo dicho: la refutación (que merezca llamarse científica, eso va de soi en mi argumento) que no ofrezca teoría alternativa ya lo creo que tiene entidad para refutar y desechar. Eso no es ingenuo. Lo contrario es absurdo, ilógico y tonto.
    La refutación refuta y desecha. Es lo que tienen las refutaciones.
    Y las teorías teorizan. es lo que tienen las teorías.
    “Pero su refutación de usted no reemplaza toda mi teoría”.
    “Ni lo pretende. Ahora bien: si refuto una pieza, usted tiene que reemplazar la pieza. Y no espere a reemplazar la pieza a que yo venga con una teoría. Y si refuto un pilar esencial de la teoría entonces usted por honradez intelectual y vergüenza torera tiene que abdicar de su teoría.”
    Lo ejemplificó Felipe muy bien un día: “Aja, con que me prueba usted que estaba en las antípodas el día que mataron a su mujer, crimen del que yo le acusaba. Pues como no me ofrece usted la explicación alternativa de quién pudo ser el asesino, como usted tenía los medios y el móvil, y mi conjetura era la más razonable, ¡el acusado sigue siendo usted!”
    Fantástico.
    Y aquí el orgulloso es Popper y no ustedes.
    A mí me parece que hay mucha soberbia académica y muy poca modestia respetuosa de los hechos que cuestionen bellas construcciones teóricas.
    En fin, poca ciencia.
    (Y para su regocijo, buscaré a Lakatos. Es curiosidad. NO puede decir lo que le atribuye usted. No puede abogar mi condena por el asesinato que no cometí.)

  19. Guillermo,
    dices:

    “¿Hace cuanto existe la teoría del DI? Y desde entonces, ¿cuánto se ha avanzado en la ampliación, la profundización, la diversificación de la teoría?
    Mientras otras ramas de la ciencia han progresado exponencialmente en las últimas décadas, el DI sigue sosteniendo siempre lo mismo.”

    Está claro que tú si que no has avanzado nada en entender qué es el DI. Si el DI es una teoría de la causación, mala teoría sería si tuviera que “evolucionar” en el tiempo. Igualmente el darwinismo, que también es una teoría de la causación sigue manteniendo igual que al principio hace siglo y medio que la selección natural es la fuerza creativa del proceso.
    Lo que avanza es el conocimiento científico en sí ; las teorías causales, pueden cambiar, pero dejarán de ser lo que son para reconocer su error.
    Y luego dices:

    “En el debate entre Teoría de la Evolución y DI no se critica al DI porque sólo tiene que haber ciencia. Esta confusión surge de la ambigüedad con la que está planteado el DI, que a veces se presenta como
    ciencia, a veces como filosofía, y a veces como una combinación de ambas.
    La crítica es que no se puede presentar a la filosofía como ciencia dura. Que lo que se concluye filosóficamente, no se puede presentar como si estuviera comprobado empíricamente.
    Lo que se critica es que el límite entre filosofía y ciencia debe ser claro, y en los puntos de conexión entre ambas, deben tenerse en cuenta las limitaciones que surgen de estar combinando ciencia y filosofía”
    .
    Lo que demuestra que tampoco has entendido nada de lo que dice el artículo. Precisamente lo que explica Vaz Ferreira es que el límite entre filosofía y ciencia es difuso, que no hay fronteras bien definidas.
    Si hay algo que hemos repetido hasta la saciedad es que el DI incluye perspectivas de causalidad formales y finales que la ciencia se niega a incluir en su ortodoxia. Como consecuencia el conocimiento más perfecto de la realidad que propone el DI arbitrariamente se definirá como ciencia o filosofía según la perspectiva. Pero no hay que ponerle límites al conocimiento racional.

  20. Cayetano

    Si a estas alturas no te has dado cuenta que la teoría de la evolución postulada por tu apóstol Darwin no ha sido demostrada después de 150 años de empeñarse en su certeza, me parece que deberías considerar tu postura si te precias de ser una persona racional.

    Ahora bien, si tu caso, como el de la mayoría de los materialistas, es combatir las ideas de la iglesia, ese es otro tema y se discute en otros foros.

    Quienes NO defendemos la premisa de un diseñador (bien podría ser una diseñadora) ya estamos un poco cansados de soportar los absurdos postulados como el azar (en el que todo es posible, mira tú) y el fantasma semántico (como lo llama Emilio Cervantes) de la Selección Natural.

    Me tiene sin cuidado si Popper al final rectificó su postura para adherirse a las preferencias de la tribuna. El narcisismo humano es capaz de cometer las más graves contradicciones.

    Bien harías en cuestionar tus creencias (sí, son creencias) y empezar a pensar por ti mismo para sacar tus propias conclusiones. Cuando tengas una opinión propia, nos la cuentas.

  21. No hay mucho lugar para la duda en este aspecto de la epistemología de Lakatos:

    “… ningún experimento, informe experimental, enunciado observacional o hipótesis falsadora de bajo nivel bien corroborada puede originar por sí mismo la falsación. NO hay falsación sin la emergencia de una teoría mejor. ….” [Imre Lakatos “La metodología de los programas de investigación científica” e.e]

    En los términos de:

    ” … T queda falsada si y sólo si otra teoría T’ ha sido propuesta y tiene las siguientes características: T’ tiene un exceso de contenido empírico con relación a T; esto es, predice hechos nuevos, improbables o incluso excluidos por T; 2) T’ explica el éxito previo de T; esto es, todo el contenido no refutado de T está incluido (dentro de los límites del error observacional) en el contenido de T’, y 3) una parte del exceso de contenido de T’ resulta corroborado …” [Imre Lakatos “La metodología de los programas de investigación científica” e.e]

    Osea que una teoría queda falsada si se demuestra que la nueva teoría explica todo lo que explicaba la anterior, explica porque la anterior parecía explicar con lo que se ha demostrado un error y, además, predice nuevos hechos que pueden ser corroborados de forma empírica ya que:

    “El valor científico y objetivo de una teoría es independiente de la mente humana que la crea o la comprende. Su valor científico depende solamente del apoyo objetivo que prestan los hechos a esa conjetura.” [Imre Lakatos “La metodología de los programas de investigación científica” e.e]

    La justificación de estas conclusiones la podrá encontrar en el libro que cito y que, por su extensión, es obvio que no puedo reproducir de forma completa.

    P.S.: Estas observaciones son puramente epistemológicas, por supuesto, sigo defendiendo que su hipótesis no puede siquiera ser comprobada con lo que difícilmente se la puede considerar alguna capacidad de falsación.

  22. Cayetano,
    aquí nadie ha dicho que el darwinismo haya sido falsado. Nos limitamos a decir que es una teoría “falsa”. es decir, que no describe correctamente los hechos observables en la Naturaleza. Que no es lo mismo.
    La falsación es un constructo caprichoso que consiste en someter una hipótesis a un procedimiento de verificación frente a un experimento crítico, bien mediante la construcción de unas condiciones específicas en laboratorio o bien mediante la predicción de un evento futuro.
    Hemos repetido muchas veces que la falsación solo aplica a las ciencias experimentales pero no a las ciencias históricas. La hipótesis causal de un evento remoto en el tiempo pasado no puede ser “falsada”, no es un evento reproducible.
    La hipótesis evolutiva además, basada en el azar impredecible no tiene leyes o reglas y por tanto no está sujeta a regularidades y no puede hacer predicciones.
    Lakatos no nos sirve. Y Popper tampoco.
    Quedémonos con Peirce y sus enseñanzas sobre la abducción y la inferencia imperfecta de una causa a partir de sus efectos. No como una conclusión apodíctica sino como la inferencia a la mejor explicación.

  23. ¡Qué murga con las opiniones de Lakatos! ¿Y…?
    ¿Eso es (todo) lo que dice Lakatos?
    Nos confirma usted entonces que a lo que él y usted se refieren es a las condiciones en que una entera teoría debe ser sustituída por otra, y eso además -intuyo-en el ámbito de la ciencia experimental según ésta es entendida por quienes no admiten otra posibilidad de certeza o de conocimiento auténtico que el que resulta de la verificación experimental de sucesos materiales.
    ¿Qué tiene eso que ver con lo que yo digo?
    Me parece que no es tan difícil (no duele, se lo aseguro) aceptar que la refutación experimental de una pieza esencial de una teoría por quien en su modestia o limitaciones no ofrece una teoría alternativa obliga a abandonar la propia teoría aunque quede uno en el limbo teórico temporalmente.
    En la inquina contra las propuestas del DI hay mucha resistencia a adoptar esa sana actitud intelectual.
    Y hay mucho desenfoque, el que provoca la asimilación que de él se hace a la única manera que tienen muchos (por ejemplo mi distinguido contradictor Cayetano) de entender la búsqueda de la verdad. A lo mejor la vía estrecha del experimento de laboratorio se queda corta (ojo: ¡sin salir del puro ejercicio de la razón!).
    Una de las cosas estimulantes de este blog es su llamada a no olvidar la relación entre Ciencia y Filosofía o a interrogarse sobre la unicidad del conocimiento alcanzable con esas dos distintas herramientas de la razón.
    O sea, como dicen algunos de los físicos más renombrados, es que hay que preguntarse no sólo “qué sino “por qué”. No sólo a preguntarse esto “cómo es” y cómo funciona” sino por qué esto es como es, y cómo se ha originado, por ejemplo.
    Lakatos ya veo que no me va a servir de gran ayuda.
    (Pero me lo leeré Cayetano. Aunque sólo sea para que no nos lo reproduzca usted entero aquí y nos sepulten las citas).

  24. Por otro lado, hay que señalar algunas cosas:

    “para Vaz Ferreira las ciencias, con todo su éxito y sus posibilidades de aplicación práctica, no son sino sofisticadas herramientas para manejar la realidad”. Y es que lo que las ciencias nos ofrecen no es “la” realidad y tampoco es “toda” la realidad.”

    Es totalmente cierto. Y por ello, es una necesidad ética que se enseñe ciencia indicando claramente que no nos enseña “La Realidad” ni “toda la realidad”. Haciéndose esas aclaraciones, no hay nada que criticar a quienes transmiten el conocimiento científico.

    Por otro lado, esto no sirve para tratar de refutar una teoría científica en particular.

    Hay un claro intento de desvirtuar la validez del conocimiento científico. Ejemplos:

    ” Las ciencias experimentales nos proporcionan un método para observar la realidad y adaptar a ella el pensamiento; por eso, el conocimiento que nos proporcionan será siempre parcial, aspectual, ya que está mediado por una herramienta simplificadora”

    “la solidez de la ciencia es aparente”

    “Esa base convencional sobre la que se asienta el saber científico le impide por tanto constituir un saber definitivo”

    Todo esto es exactamente igual de aplicable a la filosofía. Nuestra capacidad de comprender el Universo es parcial, aspectual y mediado por herramientas simplificadoras (no captamos todos los sonidos del Universo, ni olemos todos sus olores, ni vemos todos sus colores, nuestros sentidos nos permiten ver sólo una parte del Universo).

    Todas estas críticas a la ciencia son igual de ciertas para la filosofía. ¿Cuál es el punto, entonces, de criticar sólo a una de ellas?

  25. Bueno, Felipe, ya le he contestado a todas estas cuestiones, a algunas mas de una vez y también le he proporcionado información de como y donde puede comprobar que se está prediciendo y falsando eso que según usted no se puede, así que poco más podría decirle.

  26. Felipe:

    “aquí nadie ha dicho que el darwinismo haya sido falsado. Nos limitamos a decir que es una teoría “falsa””. es decir, que no describe correctamente los hechos observables en la Naturaleza.”

    ¿Usted está diciendo que los procesos de micro y macroevolución no son descritos correctamente por la teoría de la evolución?

    Planteo un caso: el cultivo de algodón es uno de los cultivos con mayor cantidad de plagas, es uno de los cultivos que mayor aplicación de pesticidas requiere, y es uno de los cultivos donde se da la mayor cantidad de plagas resistentes a pesticidas.

    La explicación corriente a este fenómeno es que al aplicar el pesticida a gran escala se produce una presión de selección que elimina a los individuos susceptibles y permite la subsistencia de aquellos con algún grado de resistencia. Como existen reservorios naturales para estos organismos, el efecto no es inmediato, pero paulatinamente la proporción de individuos resistentes se incrementa y eventualmente el pesticida en cuestión se vuelve ineficaz.

    Este fenómeno ha sido observado numerosas veces y la explicación que se utiliza para explicarlo es Darwinismo puro.

    ¿Usted está diciendo que este hecho no es explicado correctamente de esta forma? ¿Podría justificarlo? ¿Puede brindar una explicación mejor?

  27. “no captamos todos los sonidos del Universo, ni olemos todos sus olores, ni vemos todos sus colores, nuestros sentidos nos permiten ver sólo una parte del Universo.”

    NO existen sonidos, olores y colores si no existen seres conscientes. Luego entonces, la realidad está conformada por un fuerte aspecto subjetivo.

    Lo necio es insistir en que la realidad es únicamente objetiva.

  28. Pregunta Guillermo: “¿Cuál es el punto, entonces, de criticar sólo a una de ellas?” (Se refiere a que aquí ´se criticaría la ciencia y no la filosofía).
    Me parece que, considerado el “prestigio social” (por decirlo de alguna manera) de ciencia y de filosofía hace más falta avisar al desavisado de los límites de la primera que de la insuficiencia de la segunda.
    Hace falta la crítica, no de la ciencia, sino del desvariado concepto que se tiene de su (monopolística)capacidad explicativa. Hace falta advertir que hay un cientificismo insano que no se corresponde con el correcto entendimiento del alcance y del valor del conocimiento científico. Hace falta desenmascarar la pretendida asepsia del científico que en realidad pasa la mercancía averiada de un prejuicio (por ejemplo del naturalismo materialista) en su producción científica. Hay que avisar al personal de que el famoso Richard Dawkins es el propagandista de una fe y no un divulgador científico. Por poner un ejemplo.
    El péndulo había llegado a tal extremo que había que ayudar a pararlo y centrarlo un poco.
    A mí el peligro de un catedrático de metafísica (salvo que lo hagan ministro de educación) me parece limitadísimo. Me parece más potencialmente dañino un meteorólogo con dotes mediáticas, salvo que sea impecable (y nunca es fácil) a la hora de explicar cómo funciona el universo-mundo.
    Por eso no es de extrañar que en este blog se hagan alertas, pero no contra la ciencia. No veo yo aquí crítica a la Ciencia. Lo que veo es “cabreo sordo” ante mixtificaciones e imposturas pseudocientíficas. Y una llamada al lector que llega por aquí y al que se le dice: “oye, a ver si va a resultar que el neodarwinista tiene los mismos prejuicios de fondo que un ateo o un creyente”, “oye, a lo mejor vale la pena preguntarse por qué o de dónde viene lo que hay, además de preguntarse cómo es, cómo se originó la vida y no sólo cómo evolucionaron los seres vivos”, o también “oye, si la realidad tiene pinta de estar diseñada, de tener un propósito, una finalidad, a ver si va a ser verdad que el solo azar o la casualidad no son una explicación razonable suficientemente satisfactoria de esa realidad, de su origen y de su actual forma; y si así fuera, ¿qué tal si ponemos la lupa sobre lo que los buenos, los mejores, científicos, nos van diciendo en Biología, en Astronomía, en Física, y eso nos ayuda a descartar teorías vigentes o a formular otras nuevas?”´
    Ésa sería mi apuesta: más ciencia (que merezca tal nombre), más filosofía (que merezca tal nombre), más espíritu crítico, más honradez intelectual, más sentido del humor.
    Saludos,

  29. Repongo un comentario que no salió publicado, parece. Es anterior a mi comentario 25.

    Felipe:

    “Está claro que tú si que no has avanzado nada en entender qué es el DI.”

    Esto me parece innecesariamente agresivo e irrespetuoso. Modérese un poco, por favor.

    “Si el DI es una teoría de la causación, mala teoría sería si tuviera que “evolucionar” en el tiempo.”

    Entonces el DI no debe ser una teoría científica, ya que ninguna teoría científica es tan completa y certera que no permita posteriores avances. ¿Qué es, entonces? ¿Una verdad universal?

    Bien, rectifico, entonces. Lo que no se entiende es que critiquen a los científicos atribuyéndoles el considerarse poseedores de verdades universales cuando los defensores del DI TAMBIÉN se consideran poseedores de verdades universales, al parecer.

    “Igualmente el darwinismo, que también es una teoría de la causación”

    No, el darwinismo no es una teoría de la causación. Antes de atribuirle a los demás falta de entendimiento, debería corregir la propia.

    ” sigue manteniendo igual que al principio hace siglo y medio que la selección natural es la fuerza creativa del proceso.”

    Pero en ese siglo y medio se ha profundizado muchísimo la teoría, se han abierto numerosos interrogantes, y los científicos que estudian el tema los han investigando y los siguen investigando. No se rehúsan a continuar investigando más allá de las proposiciones originales de la teoría.

    Darwin habló de herencia sin tener idea de como se transmitía. Esa falta de conocimiento no fue tomada por los científicos como un dogma según el cual la teoría de la evolución NO DEBÍA identificar cual era el mecanismo de transmisión de la herencia. Por el contrario, lo buscaron y lo encontraron.

    “Lo que avanza es el conocimiento científico en sí ; las teorías causales, pueden cambiar, pero dejarán de ser lo que son para reconocer su error.”

    Esto es habladuría para tratar de desviar la atención. ¿Hace cuánto que existe esta teoría de “la causa inteligente”? Y en todo este tiempo, ¿qué otras hipótesis han generado aparte de la de la existencia de una causa inteligente? ¿Qué más se ha propuesto sobre esa causa inteligente?

    Nada.

    Creo que el contraste entre ese hecho y la frase “cuando se empieza a pensar es IMPOSIBLE NO PROFUNDIZAR” es más que evidente.

    “Precisamente lo que explica Vaz Ferreira es que el límite entre filosofía y ciencia es difuso, que no hay fronteras bien definidas”

    Justamente, si de algo sirve reconocer que existe una zona se superposición entre ciencia y filosofía en que el límite entre ambas se vuelve difuso, ES PARA SER CAUTELOSO, y no incurrir en el error de tratar aspectos que son netamente científicos como filosóficos y aspectos que son netamente filosóficos como científicos.

    Por otro lado, lo que plantea Vaz Ferreira no es excusa para mezclar arbitrariamente ciencia y filosofía. Existen áreas del conocimiento en las que los límites entre ciencia y filosofía son difusos, por supuesto. Pero existen áreas donde esos límites son bien claros. Y no hay excusas para confundirlos en esos casos.

    “Si hay algo que hemos repetido hasta la saciedad es que el DI incluye perspectivas de causalidad formales y finales que la ciencia se niega a incluir en su ortodoxia”

    La ciencia se niega a incluirlos porque trascienden los límites de la ciencia. Porque no se puede aplicar el método científico a esos aspectos, y por ende, es estéril tratar de abarcarlos científicamente. Lo cual, obviamente implica una limitación de la ciencia de la cual los únicos que parecen no reconocerla son los críticos de la teoría de la evolución.

    Yo se que la ciencia no puede explicar esas perspectivas de causalidad a las que usted se refiere, y por ello, simplemente NO ESPERO QUE LA CIENCIA ME LAS EXPLIQUE (y no lo hace).

    Es realmente ridículo criticar una heladera porque no calienta la comida.

    “Como consecuencia el conocimiento más perfecto de la realidad que propone el DI arbitrariamente se definirá como ciencia o filosofía según la perspectiva. Pero no hay que ponerle límites al conocimiento racional.”

    El conocimiento racional, naturalmente, tiene los límites de la razón. SÍ TIENE LÍMITES.

    De nuevo, no está mal tener fe, creer ciertas cosas. No está mal hacer análisis racionales. No está mal encontrar relaciones entre el análisis racional y la fe. Sí está mal considerar que lo que es resultado de la fe es resultado de un análisis racional. Sí está mal atribuirle a la fe la cualidades del análisis racional y al análisis racional las cualidades de la fe, cuando esas cualidades corresponden a uno y no al otro.

    De todos modos, esto es totalmente anecdótico. En lo que respecta al debate entre teoría de la evolución y DI, no hay ningún límite difuso.

    Los alcances de la teoría de la evolución son muy claros para quien los entiende correctamente. Las falencias en el análisis que sustenta al DI también son muy claras.

  30. “Lo necio es insistir en que la realidad es únicamente objetiva.”

    Quien insiste en que la realidad puede ser objetiva es quien critica a la ciencia por ser subjetiva.

    También, quien insiste en que la realidad es objetiva es quien cree que puede juzgarlo todo, quien cree que es capaz de discernir que es que y quien hizo quien en un Universo de 15.000 millones de años de antigüedad.

    Yo lo vengo diciendo hace rato: en el análisis que conduce al DI no se está considerando la subjetividad inherente a la posición del hombre en el Universo.

  31. Aunque usted crea que la realidad es subjetiva, Arturo, mire a los dos lados de una carretera antes de cruzar, puede que los coches no tengan la misma opinión.

  32. El “prestigio social” de la ciencia, Fernando, tiene sus raíces en que es capaz de demostrar lo que predice y esto lo hace porque posee un “método” (realmente “es” un método) eficiente que ha sido depurado a lo largo del tiempo para evitar los sesgos de creencias como las que ustedes consideran, inapropiadamente, certezas razonables.

  33. Fernando:

    “Hace falta advertir que hay un cientificismo insano que no se corresponde con el correcto entendimiento del alcance y del valor del conocimiento científico”

    ¿Correcto entendimiento de la ciencia? ¿No se la pasan defenestrando a la ciencia? ¿Ahora nos van a explicar su correcto entendimiento?

    Le voy a explicar que es cientificismo insano: descartar una teoría porque no coincide con prejuicios previos y aceptar otra teoría porque sí coincide con prejuicios previos.

    “Hace falta desenmascarar la pretendida asepsia del científico que en realidad pasa la mercancía averiada de un prejuicio”

    ¿De que científico está hablando? ¿Del que tiene un correcto entendimiento científico o del que no lo tiene, que entonces no es un verdadero científico? ¿Por qué no los distingue claramente?

    “Lo que veo es “cabreo sordo” ante mixtificaciones e imposturas pseudocientíficas.”

    Yo veo cabreo sordo con imposturas pseudocientíficas contra teorías científicas como la teoría de la evolución. Como verá, aplicar calificativos es muy fácil para todos.

    ““oye, a lo mejor vale la pena preguntarse por qué o de dónde viene lo que hay, además de preguntarse cómo es, cómo se originó la vida y no sólo cómo evolucionaron los seres vivos””

    Desde la teoría de la evolución no se rechaza ni la pregunta del “por qué” ni la de “de dónde”. Son los defensores del DI los que rechazan la respuesta al “cómo evolucionó” y se rehúsan a reformular la pregunta y encontrar otra respuesta. ¿Por qué da vuelta las cosas?

    ““oye, si la realidad tiene pinta de estar diseñada, de tener un propósito, una finalidad, a ver si va a ser verdad que el solo azar o la casualidad no son una explicación razonable suficientemente satisfactoria de esa realidad, de su origen y de su actual forma”

    Esto es perfecto. Primero, nadie niega que la realidad “tiene pinta de ser diseñada”. Lo que decimos es que algo nos parezca diseñado a nosotros no quiere decir que lo sea.

    Por otro lado, no conozco ninguna teoría científica que la explicación de la realidad es “el sólo azar o la casualidad”, y la teoría de la evolución definitivamente no dice eso.

    O sea que usted o todavía no ha comprendido la teoría de la evolución o simplemente miente sobre ella.

  34. Fernando

    No podría estar más de acuerdo contigo. Especialmente en cuanto al sentido del humor.
    Cuenta Amit Goswami que coincidió una cita tras otra, en que una fue con Jiddu Krishnamurti y la otra con Richard Feynman. Goswami notó de inmediato el semblante de indiferencia de parte de Feynman hacia Krishnamurti y hace el comentario de lo infeliz que le parecía Feynman al lado de Krishnamurti. Así se paga la solemnidad nihilista que mira al vacío. Por eso uno se dedicaba a despertar conciencias y el otro a colaborar en la construcción de bombas atómicas.

    Te saludo con aprecio (y a Guillermo también, por supuesto)

  35. Me espeta Guillermo:
    “O sea que usted o todavía no ha comprendido la teoría de la evolución o simplemente miente sobre ella.”
    Yo también te quiero.

  36. Cayetano: reconocerás en todo caso los límites que se autoimpone el método científico, entendido como el de la verificación experimental, para satisfacer las preguntas que se hace la razón. Supongo. Y sí, en efecto, las ciencias naturales y su método específico han servido para avanzar en el conocimiento verdadero de la realidad, lo que ha permitido evitar supersticiones y errores. Pero del mismo modo, admitirás que hay uso de la razón legítimo distinto del propio de la ciencia experimental.Y decir que sólo hay certeza legítima si es proveniente del método de la ciencia experimental es formular una proposición precientífica, filosófica. Lo siento mucho pero tanto si compartes como si no esta ultima afirmación haces filosofía. (Todos hablamos en prosa sin saberlo.)

  37. Cayetano

    “Aunque usted crea que la realidad es subjetiva, Arturo, mire a los dos lados de una carretera antes de cruzar, puede que los coches no tengan la misma opinión.”

    Nada brillante tu comentario. El que mira hacia ambos lados de la carretera siempre será un sujeto, no un objeto, tal como ustedes los materialistas pretenden argumentar. Una piedra sí que no miraría hacia ambos lados de la carretera. Si tu interés es estudiar piedras, entonces no te involucres en debates relacionados con los seres vivos.

  38. Cayetano

    Para aclarar tus falsas asunciones un poco más:

    Los coches no tienen opiniones. Te convendría consultar a un psicólogo.

  39. Fernando:

    Hágase cargo de lo que dice.

    “a ver si va a ser verdad que el solo azar o la casualidad no son una explicación razonable suficientemente satisfactoria de esa realidad”

    ¿Conoce alguna teoría científica que explique la realidad en base a “solo azar y casualidad”?

    La formulación clásica de un modelo estadístico incluye un término atribuible a efectos vinculados a la hipótesis a comprobar y un término de error. Si el término de error tiene mayor capacidad de explicar los resultados que el factor vinculado a la hipótesis a comprobar, se concluye que el modelo no es válido, porque no explica nada.

    O sea: cuando el azar explica mejor los resultados que los factores propuestos, desde el punto de vista científico equivale a decir que no estamos explicando nada.

    ¿Cómo puede, entonces, haber alguna supuesta explicación científica que explica una determinada realidad sólo con azar y casualidad?

    Es un disparate.

    En el caso puntual de la teoría del a evolución, un gran determinante del proceso de evolución es la selección natural. Si fuese un proceso azaroso, no se llamaría “SELECCIÓN”.

  40. Me adelanto con la explicación de Cayetano, Arturo:

    Si al cruzar la calle un auto lo atropella, va a sufrir un daño considerable, porque que el impacto de un auto contra un ser humano es muy dañino para el el humano es algo muy objetivo y concreto, y no algo subjetivo.

    ¿Me va a decir que no se dió cuenta de lo que Cayetano intentaba decir?

  41. Insisto:

    Todo esto es un barullo enredado innecesariamente.

    ¿Cuál es el propósito de renegar tanto contra el método científico, que básicamente consiste en concluir sólo en base a lo que podemos comprobar?

    ¿No se supone que el DI es una disciplina científica? ¿No se supone que hay “evidencias” de un diseño intencional e inteligente?

    Entonces, ¿a qué viene tanta crítica a las conclusiones basadas en evidencia?

    ¿Para que destacan tanto el hecho de que podemos crear conocimiento y analizar la realidad sin necesidad de apelar a evidencia material y concreta?

    Estas posturas contradictorias en las que incurren recurrentemente son bastante reveladoras.

  42. Guillermo, mira lo que dice wikipedia en su entrada “indeterminismo”

    Indeterminismo biológico

    El biólogo Jacques Monod con su investigación de los años 1950-1960 es llegado después a afirmar la absuelta casualidad de las mutationes geneticas. Eso le valió el Premio Nobel en 1965. El rol del azar, ya implícito en Darwin, fue así claro. Monod ha escrito en su libro El azar y la necesidad, ensayo sobre la filosofía natural de la biología moderna que “las mutaciónes en el DNA son accidentales, que ocurren por casualidad. Y puesto que son la única fuente posible de la modificación genética del DNA como depositario de las estructuras hereditarias del organismo, se sigue necesariamente que sólo el azar es la base de nueva información genetica in todo e lmundo de la vida. El azar, único, absolutamente libre pero ciego, es la raíz misma del edificio de la evolución. Este concepto central de la biología no es una hipótesis entre muchas posibilidades, pero es el sólo concebible, el único compatible con la realidad que se muestra la observación y la experiencia del viviente.2

    Confirmación notable del azar como motor de la evolución biológica ven por el biólogo y génetista japonés Motoo Kimura. Él ha demonstrado en sus estudios de los años 60 que al nivel molecular el azar es el motor de la evolución. Kimura después sus indagacións y sus estudios ha publicado su The Neutral Theory of Molecular Evolution donde se centra en su afirmación que “A nivel molecular la mayoría de los cambios evolutivos se debe a la deriva genetica por obra delazar, ya que los genes mutantes son todos equivalentes en la selección”.3

  43. Guillermo
    yo creo que el único barullo es el que se proyecta en tu farragosa emulsión de ideas inconexas y desontextualizadas. Cada frase que nos lanzas es para enmarcar. No queda claro si intentas lanzar cortinas de humo para despistar al personal o es que simplemente no has reflexionado sobre lo que dices.
    por ejemplo:

    “Entonces, ¿a qué viene tanta crítica a las conclusiones basadas en evidencia?
    ¿Para que destacan tanto el hecho de que podemos crear conocimiento y analizar la realidad sin necesidad de apelar a evidencia material y concreta?”

    Nadie critica las consecuencias basadas en la evidencia. Lo que se critica habitualmente en esta página es que se nos imponga como “conclusiones basadas en la evidencia” teorías que precisamente contradicen la evidencia. Como por ejemplo, el darwinismo.
    Además el conocimeinto no se “crea”, se adquiere.
    Y por supuesto no todo el conocimiento nace de la experiencia sensible. tenemos una cosita que se llama “razón” y que también puede acceder al conocimiento de la realidad a priori.
    Luego está la lógica, las matemáticas …

  44. Guillermo

    ¿No te queda claro que si los coches de Cayetano opinan (en su realidad los coches opinan) que van a atropellar al sujeto (y destruirlo, por supuesto) ya no hay olores, ni sabores, ni sonidos, ni texturas, ni imágenes? ¿Cómo es esa subjetividad en el resto de los seres vivos y cómo afecta el proceso evolutivo? ¿De qué modo una realidad, aparentemente objetiva, produce seres con percepción subjetiva? Esas, en mi opinión, serían preguntas a responder y dejar de interpretar a la vida como la emergencia determinista de puros mecanismos.

  45. En cuanto a los comentarios de Arturo: no podría mejorar la contestación de Guillermo, que agradezco, y tan sólo podría añadir, siguiendo la linea subrrealista que ha abierto Arturo, que mi coche si que opina, al menos parece hacerlo cuando considera que puedo encontrarme hielo en la carretera :-)

    En cuanto a los comentarios de Fernando: Yo no he negado que el uso de la razón sea legitimo en ningún caso. Lo que digo es que existe un método (conocido habitualmente como ciencia) que, con todas sus carencias y limitaciones, nos proporciona el mejor modo que conocemos para realizar aproximaciones fiables a la realidad, el método científico es una forma de sistematizar y controlar algo que ha empleado la humanidad desde siempre, el empirismo. Cualquier forma de adquirir conocimiento que excluya algún modo de empirismo no es que sea más o menos fiable es que no podemos conocer su fiabilidad.

    En cuanto a los comentarios de Felipe: Supongo que tendrá alguna prueba de la existencia del conocimiento “a priori” o, al menos, podrá ponernos algún ejemplo de cual o cuales son esos conocimientos.

  46. Arturo:

    Como son preguntas que no se desprenden de nada de lo que Cayetano o yo decimos, sino que las saca usted de la galera, ¿por qué no nos da la respuesta a esas preguntas usted?

  47. Guillermo

    “Como son preguntas que no se desprenden de nada de lo que Cayetano o yo decimos, sino que las saca usted de la galera, ¿por qué no nos da la respuesta a esas preguntas usted?”

    Porque no cometo la imprudencia de responder sin saber lo que es imposible saber.

    ¿Cómo establecieron las aves sus migraciones? ¿o los peces, o los mamíferos, etc? ¿Cómo percibe el resto de los seres vivos el entorno?

    El problema con los materialistas es que obvian los hechos verdaderamente importantes y los reducen a intercambios químicos entre moléculas y comportamientos condicionados (supuestamente por esos intercambios) lo que me parece absolutamente descabellado.

    Si los primigenios seres vivos decidieron salir del agua, ¿quién y cómo lo decidió? Y así podríamos seguir con todo el recorrido evolutivo. Esto implica una intencionalidad. ¿De dónde sale esa intencionalidad? ¿Cómo es esa subjetividad a esas diferentes escalas?

    ¿Te das cuenta, Guillermo, que la solución no es tan fácil como la quieren establecer? El fenómeno de la vida es extraordinariamente complejo. Tal vez se requiera todo un universo para sostener tal grado de complejidad en un planeta perdido en el rincón remoto de una galaxia. Y tal vez, ni siquiera todo ese universo y sus condiciones baste para explicarlo.

    A ver si vamos aprendiendo a ser más honrados y mesuramos las presunciones de nuestra arrogancia intelectual.

  48. “Porque no cometo la imprudencia de responder sin saber lo que es imposible saber.”

    ¿Y entonces para qué nos lo pregunta a nosotros si usted asume que no podemos saberlo?

    “El problema con los materialistas es que obvian los hechos verdaderamente importantes y los reducen a intercambios químicos entre moléculas y comportamientos condicionados (supuestamente por esos intercambios) lo que me parece absolutamente descabellado”

    Bien. Teoría de la evolución. Por favor, dígame cuales son para usted los hechos realmente importantes y los discutimos.

    “Si los primigenios seres vivos decidieron salir del agua, ¿quién y cómo lo decidió?”

    Si yo tuviera que aventurar una hipótesis, pensaría en animales y plantas que a lo largo de generaciones se hubieran adaptado gradualmente a vivir en aguas cada vez menos profundas, hasta llegar al punto de pasar parte de su tiempo fuera del agua. Finalmente, terminarían pasando todo su tiempo fuera de ella. Eso coincide con que los organismos terrestres más antiguos que conocemos son los anfibios, que no están adaptados para vivir lejos del agua o en ambientes muy secos. La justificación biológica para salir del agua es que al aventurarse en un ambiente no conquistado por otros seres, hay muchos recursos que aprovechar. Y ese podría ser el motivo de la “decisión” (que no creo que haya sido una decisión consciente y racional). Aclaro que tampoco creo que haya sido algo que se dio de un día para el otro. Posiblemente haya pasado muchísimo tiempo hasta que los primeros animales terrestres se independizaron totalmente de los ambientes acuáticos.

    Yo no tengo evidencias para demostrar esto. Pero no me parece una explicación TAN compleja.

    “A ver si vamos aprendiendo a ser más honrados y mesuramos las presunciones de nuestra arrogancia intelectual.”

    Disculpe, se equivoca feo. Yo no soy el que dice “Yo encuentro las huellas del diseñador del universo; puedo seguirle el rastro perfectamente y puedo decir en todo el universo y a lo largo de toda su historia, qué es diseñado por él y que no. Además, conozco todos las límitaciones y todas las capacidades de la naturaleza y soy capaz de decir sin posibilidad de equivocarme qué es natural y qué no lo es, no importa en que parte del universo estemos”.

    Yo soy el que dice “A mí me parece que con lo limitado de mi mentalidad humana estoy lejos de poder decir que puede y que no puede ser obra de un ser capaz de diseñar el universo”.

    Así que a mí no me venga a sermonear A MÍ con lo de la arrogancia intelectual.

  49. “¿Y entonces para qué nos lo pregunta a nosotros si usted asume que no podemos saberlo?”
    “Y ese podría ser el motivo de la “decisión” (que no creo que haya sido una decisión consciente y racional).”
    “Así que a mí no me venga a sermonear A MÍ con lo de la arrogancia intelectual.”

    Lo importante para mí es la percepción en los seres vivos. ¿Te queda claro o te lo vuelvo a repetir?
    No lo podemos saber, porque eso implicaría ser una sardina, o ser una hormiga, o ser una bacteria, etc. para poderlo conocer. Y sí, fantasear teorías es gratis. Así que continúa con tu arrogancia intelectual el tiempo que te parezca. De ahí a que creamos en tu misma fe, es asunto muy diferente.

    Te sirve bien de pretexto aludir a un diseñador del que no he hablado en NINGUNO de mis textos. Así que ese sermón a ver si sabes distinguir a quien se lo diriges (aunque la selección natural no sea más que un fantasma semántico que queriéndolo explicar todo no explica nada, al menos podrías ejercer la selección intelectual). Habemos NO creyentes en diseñadores que TAMPOCO creemos en tu apóstol Darwin y su séquito de profetas. ¿Ya te quedó claro, o te lo vuelvo a repetir?

  50. Mire, Arturo, por supuesto que hay muchas preguntas para las que no conocemos las respuestas, ni siquiera estamos seguros de que las respuestas que tenemos sean la Verdad, ni lo pretendemos; lo que si sabemos es que son las mejores aproximaciones a la realidad posibles según el estado actual del conocimiento y sabemos que son provisionales y esperamos que sean mejoradas.

    Para conseguir aproximarnos al conocimiento de la realidad, los seres humanos, hemos ido depurando un método, es lo que conocemos como ciencia; el método es un conjunto de normas que nos permiten evaluar la idoneidad de las teorías de modo que se considere preferible aquella que mejor se ajusta a la realidad, osea aquella que realiza las predicciones más precisas y completas y, caso de que dos de ellas lo hagan de igual modo, preferimos siempre la más simple.

    Las teorías siempre están en revisión y esto se realiza mediante la comprobación de su coherencia interna; esto se realiza mediante la formulación de hipótesis a las que se requiere que puedan ser demostradas como verdaderas o falsas. Las hipótesis que se demuestran como verdaderas no significan gran cosa ya que es lo que se espera de la teoría y sólo sirven para mantener la opinión de que la correlación entre causa (o causas o secuencias causales) y efecto (o efectos) existe; las hipótesis que se demuestran como falsas son las importantes porque, al descartar la corrección de una predicción de la teoría, obligan a la revisión de esta o a la formulación de nuevas teorías que, de cumplir los requisitos metodológicos (que he explicado en otras intervenciones), pudieran sustituir a la anterior.

    En definitiva, yo acepto que cada cual crea lo que le parezca más oportuno siempre y cuando comprenda que se trata de una creencia, pero si lo que pretende es que su explicación es un hecho real debe demostrar que es una buena aproximación a la realidad y si pretende negar otras teorías debe demostrar que su explicación es más ajustada a la realidad. El hecho de que sea más o menos razonable carece de importancia sólo importa si es real o no ya que la realidad es eso que sigue existiendo aunque dejes de creer en ella.

  51. Arturo:

    “Lo importante para mí es la percepción en los seres vivos. ¿Te queda claro o te lo vuelvo a repetir?”

    Ok. ¿Y? ¿Qué tiene la percepción de los seres vivos que según usted no podemos conocer (porque se ve que no somos seres vivos)?

    “Habemos NO creyentes en diseñadores que TAMPOCO creemos en tu apóstol Darwin y su séquito de profetas.”

    ¡Fantástico! Una tercera teoría. ¿Podría indicarnos como explica usted la evolución de los seres vivos? Tomemos un caso para hacerlo fácil. Los insectos que se vuelven resistentes a pesticidas.

    Cuando se canse de insultar a los demás y quiera dar algún que otro argumento, estoy seguro que va a ser bien recibido.

  52. Con permiso,
    Cayetano, sería estupendo que tus sensatos consejos fuesen seguidos de manera habitual por nuestros científicos; básicamente, y salvo algunas matizaciones epistemológicas, estamos de acuerdo en el método para acercarnos al conocimiento de la realidad, al menos al conocimiento de los accidentes de la realidad que nos proporciona la perspectiva científica.
    Por eso es difícil de entender cómo, por parte de determinados sectores, se nos quiere imponer un modelo explicativo en torno al origen y la evolución de las formas vivas que carece por completo de adecuación a las observaciones en la Naturaleza. Me refiero por supuesto al neo-darwinismo, cuyas discrepancias en relación a la observación experimental sólo pueden compararse a las divergencias acumuladas por el modelo geocéntrico en vísperas de la revolución copernicana.
    En concreto podemos señalar que la capacidad explicativa del paradigma es CERO con relación a los siguientes episodios imprescindibles en el proceso.
    1. La emergencia de la vida partir de la materia inanimada
    2. La presencia y origen de los virus
    3. La información prescriptiva del genoma
    4. La naturaleza y origen de los códigos orgánicos y memorias orgánicas, y por tanto, del carácter cibernético y semiótico de la vida.
    5. El origen y nacimiento de las células eucariotas
    6. La reproducción sexual
    7. La emergencia de la multicelularidad y las capas de información prescriptiva en el genoma y epigenoma que regulan el proceso de desarrollo embrionario.
    8. La explosión del cámbrico
    9. La emergencia de órganos o sistemas biológicos irreduciblemente complejos sin antecedentes evolutivos identificables
    10. La ausencia general de formas intermedias en el registro fósil
    11. La aparición de los instintos y la solución de causación genotipo-fenotipo para las respuestas conductuales en los seres vivos.
    12. La consciencia racional del ser humano
    13. El libre albedrío

  53. AVISO DE MODERACIÓN

    Se ruega a todos nuestros comunicantes que extremen el cuidado por las buenas maneras, ya que el respeto al oponente es una condición imprescindible para todo debate que aspire a construir y aportar
    reflexiones constructivas.

    La discrepancia no debe nunca estar reñida con el discurso razonado y expuesto con la debida elegancia. El respeto anima a la reflexión productiva, mientras que las descalificaciones innecesarias
    desvían el eje del debate, oscurecen su capacidad creativa y crean desinterés en la audiencia de forma general

    Muchas gracias a todos

  54. “Si yo tuviera que aventurar una hipótesis, pensaría en animales y plantas que a lo largo de generaciones se hubieran adaptado gradualmente a vivir en aguas cada vez menos profundas, hasta llegar al punto de pasar parte de su tiempo fuera del agua. Finalmente, terminarían pasando todo su tiempo fuera de ella. Eso coincide con que los organismos terrestres más antiguos que conocemos son los anfibios, que no están adaptados para vivir lejos del agua o en ambientes muy secos. La justificación biológica para salir del agua es que al aventurarse en un ambiente no conquistado por otros seres, hay muchos recursos que aprovechar. Y ese podría ser el motivo de la “decisión” (que no creo que haya sido una decisión consciente y racional). Aclaro que tampoco creo que haya sido algo que se dio de un día para el otro. Posiblemente haya pasado muchísimo tiempo hasta que los primeros animales terrestres se independizaron totalmente de los ambientes acuáticos.

    Yo no tengo evidencias para demostrar esto. Pero no me parece una explicación TAN compleja.”

    ¿Te parece que este argumento, en el que los seres vivos se adaptan a un nuevo entorno se da por azar? ¡qué casualidad! Y así una tras otra, donde resulta que los seres vivos siempre aprovechan las nuevas realidades que encuentran en el entorno (pero obligatoriamente tiene que ser sin que den cuenta). ¿Cómo sabes eso?

    “Cuando se canse de insultar a los demás y quiera dar algún que otro argumento, estoy seguro que va a ser bien recibido.”

    Disculpa, Guillermo, pero el darwinismo me parece una doctrina a la que siguen un séquito de creyentes adoctrinados que han perdido la capacidad de utilizar el más elemental sentido común. Cuando a ti te parece descalificar al DI desechando sus argumentos porque les parece que demuestran la participación de un diseñador en el que muchos de ellos creen, tú no ofendes a nadie ¿verdad?

    En mi caso lo que ofendes es a la inteligencia. ¿Otros argumentos? ¡Claro! Yo veo intencionalidad por todas partes, pero el darwinismo, por un perjuicio impuesto previamente, no reconoce una intencionalidad en los propios seres vivos. Los consideran parte de la decoración de la naturaleza y no participantes activos del propio proceso evolutivo de la naturaleza.

  55. Cayetano

    Comprendo lo que dices perfectamente bien. Lo que me sorprende es que seas selectivo cuando calificas a tu arbitrio lo que es evidencia, y por lo tanto ciencia, y lo que es creencia, y por lo tanto especulativo. El darwinismo es una hipótesis que NO ha sido demostrada y que con el paso del tiempo va perdiendo argumentos para sostenerse. Eso es lo que discutimos aquí. Por supuesto, tú puedes creer lo que mejor te parezca.

  56. Usted dice que “la capacidad explicativa de la teoría es CERO”, bien, esta es su opinión, todos tenemos una, pero mientras no pueda demostrar sus afirmaciones no sirve de gran cosa. La verdad, colocar un “y aquí sucede un milagro que lo explica todo” no esta contemplado en la epistemología, y se suele requerir que las pruebas necesarias para falsar una teoría sean algo más que una opinión, concretamente se suele requerir que se haya demostrado que son reales y que lo hayan demostrado, además, otros dos equipos independientes antes de prestarle atención, si sus objeciones hubieran cumplido no estaríamos hablando de “la ciencia no me ajunta”.

    Mire, una sugerencia, antes de afirmar que la causa de todo es una ignota inteligencia demuestre que existe esa inteligencia y después aplique su “inteligencia demostrada” al modelo. Si usted lleva razón las predicciones de la nueva teoría mejorarán y resultarán más exactas o más completas. Es así de simple.

  57. Arturo:

    “¿Te parece que este argumento, en el que los seres vivos se adaptan a un nuevo entorno se da por azar?”

    No, para nada. Lo que a mí si me parece muy lógico es el argumento que planteé yo, según el cual los seres vivos se adaptan a cambios en su entorno porque de otra forma no sobreviven y aprovechan nuevos nichos ecológicos cuando ello mejora su supervivencia. No veo lo azaroso.

    “Y así una tras otra, donde resulta que los seres vivos siempre aprovechan las nuevas realidades que encuentran en el entorno (pero obligatoriamente tiene que ser sin que den cuenta). ¿Cómo sabes eso?”

    No lo se. De la misma forma que usted no sabe si no es lo contrario. De todos modos, para mi explicación, que se den cuenta o no es irrelevante.

    “Disculpa, Guillermo, pero el darwinismo me parece una doctrina a la que siguen un séquito de creyentes adoctrinados que han perdido la capacidad de utilizar el más elemental sentido común. Cuando a ti te parece descalificar al DI desechando sus argumentos porque les parece que demuestran la participación de un diseñador en el que muchos de ellos creen, tú no ofendes a nadie ¿verdad?”

    La diferencia está en que yo planteo argumentos que no se condicen con la teoría del DI, y los planteo para que los discutamos. No me limito a juzgar a quienes plantean argumentos opuestos. Yo no ando catalogando de creyentes adoctrinados o de carentes de sentido común a los demás. Si a usted le ofende que yo le plantee que la teoría de la evolución no describe un proceso azaroso lo siento. Pero luego, es obvio que yo no estoy profiriendo un insulto. En cambio su “séquito de creyentes adoctrinados que han perdido la capacidad de utilizar el más elemental sentido común”, es un poco fuerte, ¿se da cuenta?

    “En mi caso lo que ofendes es a la inteligencia”

    Bueno, yo opino lo mismo de usted.

    A propósito: ¿Podría indicarnos como explica usted la evolución de los seres vivos? Tomemos un caso para hacerlo fácil. Los insectos que se vuelven resistentes a pesticidas.

  58. Cayetano
    yo no tengo que demostrar mi afirmación de que la capacidad explicativa del darwinismo es cero. Yo he emitido un juicio que de acuerdo con el criterio de demarcación de Popper es científico porque es falsable. No necesito demostrar nada. por el contrario quien no esté de acuerdo me tendrá que demostrar que mi afirmación ha sido falsada, ¿Cómo? Muy fácil DEMUESTRAME (perdona pero tú siempre me pides que te demuestre…) que el darwinismo es capaz de explicar satisfactoriamente uno cualquiera de los 13 puntos que yo he señalado.

    Yo no he hablado de milagros, sino de causalidad inteligente. Lo que es un milagro es pensar que la vida ha surgido sóla, espontáneamente a partir de la materia inanimada. Lo que pasa es que en el discurso naturalista en vez de usarse la palabra “milagro” para referirse a eventos que no son racionalizables se usa la expresión “selección natural” que lo mismo vale para un roto que para un descosido. Eso si que son “creencias”…

  59. Felipe:

    Había escrito una respuesta para su comentario con los 13 “episodios imprescindibles”.

    Desgraciadamente, se agrega a la larga lista de mis comentarios que desaparecen. ¿A alguien más le pasa esto?

    Voy a resumir esta respuesta.

    “es difícil de entender cómo, por parte de determinados sectores, se nos quiere imponer un modelo explicativo en torno al origen y la evolución de las formas vivas que carece por completo de adecuación a las observaciones en la Naturaleza”

    Como ya planteé, la teoría de Darwin explica perfectamente como una población de insectos puede volverse resistentes a un pesticida, por ejemplo, lo cual ha sido observado. Así que su “carece por completo de adecuación a las observaciones en la Naturaleza” es injustificado para la evolución.

    Por otro lado, ¿qué se ha observado en la Naturaleza de aquello que porpone el DI? ¿El diseñador? ¿Su mecanismo de diseño? ¿Su ejecución de diseños?

    Con respecto a la lista en sí y brevemente.

    Los puntos 1, 2, y 3, no son eventos que la teoría de la evolución busque o necesite explicar. Son grandes incógnitas desde el punto de vista de la Historia Natural, pero la teoría de la evolución no se aplica sólo en el contexto de la Historia Natural. Por lo tanto, estas incógnitas no la invalidan.

    De todos modos, tanto para los punto 1-3 como para los puntos 4-13 hay un punto mucho más trascendente: el DI no tiene ninguna forma de explicarlos.

    1) ¿Cómo aparecieron los sers vivos sobre la Tierra según el DI?

    2) ¿Cómo aparecieron los virus?

    3) ¿Cómo surgió el ADN sobre la Tierra?

    … etc.

    En resumen: ¿Cómo algo que es diseñado por el diseñador se vuelve materia sobre la Tierra?

    Este fenómeno es imprescindible para el proceso de evolución según el DI. La principal critica al DI es justamente que, mientras sabemos que la selección natural altera la composición genotípica de una población, no hay ninguna prueba de que haya un ser o un mecanismo capaz de realizar un diseño de un ser vivo y luego hacerlo aparecer sobre la Tierra. ¿Cuál es la capacidad explicativa de la teoría del DI respecto de un hecho tan relevante para la teoría?

    Nuevamente: no me parece muy correcto que le critiquen a la teoría de la evolución algo que termina siendo igual de criticable en el DI.

  60. Guillermo

    “No, para nada. Lo que a mí si me parece muy lógico es el argumento que planteé yo, según el cual los seres vivos se adaptan a cambios en su entorno porque de otra forma no sobreviven y aprovechan nuevos nichos ecológicos cuando ello mejora su supervivencia. No veo lo azaroso.”

    Empecemos por el principio. ¿De dónde sale tu argumento sobre la supervivencia? ¿A la materia de pronto le da por sobrevivir? Explica eso para empezar o no tienes teoría que valga.

    “No lo se. De la misma forma que usted no sabe si no es lo contrario. De todos modos, para mi explicación, que se den cuenta o no es irrelevante.”

    Por supuesto. Para ustedes, los materialistas, no tienen importancia los seres vivos. Si se dan cuenta o no, no es importante, en tanto se sometan su paradigma.

    “La diferencia está en que yo planteo argumentos que no se condicen con la teoría del DI, y los planteo para que los discutamos. No me limito a juzgar a quienes plantean argumentos opuestos. Yo no ando catalogando de creyentes adoctrinados o de carentes de sentido común a los demás. Si a usted le ofende que yo le plantee que la teoría de la evolución no describe un proceso azaroso lo siento. Pero luego, es obvio que yo no estoy profiriendo un insulto. En cambio su “séquito de creyentes adoctrinados que han perdido la capacidad de utilizar el más elemental sentido común”, es un poco fuerte, ¿se da cuenta?”

    No encuentro donde están tus argumentos. Partes de asumir premisas indemostradas. Sí, para mí argumentar sobre bases no demostradas implica creencias y fe ciega cuando se defienden a toda costa sin demostrar que son ciertas. ¿te das cuenta?

    “Bueno, yo opino lo mismo de usted.”

    La ciencia no se basa en opiniones, sino en hechos. La hipótesis que defiendes no es cierta hasta que demuestres que lo es. ¿entiendes?

    “A propósito: ¿Podría indicarnos como explica usted la evolución de los seres vivos? Tomemos un caso para hacerlo fácil. Los insectos que se vuelven resistentes a pesticidas.”

    Creo que esa pregunta no se podrá responder adecuadamente hasta que sepamos más respecto a cómo median los genes la relación del organismo con el entorno. Pero supongo que no es mérito del azar.

    Y disculpa si te sientes ofendido. Cansa mucho escuchar tantas veces lo mismo sin mostrar evidencia y que se instruya en las escuelas y entre el público una hipótesis que se da por un hecho demostrado cuando no lo es. La cual además ha sido causante de múltiples atrocidades irracionales carentes de base científica. Yo no discuto la existencia de un proceso evolutivo en el universo y defiendo que la verdad está por encima de cualquier creencia, en eso estoy del lado de la ciencia. Pero el cientificismo me parece abominable como expresión de un nuevo credo.

  61. Felipe dice: “Yo he emitido un juicio que de acuerdo con el criterio de demarcación de Popper es científico porque es falsable.” No. usted lo que ha emitido es una opinión. Los juicios no son falsables las hipótesis si (las teorías por extensión). Como ayuda, ya que veo que le cuesta, le puedo decir que las hipótesis tienen habitualmente la forma de “según la teoría … si ocurriera que … entonces el resultado debiera ser …. Y para comprobarlo propongo que hagamos … con lo que deberíamos obtener …”

    Lo mismo vale para sus trece puntos, ninguno está formulado en los términos correctos, aún así si me expone claramente cual es la objeción de alguno de ellos y en que condiciones estaría dispuesto a reconocer que mi explicación es suficiente para dar ese punto por zanjado estaré encantado de jugar a eso y recorrer uno a uno todos los que no sean redundantes.

    Bueno, usted ha hablado de “causalidad inteligente”, pues expliqueme que es eso y como puedo yo reconocerla y saber si hay o no hay, es decir conocer objetivamente si está o no está en un caso dado (si es dicotómica) o como está (si es discreta) o cuanto está (si es continua).

  62. Mire Arturo, la selección natural ha sido probada en laboratorios y fuera de ellos, Guillermo lleva unas cuantas entradas explicando lo de los parásitos de las cosechas, pero no hacen ni caso a lo que no les interesa. Mire, yo le voy a contar el un experimento tipo, muy simple para cualquier laboratorio:

    Coge unos gusanitos (Caenorhabditis elegans). La mitad los congela (no les pasa nada) y la otra mitad los pone en contacto con unas bacterias que son sus parásitos (Serratia marcescens) los deja que se reproduzcan juntos durante unas cuantas generaciones (cuantas más generaciones más espectacular será el resultado final); los gusanitos sobreviven con soltura a pesar de los parásitos. Pues bien, coge los parásitos y descongela los gusanitos que había reservado y los pone a convivir; el resultado es una absoluta masacre de gusanitos. Pues bien, si esto lo repite más de 70 veces (caso real) obtendrá siempre el mismo resultado. Simple y al alcance de todo el que tenga un poco de paciencia; si además puede secuenciar el ADN pues entonces podrá observar el prodigio de la evolución funcionando ya que las secuencias resultado de cada uno de los experimentos serán distintas. Esto no existe modo de explicarlo si no es por el azar, ya sea porque de verdad existe o porque el control de todas las variables y el calculo de sus interacciones resulta imposible; la verdad es que no me preocupa si el azar se define desde la perspectiva determinista o no.

  63. Ah! se me olvidaba, Arturo, si lo que usted quiere no es observar las mutaciones sino conocer su numero no es necesario que realice el experimento puesto que la tasa de mutaciones se mantiene estable; esto si podemos calcularlo aunque no podamos saber cuales serán.

  64. Arturo:

    “¿De dónde sale tu argumento sobre la supervivencia? ¿A la materia de pronto le da por sobrevivir?”

    La teoría de la evolución se refiere a los seres vivos, no a la materia inanimada.

    “Para ustedes, los materialistas, no tienen importancia los seres vivos”

    No, Arturo: cuando puedo explicar un proceso sin necesidad de determinar si un ser vivo tiene conciencia o no sobre algo, esa conciencia no me importa. Veamos: una persona va caminando por la calle. Veo que le cae en la espalda una sustancia parduzca y semilíquida. Explicación: son las heces de un pájaro que pasaba. SI ESTA PERSONA SE DIO CUENTA O NO, NO ALTERA EL ANÁLISIS. Para hacerlo más técnico, la ciencia puede explicar como funcionan en su interior una serie de procesos fisiológicos sin necesidad de considerar si usted se da cuenta cuando se activa una glándula o se libera una hormona.

    Eso no quita que yo pueda descartar que los seres vivos tienen alguna conciencia, lo cual es un tema muy interesante. Pero, para no desvariar tanto, porque no lo tengo en claro, ¿por qué no me explica cual es el rol que cumple según usted la conciencia de los seres vivos en los procesos evolutivos que estamos discutiendo?

    “No encuentro donde están tus argumentos. Partes de asumir premisas indemostradas.”

    Entonces sí encontró mis argumentos. Lo importante, más allá de la validez de mis argumentos, es que los expongo, y que no me limito a dirigirle calificativos a los demás foristas. De hecho, lo evito.

    Por otro lado, no parto de premisas indemostradas porque parto de los fenómenos que HOY actúan sobre los seres vivos. Fenómenos observados y estudiados en detalle actualmente.

    ““Bueno, yo opino lo mismo de usted.” La ciencia no se basa en opiniones, sino en hechos”

    Cuando digo que sus comentarios ofenden mi inteligencia tanto como los míos ofenden la suya, no estoy hablando de ciencia. Estoy opinando.

    “Creo que esa pregunta no se podrá responder adecuadamente hasta que sepamos más respecto a cómo median los genes la relación del organismo con el entorno”

    Vuelvo al ejemplo de los insectos resistentes a pesticidas. Se explica con lo que Darwin formuló hace 150 años. ¿Por qué no me plantea sus objeciones respecto a esto?

    “Pero el cientificismo me parece abominable como expresión de un nuevo credo.”

    Pero uno no puede negar que los objetos caen hacia el piso para hacerle la contra a un supuesto “credo científicista”. Eso es simplemente abrazar otro credo diferente, e igual de nocivo.

  65. Cayetano:

    Es muy interesante tu frase sobre el significado del azar:

    “ya sea porque de verdad existe o porque el control de todas las variables y el calculo de sus interacciones resulta imposible”

    Para los que no se mueven mucho en el ambiente científico es muy confuso, pero ese es el significado de azar: algo en lo cual no encontramos un patrón identificable y predecible. Eso no se interpreta como que ese patrón no existe, sino que simplemente NOSOTROS no lo encontramos.

    Una vez sugerí que para aquellos que creen en un ser superior que rige el universo, el azar es justamente el lugar que la ciencia le cede, porque azar en la ciencia es lo que no podemos explicar mediante reglas o leyes.

  66. Cayetano,
    sobre la legitimidad de inferir una causa inteligente a partir de un efecto que puede ser descrito como una “solución inteligente” ya me he pronunciado sobradamente. sería reiterativo volver sobre ello. Creo sinceramente que alegar que una solución inteligente puede emerger por ensalmo, no solo no ha sido verificado experimentalmente nunca sino que repudia a la más sensata razón.
    por lo que se refiere a mi “juicio” sobre el darwinismo, claro que no puede ser expuesto como una “teoría”. En realidad simplemente pretendía llamar la atención sobre la falacia que supone pretender hacer recaer la carga de la prueba de la refutación de una teoría sobre quien discrepa de ella cuando la carga debe de recaer sobre quien la propone. Es a lo que lleva la manipulación de la retórica cientificista y la extrapolación injustificada de las opiniones de Popper o Lakatos.
    El darwinismo tiene primero que demostrar que se ajusta a los hechos que pretende explicar y no a pequeños episodios de la historia de la vida, sino a los hechos fundamentales que definen el proceso de la evolución de las formas vivas.
    Si el darwinismo quiere reivindicarse como la teoría capaz de explicar el mecanismo que produce la resistencia de los insectos a los pesticidas (o de los gusanitos a las bacterias)me parece muy bien, aunque incluso ahí habría motivo para el debate. No tengo claro que fuese esa la aspiración del Sr Darwin.Pero pretender que el mecanismo que genera la resistencia a los pesticidas supone una explicación suficiente para explicar la conformación del aparato respiratorio de las aves, la concha de los quelonios, el corazón de cuatro cavidades, la jirafa de cuello largo, la aprición abrupta de procesos semióticos y códigos orgánicos como el splicing,lo siento pero NO.
    nadie ha discutido aquí la capacidad de los organismos vivos para variar y en especial para generar respuestas específicas de defensa a las amenazas del ambiente. Lo que se discute son dos cosas. Una si tales eventos pueden calificarse de fortuitos o si son reacciones del organismo calificables, en palabras de Shapiro, como procesos de ingeniería molecular.
    En mis dos próximos posts profundizaremos en estas cuestiones y veremos que la comunidad científica está profundamente dividida al respecto. La segunda es valorar el alcance evolutivo de estos procesos de respuesta. Experimentalmente no existe evidencia de que lo tengan. Lo que ocurre es que de forma verdaderamente sonrojante, cualquier observación de este tipo se exhibe como una prueba del hecho evolutivo desconociendo la naturaleza absolutamente diversa de ambos procesos.

  67. POLÍTICA DE MODERACIÓN
    En efecto, es posible que algunos comentarios no pasen el filtro de la moderación como señala alguno de nuestros comentaristas habituales por lo que pedimos disculpas; Varios son los criterios de moderación aplicados por los administradores del blog. Evitar comentarios que supongan una falta de respeto y una conducta agresiva hacia los autores o hacia otros participantes en los debates. Evitar conductas de TROLL. Evitar utilizar este espacio para hacer apología de temas ajenos al asunto propio del blog. Evitar discusiones reiterativas sobre temas o propuestas que han sido exhaustivamente debatidas y suficientemente argumentadas, lo que restaría frescura al intercambio y cansaría a la audiencia.

    Gracias por la comprensión de todos

  68. Guillermo
    Extendiéndome un poco sobre lo que he contestado ya a Cayetano quiero recordar que incluso autores como Behe, proponentes principales del DI conceden la capacidad explicativa del darwinismo para ciertos tipos de cambio, incluso (aunque no es una opinión generalizada en el seno del movimiento) hasta un cierto nivel de especiación que implica un cierto aumento de la variabilidad. personalmente considero que nada de ello tiene que ver con el reto que se plantea cualquier teoría científica que se precia sobre el cambio de las formas vivas, que es explicar la mergencia de las formas vivas más complejas y desarrolladas a partir de las más elementales.
    Claro que las formas vivas pueden cambiar en muchos sentidos, pero no tenemos nii idea de cómo se generan las formas biológicas novedosas. El darwinismo en ese sentido carece por completo de lo que muchos autores han definido como una “teoría de la forma”. No hablo de autores afines al DI solamente sino de muchos otros, la mayoría perfectamente adscritos al pensamiento materialista. Por ejemplo Stuart Pivar, Stuart Newman, Kauffman, Fodor, Sheldrake etc.
    Cuando me refiero al neo-darwinismo alegando que carece de capacidad explicativa para el fenómeno que pretende justificar no estoy pensando lógicamente en la resistencioa alos pesticidas que no considero un evento evolutivo en absoluto sino en la emrgencia de las grandes novedades biológicas que es lo que nos ocupa.

  69. Guillermo

    “La teoría de la evolución se refiere a los seres vivos, no a la materia inanimada.”

    Sabes bien que en la comunidad científica (y me parece una aspiración válida) existe la idea de explicar la evolución desde el Big Bang hasta el resto de lo que existe basándose en argumentos exclusivamente materialistas. En mi opinión ese es el error. El empeño de exiliar de la realidad cualquier atisbo de inteligencia (monismo materialista). Esa es una creencia que si quieren que sea cierta la tienen que demostrar. Yo, en lo personal, no veo cómo. Pero no es mi tarea demostrarlo.

    “cuando puedo explicar un proceso sin necesidad de determinar si un ser vivo tiene conciencia o no sobre algo, esa conciencia no me importa. Para hacerlo más técnico, la ciencia puede explicar como funcionan en su interior una serie de procesos fisiológicos sin necesidad de considerar si usted se da cuenta cuando se activa una glándula o se libera una hormona.”

    ¡Claro! Yo no necesito pensar mi cuerpo. Mi cuerpo se piensa solo.

    “Veamos: una persona va caminando por la calle. Veo que le cae en la espalda una sustancia parduzca y semilíquida. Explicación: son las heces de un pájaro que pasaba. SI ESTA PERSONA SE DIO CUENTA O NO, NO ALTERA EL ANÁLISIS.”

    Pero supongo que reconoces la diferencia entre una roca, a la que si le cae esa sustancia le da igual, o un mosquito que te está perturbando al que si quieres atrapar te va a costar mucho trabajo hacerlo si es que lo logras.

    “Por otro lado, no parto de premisas indemostradas porque parto de los fenómenos que HOY actúan sobre los seres vivos. Fenómenos observados y estudiados en detalle actualmente.”

    Yo también. Los seres vivos aprenden de sus experiencias. Las migraciones, las estrategias de caza, la construcción de nidos en las aves, el desarrollo de comunidades en los insectos, etc. NO son eventos preprogramados. La percepción existe desde que existen los seres vivos.

    “Cuando digo que sus comentarios ofenden mi inteligencia tanto como los míos ofenden la suya, no estoy hablando de ciencia. Estoy opinando.”

    El problema, Guillermo, es que tú reclamas que se atiendan tus argumentos, pero no atiendes a los de los demás. Esas son las consecuencias del reduccionismo. Existe la materia y la gravedad, etc, etc., pero también existe la conciencia. De hecho, de otro modo no podrías opinar.

    “Pero uno no puede negar que los objetos caen hacia el piso para hacerle la contra a un supuesto “credo científicista”. Eso es simplemente abrazar otro credo diferente, e igual de nocivo.”

    No, no se puede negar que los objetos caen, pero sí puedes hacerle a un lado para que no te lastimen. Esa es una diferencia cualitativa, no cuantitativa.

    “Vuelvo al ejemplo de los insectos resistentes a pesticidas. Se explica con lo que Darwin formuló hace 150 años. ¿Por qué no me plantea sus objeciones respecto a esto?”

    Mis objeciones (y mi indignación, lo reconozco) es que los materialistas reducen todo a su encuadre explicativo y lo extrapolan a toda la realidad. Es decir, los seres vivos NO participan de ninguna intencionalidad y están ahí como meros elementos decorativos del paisaje y no como seres que participan activamente en el proceso evolutivo (robots preprogramados aleatoriamente). Me parece que el elemento APRENDIZAJE debería considerarse como un elemento que propicia evolución.

  70. Bueno Felipe, entiendo entonces que no quiere ni definir claramente y de forma simple que y como puedo yo observar eso que usted llama “causalidad inteligente” y entiendo también que no desea definir el criterio bajo el cual mis posibles demostraciones serian aceptables para usted.

    Por otro lado tengo dos observaciones a sus comentarios:

    Dijo usted “… sino que repudia a la más sensata razón.” Observe que a la sensata razón de Plank le repudiaban esos “escalones” que empezó a emplear como un artificio matemático para describir la “radiación del cuerpo negro” y resulta que se demostraron tan ciertos que han dado lugar a la teoría más internamente coherente de la física (me refiero a la cuántica).

    Dijo usted: “No tengo claro que fuese esa la aspiración del Sr Darwin” Importa realmente muy poco lo que pretendiera Darwin, lo único que importa es si su inspiración original (que es exactamente “la selección natural como mecanismo evolutivo”) se puede demostrar como un mecanismo que actúa en la realidad o no y eso está claramente demostrado, más allá de cualquier duda.

  71. Gracias, Guillermo, me alaga que consideres interesante mi observación sobre el azar. Creo que definir de forma estricta la existencia de azar es problemático ya que no podríamos saberlo sin ser omniscientes pero la solución más sencilla, al menos a efectos prácticos, es considerar que existe a no ser que podamos demostrar patrones regulares en el proceso.

  72. Arturo:

    “Sabes bien que en la comunidad científica (y me parece una aspiración válida) existe la idea de explicar la evolución desde el Big Bang hasta el resto de lo que existe basándose en argumentos exclusivamente materialistas”

    Pero se mejor que la teoría de la evolución se refiere a los seres vivos.

    “Yo también. Los seres vivos aprenden de sus experiencias. Las migraciones, las estrategias de caza, la construcción de nidos en las aves, el desarrollo de comunidades en los insectos, etc. NO son eventos preprogramados. La percepción existe desde que existen los seres vivos.”

    Seguro. ¿Y como relaciona esto con la historia natural? Desde ya, lo que usted plantea a mí me hace pensar mucho más en una evolución natural que en un diseño intencional a priori.

    Pero quisiera saber que rol le atribuye usted a ese “aprender de la experiencia”, a esa “conciencia del ser vivo” en la evolución de los seres vivos.

    “El problema, Guillermo, es que tú reclamas que se atiendan tus argumentos, pero no atiendes a los de los demás”

    Por favor, lea mis dos párrafos anteriores. ¿Nota que le estoy haciendo una consulta para que usted me exponga su postura? Me parece que está haciendo acusaciones falsas.

    “No, no se puede negar que los objetos caen, pero sí puedes hacerle a un lado para que no te lastimen”

    Lo cual no tiene nada que ver con lo que estamos discutiendo, que es aceptar o no las teorías que provee la ciencia. Si usted se corre, no está negando la gravedad para oponerse al “credo científicista”. Yo le digo que está mal dejar que la piedra le pegue por negar la gravedad por oponerse al “credo científicista”.

    “Mis objeciones (y mi indignación, lo reconozco) es que los materialistas reducen todo a su encuadre explicativo y lo extrapolan a toda la realidad.”

    Bueno, su indignación es un problema que se crea usted sólo.

    Yo parto de esto: las especies no se mantienen iguales en el tiempo. Cambian. Me pregunto: ¿qué regula este cambio? Y lo contesto con la teoría de la evolución.

    Como verá, no estoy “reduciendo TODO”. Sólo estoy contestando a una incógnita concreta sobre un aspecto de la realidad. En todo caso, es usted el que a partir de algo tan minúsculo lo magnifica al decir que yo pretendo explicar todo de esta forma. Yo no estoy buscando explicar TODO.

    Por otro lado, usted dice: “Me parece que el elemento APRENDIZAJE debería considerarse como un elemento que propicia evolución”

    ¡Perfecto! Considerémoslo. Yo planteé el ejemplo de los insectos que se vuelven resistentes a pesticidas. ¿Cómo juega el aprendizaje en ese caso?

  73. Un momento, un momento, Arturo. Las migraciones y las estrategias de caza tienen dos componentes uno instintivo y otro aprendido. La construcción de nidos en las aves y el desarrollo de comunidades en los insectos son puramente instintivos.

  74. Por otro lado, Arturo ¿de que modo considera que el “aprendizaje” interviene en el proceso evolutivo? Lo que transmitimos es nuestro material genético y, este, solo se puede ver afectado por radiaciones ionizantes o infecciones virales muy especificas y estos son casos muy raros, por lo que, podemos generalizar que lo que transmitimos es el mismo material genético que llevamos desde el principio. Las mutaciones, los cambios, son debidas e inherentes al proceso de recombinación del ADN durante la fecundación y, el otro factor, la epigenetica, se encuentra fundamentalmente afectada por el medio ambiente donde se desarrollan las primeras etapas de la formación del individuo ¿como cuadra el aprendizaje con todo esto?

  75. Guillermo

    “Pero se mejor que la teoría de la evolución se refiere a los seres vivos.”

    A eso se llama fragmentar la realidad. Dudo mucho que los físicos estén de acuerdo contigo y te permitan apropiarte del concepto.

    Lo cual no tiene nada que ver con lo que estamos discutiendo, que es aceptar o no las teorías que provee la ciencia. Si usted se corre, no está negando la gravedad para oponerse al “credo científicista”. Yo le digo que está mal dejar que la piedra le pegue por negar la gravedad por oponerse al “credo científicista”.

    El credo cientificista es el credo que pretende reducir TODA la realidad a los términos materialistas. Lo voy a repetir una vez más: las piedras existen, pero las ideas también y son de un carácter completamente diferente. Espero que te haya quedado claro lo que digo para no seguir discutiendo sobre lo mismo.

    “¿Nota que le estoy haciendo una consulta para que usted me exponga su postura? Me parece que está haciendo acusaciones falsas.”

    Creo que el párrafo anterior sirve para responder esta pregunta. Te invito a que hagas un acto de contención antes de acusar a los demás de decir mentiras.

    “Bueno, su indignación es un problema que se crea usted sólo.”

    Es posible, pero percibo mucho desprecio y arrogancia ante los seres vivos de aquello que los estudian

    “¡Perfecto! Considerémoslo. Yo planteé el ejemplo de los insectos que se vuelven resistentes a pesticidas. ¿Cómo juega el aprendizaje en ese caso?”

    Te la pongo al revés. Explícame tú cuáles son los mecanismos que definen las estrategias de caza en los depredadores, la cooperación en las manadas cazadas para defenderse, las rutas migratorias de las aves y los peces, o las convenciones de comunicación entre las bacterias.

  76. Cayetano
    1. Una “causalidad” no es una cosa observable. Una “causa” necesariamente tampoco. Las causas se infieren a partir de los efectos. Lo que son observables son los efectos. (francamente no se a donde quieres ir a parar).
    2. Tampoco se a donde nos quieres llevar con tus “demostraciones” darwinistas. Por mí no te cortes. Si nos “demuestras” cómo surgió el código genético o cuál es el mecanismo de causación de los instintos, o cómo emergió la conciencia racional en el primer ser humano estaré encantado de escucharte. No sería lógico que te lo guardaras sólo para ti. La comunidad científica estará encantada de aprender.
    3. Si por la “actuación” de ese retruécano retórico que se conoce como “selección natural” queremos decir que los más aptos son los que sobreviven, pues de acuerdo. Pero nada ha demostrado jamás que eso sea una explicación satisfactoria de la emergencia de las novedades biológicas que caracterizan el proceso de lo que llamamos evolución. Pero no te confundas; la selección natural no es un mecanismo, ni tampoco una fuerza ni una ley ni un agente causal de ningún tipo. Es sólo la representación mental que nos hacemos del resultado de un proceso. Los mecanismos son los que necesitamos definir para conocer el proceso y esos mecanismos hipotéticos de los distintos procesos de cambio observables o imaginables no constituyen un modelo teórico único (al estilo de las teorías científicas de Kuhn) si no un pot-pourri de ellos. La endosimbiosis, las TGH, la ingeniería genética natural, las mutaciones epigenéticas y los procesos semióticos, la evolución por pérdida de funcionalidad, las mutaciones dirigidas, la emergencia de códigos orgánicos, la “viroevolución”… No hay una teoría, hay un revuelto de hipótesis inconexas que lo único que tienen en común es su encuadre en el dogma ideológico del naturalismo filosófico que actúa como un prejuicio ideológico previo

  77. Cayetano

    “Un momento, un momento, Arturo. Las migraciones y las estrategias de caza tienen dos componentes uno instintivo y otro aprendido. La construcción de nidos en las aves y el desarrollo de comunidades en los insectos son puramente instintivos.”

    Exactamente el mismo discurso vacío que avala todo el darwinismo: es instintivo porque es instintivo.
    ¿Cómo es que no me había dado cuenta?

    “¿como cuadra el aprendizaje con todo esto?”

    Me extraña que alguien que muestra tanto conocimiento en biología haga esa preguntas.
    Puede ser que si le preguntas a todos los animales que instruyen a sus crías cómo va eso de ser lo que son te dé alguna pista. Sabes bien que hay animales que si permanecen aislados de su hábitat natural, cuando los quieren reintegrar a su ecosistema resulta un gran problema.

    Por supuesto que los hábitos quedan registrados a través del tiempo. Pero alguien tuvo que establecerlos primero. ¿O tú crees que las rutas migratorias, el establecimiento de comunidades en los insectos, etc. son fruto del azar?

    Y vuelvo a preguntar a ti y a Guillermo: ¿cómo se establecieron las convenciones de comunicación entre las bacterias?

  78. Respuesta a Felipe cuando dice: “Las causas se infieren a partir de los efectos. Lo que son observables son los efectos.” Si, inferir causas a partir de los efectos no está mal pero no es garantía de conocimiento sino el punto de partida; la inferencia es una heurística más útil que la simple e indefinible intuición pero la demostración no puede derivarse de ella ya que solo nos puede proporcionar tautologías (este es precisamente el error del positivismo que comparte con el razonamiento abductivo en la medida en que es un tipo de inferencia). La demostración sólo puede venir de la falsación, de descartar todos los casos posibles y quedarnos con el que tiene mayor valor predictivo o con el más simple en caso de empate; es por esta ventaja que el falsacionismo popperiano se ha impuesto como un estándar en la practica metodológica ¿No pensará que ha sido por un capricho?

    En cuanto a las demostraciones no son darwinistas; son hipótesis en las que se verifica que la realidad se comporta de una determinada manera y que, pudiendo falsar la teoría, no lo hacen y se comportan según la teoría predice; comprendo que el hecho de que la realidad se comporte conforme predice la teoría y no según usted supone no le guste pero esto es lo que hay.

    En cuanto a las “representaciones mentales que nos hacemos del resultado de un proceso” claro que lo son, todo son representaciones mentales, es el único modo que tenemos de aproximarnos a la realidad; lo que ocurre es que algunas pueden predecir que ocurrirá y son fiables y otras no; el problema metodológico consiste precisamente en determinar con cierta seguridad de cuales podemos esperar fiabilidad y de cuales no.

  79. Arturo:

    “A eso se llama fragmentar la realidad”

    Sí, la Física es una fragmentación de la realidad, la Química es una fragmentación de la realidad, la Anatomía es una fragmentación de la realidad. La vista es una fragmentación de la realidad, el olfato es una fragmentación de la realidad. ¿Y?

    La teoría de la evolución se refiere y se aplica a seres vivos.

    “Dudo mucho que los físicos estén de acuerdo contigo y te permitan apropiarte del concepto”

    No se de qué concepto habla.

    “El credo cientificista es el credo que pretende reducir TODA la realidad a los términos materialistas”

    Está muy bien que haga esa distinción. Pero dado que la ciencia se basa en explicaciones materialistas para aspectos parciales de la realidad, ¿usted está pudiendo distinguir de aquellos que pretenden reducir TODA la realidad a términos materialistas de aquellos que sólo aplican los términos materialistas para explicar una parte de la realidad?

    ¿Y cuál es su explicación no materialista para la evolución de los seres vivos?

    “Te invito a que hagas un acto de contención antes de acusar a los demás de decir mentiras.”

    Yo siempre lo hago. Por eso sería justo que lo haga usted también.

    “Es posible, pero percibo mucho desprecio y arrogancia ante los seres vivos de aquello que los estudian”

    Yo percibo exactamente lo contrario. Todos los biólogos que conozco adoran a los animales y las plantas. Por otro lado, la percepción de desprecio también es subjetiva, y a veces uno percibe lo que no es.

    “Te la pongo al revés. Explícame tú cuáles son los mecanismos que definen las estrategias de caza en los depredadores, la cooperación en las manadas cazadas para defenderse, las rutas migratorias de las aves y los peces, o las convenciones de comunicación entre las bacterias”

    No, no me lo ponga al revés, ni se vaya del tema. Estamos hablando de evolución, no de comportamiento animal.

    Usted es el que cuestiona la teoría de la evolución planteada por Darwin y corregida hasta el presente por diversas áreas científicas. La cuestiona por ser tan materialista.

    ¿Cuál es su visión no materialista del proceso evolutivo? No hace falta que yo especifique la mía, porque coincide con la teoría de la evolución que mas o menos todos conocemos.

    Lo que no conocemos es su postura, porque no es ni la postura de la evolución darwinista ni la del diseño inteligente. Entonces, ¿por qué no nos plantea cual es, y la discutimos?

  80. Guillermo

    “No se de qué concepto habla.”

    Me extraña. Estás participando en un debate sobre el Principio Antrópico, al que acudieron diversos físicos para tratar el tema. El tema trata sobre la consideración de las variables que posibilitan la vida hasta llegar a lo humano. A eso me refiero.

    “Está muy bien que haga esa distinción. Pero dado que la ciencia se basa en explicaciones materialistas para aspectos parciales de la realidad, ¿usted está pudiendo distinguir de aquellos que pretenden reducir TODA la realidad a términos materialistas de aquellos que sólo aplican los términos materialistas para explicar una parte de la realidad?”

    La lógica y las matemáticas, principios fundamentales para hacer ciencia, no son de orden materialista, son de orden mental. Sin ellos no podríamos hablar de absolutamente nada.

    “Yo percibo exactamente lo contrario. Todos los biólogos que conozco adoran a los animales y las plantas. Por otro lado, la percepción de desprecio también es subjetiva, y a veces uno percibe lo que no es.”

    Pues si a ti te parece muy afectuoso referirse a los seres vivos como meros autómatas programados, está bien.

    “Lo que no conocemos es su postura, porque no es ni la postura de la evolución darwinista ni la del diseño inteligente. Entonces, ¿por qué no nos plantea cual es, y la discutimos?”

    Pues las teorías que sigo pueden ejemplificarse por este comentario:

    Over the past century or so most scientists have regarded mass and energy as nature’s primary actors on the universal stage with information allowed only a secondary role. Essays in this book by authors from varied fields advocate a radically different view, one that elevates information as the fundamental entity underlying all of physical reality, implying the conceptual hierarchy: information -> laws of physics -> matter.

    Why should one take this idea of information-as-fundamental seriously? A short answer addressed by several authors is that known physical laws, relativity, quantum mechanics, and thermodynamics, are all laws about information, especially limits on the speed, quantity, and quality of information transfer. Relativity limits speed; quantum mechanics limits quantity. The wave function of a system of quantum particles encapsulates all that is known about the system; it is essentially an information field. It is not clear (to me at least) if the fundamental information envisioned here might be embedded in space-time (as the usual quantum wave function) or if the information may create space-time itself. Probably there are proponents on both sides of this question.

    Consider the implications of the [information-as-fundamental] paradigm for living systems. A gene is a set of coded instructions for a molecular system to carry out a task. Take a step up to the cellular level in the nested hierarchy of living systems. Each cell seems to act much like a natural supercomputer, an information-processing and replicating system of enormous complexity. Furthermore, human brains are even much more powerful information-processing systems. In fact, limits on inter-person information transfer are apparently all that allows us to remain individuals. Minds and information process appear, in the information-based picture, to be integral parts of our universe rather than accidental products of evolution as assumed by many. If information is fundamental, then maybe consciousness is fundamental.

    Este es sobre un libro de Paul Davies: Information and the Nature of Reality, en el que reúne las investigaciones de diversos autores.

    Mi postura es que la conciencia es un elemento fundamental de la realidad. ¿A qué conclusiones puede llevar eso? Depende de la cosmovisión y de las convicciones metafísicas de cada quien.

    Ahora insisto: Explícame tú cuáles son los mecanismos que definen las estrategias de caza en los depredadores, la cooperación en las manadas cazadas para defenderse, las rutas migratorias de las aves y los peces, o las convenciones de comunicación entre las bacterias.

  81. Arturo:

    “Exactamente el mismo discurso vacío que avala todo el darwinismo: es instintivo porque es instintivo”

    No es un discurso vacío.

    Hay comportamientos que sabemos que los animales e insectos los aprenden. Hay otros comportamientos que sabemos que no pueden aprenderlos.

    La habilidad para construir nidos adecuado se aprende con la práctica. los recorridos de las migraciones también. Otras comportamientos no se aprenden: los insectos responden a ciertas feromonas sexuales. No hay un proceso de prueba y error para determinar que feromonas son las que corresponden a la especie. Los insectos “saben” a qué feromonas deben responder.

    “Puede ser que si le preguntas a todos los animales que instruyen a sus crías cómo va eso de ser lo que son te dé alguna pista. Sabes bien que hay animales que si permanecen aislados de su hábitat natural, cuando los quieren reintegrar a su ecosistema resulta un gran problema.”

    Pero, ¿puede el aprendizaje alterar la estructura genética o la morfología de un individuo? ¿Y qué ocurre con las plantas?

    “¿O tú crees que las rutas migratorias, el establecimiento de comunidades en los insectos, etc. son fruto del azar?”

    Podrían serlo. ¿Usted plantea que una cierta especie recorre una ruta migratioria porque alguna vez un individuo de esta especie, si haber estado nunca en el destino de la migración, SABÍA lo que iba a encontrar en ese lugar a pesar de que nunca estuvo allí?

    Es mucho más lógico pensar que en principio había numerosas rutas migratorias y sólo continuaron siendo utilizadas aquellas que resultaron adecuadas porque los individuos que migraron a destinos no adecuados perecieron. De alguna forma, el impulso de orientar la migración en determinada dirección quedó registrado en el contenido genético de los individuos. Como si tuvieran “gusto” por dirigirse hacia el polo magnético, o seguir cierta corriente marina.

    Como sustento a esta hipótesis, existen numerosas especies que tienen un comportamiento migratorio desorganizado, donde los individuos se dispersan en muchas direcciones, y muchos de ellos perecen.

    Por otro lado, no se de ninguna “convención de comunicación” entre bacterias (salvo los mecanismos químicos por los que las bacterias se comunican, que son simples interacciones químicas).

  82. Arturo:

    1) Yo no me apropié del principio antrópico. No dije que es mío.

    2) “La lógica y las matemáticas, principios fundamentales para hacer ciencia, no son de orden materialista, son de orden mental. Sin ellos no podríamos hablar de absolutamente nada.”

    No contesta mi pregunta: ¿usted está pudiendo distinguir de aquellos que pretenden reducir TODA la realidad a términos materialistas de aquellos que sólo aplican los términos materialistas para explicar una parte de la realidad?

    3) “Pues si a ti te parece muy afectuoso referirse a los seres vivos como meros autómatas programados, está bien”

    No tiene nada que ver una cosa con la otra. Además, no conozco a ningún científico que se refiera a los seres vivos como meros autómatas programados. Lo que sí pienso es que usted no comprende realmente la teoría de la evolución, no el rol de la ciencia, ni el alcance de las teorías científicas.

    De todos modos, que especulemos sobre si los biólogos quieren o no a los seres vivos no aporta nada al debate.

    4) Contesto brevemente a su pregunta: “Ahora insisto: Explícame tú cuáles son los mecanismos que definen las estrategias de caza en los depredadores, la cooperación en las manadas cazadas para defenderse, las rutas migratorias de las aves y los peces, o las convenciones de comunicación entre las bacterias.”

    La selección natural. Por ejemplo, está comprobado que en general, los depredadores solitarios son menos eficientes en sus cacerías (el porcentaje de ataques exitosos es menor) que depredadores similares que atacan en grupo. Un par de ejemplo: los chitas o los osos polares vs. las hienas o los perros de caza del Cabo.

    Si en una misma especie, algunos individuos se sintieran instintivamente inclinados a cazar en forma solitaria, mientras que otros se sintieran instintivamente inclinados a cazar en grupo, es probable que los segundos tuvieran más éxito, se alimentaran mejor, crecieran más, compitieran más efectivamente por territorio y por parejas, se reprodujeran más, y dejaran más descendencia.

    También hay casos donde la adopción general de nuevas prácticas se produce por aprendizaje, lo que se ha observado en monos y en algunas aves.

    De todos modos, un cambio de hábito no necesariamente implica un cambio evolutivo. Y hay cambios evolutivos que no implican procesos que puedan aprenderse, sino sólo cambios morfológicos.

    Entonces, ahora que usted ha expuesto su visión, le pediría que la aplique en un ejemplo.

    La atolón de Aldabra se formó hace 15.000 años. Las especies que lo pueblan están emparentadas con especies presentes en islas y continentes cercanos (aunque por cercano estamos diciendo centenares de kilómetros). Sin embargo, Aldabra presenta muchas especies endémicas. Es decir que a pesar de ser muy semejantes a especies de otros lugares, presentan características propias y que son favorables en Aldabra.

    Por ejemplo, un tipo de ciperácea, cuyos parientes transoceánicos tienden a emitir tallos florales mas o menos prolongados, por encontrarse en este atolón en área que sufren un intenso pastoreo por parte de las tortugas de Aldabra, que permiten al pasto crecer apenas un par de centímetros sobre el suelo, emite un tallo floral muy corto, quedando las flores en la base de la planta, a salvo de las tortugas.

    ¿Cómo explicaría esto desde su visión de la conciencia y la información como fundamentales?

  83. Guillermo

    “los insectos responden a ciertas feromonas sexuales. No hay un proceso de prueba y error para determinar que feromonas son las que corresponden a la especie. Los insectos “saben” a qué feromonas deben responder.”

    Los insectos, es una generalización. Piensa en las hormigas que construyen hormigueros y tienen establecida una división del trabajo. ¿Las feromonas contienen las instrucciones de ingeniería y rango social? ¿Las hormigas son una sola por sí mismas o integran un organismos complejo entre todas? ¿Cómo es que se centralizó la reproducción y esta gesta la cantidad necesaria de obreras o guerreras? ¿Es esto un comportamiento inteligente? Y si sí lo es, ¿de dónde se adquirió?

    “salvo los mecanismos químicos por los que las bacterias se comunican, que son simples interacciones químicas”

    Si son interacciones químicas o señales de humo, da igual. Lo que señalo es que existe comunicación.

    “¿usted está pudiendo distinguir de aquellos que pretenden reducir TODA la realidad a términos materialistas de aquellos que sólo aplican los términos materialistas para explicar una parte de la realidad?”

    Lo distingo perfectamente. Pero parece que el fisicalismo pretende reducir TODA la realidad a sus criterios.

    “no conozco a ningún científico que se refiera a los seres vivos como meros autómatas programados.”

    Por favor, no seamos ingenuos. Esa es parte del paradigma. El gencentrismo determinista.

    “De todos modos, que especulemos sobre si los biólogos quieren o no a los seres vivos no aporta nada al debate.”

    Sí lo aporta por lo expuesto anteriormente.

    “¿Cómo explicaría esto desde su visión de la conciencia y la información como fundamentales?”

    Shapiro presenta el caso de la resistencia de las bacterias a los antibióticos como ejemplo. Esto no sucede por la acumulación de mutaciones aleatorias, sino por la adquisición de segmentos de ADN disponibles en el medio ambiente, útiles para responder a esa amenaza.

    Por otro lado, asume no un árbol de la vida al estilo de Darwin, sino una red de la vida en la que existe un intercambio de información entre todos los seres vivos. Lo que resulta más lógico y resuelve muchos problemas en el esquema evolutivo, como pudiera ser la Explosión Cámbrica.

    Ahora te invito a que consideres que cada representación que observamos en el universo es una resignificación de la propia realidad por cualidades emergentes amparadas en un banco informático ilimitado.

  84. Arturo:

    “¿Las feromonas contienen las instrucciones de ingeniería y rango social?”

    No, no son las feromonas. Está comprobado que el tipo de alimentación, y otros factores vinculados a la crianza, que recibe la larva condicionan el rango que va a cumplir el adulto en insectos sociales.

    “Si son interacciones químicas o señales de humo, da igual. Lo que señalo es que existe comunicación”

    Visto de esa forma, el Sol se comunica con la Tierra, las nubes se comunican con el suelo, la Luna se comunica con los mares, etc.

    Sabemos que existen especies animales y vegetales sensibles a la duración del día, y que cambios en la duración del día afectan su fisiología, desencadenando, por ejemplo, el ciclo reproductivo, de forma tal que siempre se reproducen en una época del año. Sabemos que este proceso se basa en un órgano o un ciclo bioquímico sensible al fotoperíodo que desencadena una respuesta hormonal.

    ¿Es lo mismo que decir que los animales y plantas saben distinguir las estaciones y planifican cuando van a reproducirse?

    “Shapiro presenta el caso de la resistencia de las bacterias a los antibióticos como ejemplo. Esto no sucede por la acumulación de mutaciones aleatorias, sino por la adquisición de segmentos de ADN disponibles en el medio ambiente, útiles para responder a esa amenaza.”

    Si mal no recuerdo lo leído, lo que Shapiro propone es que en ciertas condiciones la frecuencia de ocurrencia de las mutaciones se acelera. O, que bajo ciertas condiciones, ciertas porciones del ADN tienen una mayor predisposición a mutar.

    No he leído nada sobre la “adquisición de segmentos de ADN”, pero desde ya, el ADN no anda flotando por ahí (y menos genes completos y funcionales), y aunque así fuese, para una bacteria no es complicado incorporar una molécula que anda dispersa en el ambiente. Pero para un organismo pluricelular, incorporar una secuencia de ADN, y conseguir LA MISMA secuencia de ADN para incorporar en sus millones de células, ¿no le parece un poco difícil? Trate de explicar ahora la resistencia de los insectos a pesticidas. ¿Qué propone? ¿Qué los campos están llenos de genes de resistencia a los diferentes pesticidas y que en determinado momento los insectos los absorben porque les parece que les hace falta? ¿Y que entonces el ADN de todas sus células incorpora esa modificación?

    De nuevo, Shapiro expone cosas que son muy bonitas a nivel molecular y celular. Pero no nos olvidemos que estamos tratando de explicar por qué las aves tienen plumas, las ballenas no tienen patas, y los mamíferos producen leche.

    “Por otro lado, asume no un árbol de la vida al estilo de Darwin, sino una red de la vida en la que existe un intercambio de información entre todos los seres vivos. Lo que resulta más lógico y resuelve muchos problemas en el esquema evolutivo, como pudiera ser la Explosión Cámbrica.”

    El concepto de “árbol de la vida” hoy en día no es aceptado ni por los darwinistas. La “red de la vida” no es una novedad que propone Shapiro. Los darwinistas vienen proponiendo un concepto similar hace tiempo.

    Con respecto al intercambio de información entre seres vivos, es un concepto teórico muy lindo. Sólo tiene un problema: si es real, debe estar ocurriendo en estos momentos, y usted debería poder darme un ejemplo de “intercambio de información entre seres vivos”.

    De hecho, ya que usted sugiere que ese “intercambio de información” podría explicar la explosión del Cámbrico, sería interesante que brinde un ejemplo de megaevolución sustentado en el “intercambio de información entre seres vivos”. O un ejemplo cualquiera de evolución (micro, macro o mega) que se pueda explicar mediante ese proceso.

  85. Respuesta a Arturo cuando dice “cada representación que observamos en el universo es una resignificación de la propia realidad por cualidades emergentes amparadas en un banco informático ilimitado.” ¿eso que es lo que es? Por más que me esfuerzo no acabo de entender que puede significar esto en “roman paladino”.

    Vamos a ver, los comportamientos emergentes se observan cuando elementos simples se comunican con otros elementos simples y forman un entramado de comunicaciones en los que se observa que el comportamiento sumado del conjunto y sus interacciones muestra comportamientos nuevos que, a su vez, se mantienen uniformes entre umbrales. Conforme se superan estos umbrales (aumenta el numero de nodos más allá de un limite) se observa la emergencia de otros comportamientos nuevos que no se observaron con anterioridad. Y esto debería ser suficiente para responder a tu pregunta del hormiguero porque es exactamente así como se comporta.

    En cuanto a “árbol de la vida” no es de Darwin sino de Linneo y deberías actualizar este concepto porque lo que se considera actualmente en ortodoxia taxonómica no es el antiguo “árbol filogenético” sino la clasificación por clados que admite las relaciones cruzadas que, efectivamente, se han demostrado y que no eran posibles de clasificar adecuadamente en el sistema anterior (así es la ciencia, sus conceptos cambian con los nuevos conocimientos demostrados).

    Las bacterias pueden tomar fragmentos de ADN del medio (procedentes de la desintegración de otras bacterias) ¿que problema hay con esto? Si la bacteria resultante esta mejor adaptada al medio sobrevivirá más que las que estén peor adaptadas (esto pura ortodoxia darwiniana) ¿Como decir que la teoría de la evolución está equivocada si no la conocen?

  86. las bacterias son un estupendo ejemplo de las limitaciones del alcance explicativo de la ortodoxia darwiniana.
    En efecto, pueden “tomar” fragmentos de ADN del medio, experimentar procesos de Transferencia Genética Horizontal, son “promiscuas” y capaces de mutar sobremanera…
    Pero como sentenciara P.P. Grassé, “las bacterias mutan, pero no evolucionan”
    Las bacterias siguen siendo bacterias desde hace 3.000 millones de años. Nunca una bacteria ha mutado para dejar de ser bacteria. Pero no era eso lo que Darwin pretendía; no se trataba de mutar para que un rasgo accidental cambiase o se generalizase o para que una adaptación funcional se concretase. Lo que Darwin pretendía haber explicado es el proceso de adquisición de complejidad que justificase la aparición de las formas biológicas más desarrolladas. desde una bacteria hasta una ballena.
    Ni las polillas moteadas, ni los pinzones y sus picos menguantes o crecientes, ni los insectos y su resistencia a los pesticidas, ni el cambio de color en la piel de los roedores en el desierto, nada de eso
    sirve para justificar el proceso de evolución experimentado por las formas vivas.

  87. “Ni las polillas moteadas, ni los pinzones y sus picos menguantes o crecientes, ni los insectos y su resistencia a los pesticidas, ni el cambio de color en la piel de los roedores en el desierto, nada de eso
    sirve para justificar el proceso de evolución experimentado por las formas vivas.”

    Bueno, entonces proponga un mecanismo que permita explicar al evolución experimentadas por las formas vivas y lo discutimos.

    Hasta ahora lo único que han planteado son mecanismos por los cuales las variaciones en el ADN no serían fortuitas. Eso sólo no explica el proceso evolutivo que ocurrió en la Tierra.

  88. Shapiro explica en sus trabajos que muchos de los procesos de cambio o variación en los organismos vivos han sido documentados y observados como procesos de ingeniría molecular.
    Lo que no ha podido demostrar Shapiro (ni nadie) es que tales mecanismos sean exactamente los mismos que han propiciado en el pasado los grandes cambios evolutivos.
    La ciencia avanza y ahora sabemos más que antes, pero estamos muy lejos de tener explicaciones para los grandes enigmas de la vida y de la evolución.
    Algo sí sabemos y es que las mutaciones fortuitas producen desarreglos, distorsiones y colapsos de los sistemas biológicos y que allí donde se han observado cambios favorables en términos adaptativos (no hable de cambios evolutivos por aumento de complejidad de los sistemas que nunca han sido observados) lo que hay en juego normalmente son mutaciones aparentemente dirigidas, procesos de ingeniería molecular, adaptaciones por pérdida de información…
    En definitiva, nada que ver con la ortodoxia darwinista

  89. Mire Felipe, puede que a usted no le guste pero eso es evolución y el hecho de que nunca una bacteria ha mutado para dejar de ser una bacteria no deja de ser una opinión sin ningún tipo de sustento. ¿Me podría explicar como se originaron las mitocondrias?

  90. Guillermo

    “No, no son las feromonas. Está comprobado que el tipo de alimentación, y otros factores vinculados a la crianza, que recibe la larva condicionan el rango que va a cumplir el adulto en insectos sociales.”

    ¿Y esa estructura organizativa (comportamiento) quién la decidió?

    “Visto de esa forma, el Sol se comunica con la Tierra, las nubes se comunican con el suelo, la Luna se comunica con los mares, etc.”

    Me gustaría saber cómo haces tú para distinguir el sol, la tierra, las nubes, la luna y los mares de los seres vivos.

    Respecto a Shapiro, mejor que hable él por sí mismo:

    In the early days of molecular biology, bacterial geneticists applied conventional evolutionary concepts from the pre-DNA period to explain the evolution of antibiotic resistance. The theory was that mutations could alter the structure of cell components and either block entry of the drugs into the bacteria or prevent their action on cellular targets, such as the enzymes essential to cell wall synthesis. Even if the initial mutation did not confer a high degree of resistance, accumulation of several sequential changes would result in resistance to the antibiotic levels used in clinical medicine. Indeed, a wide variety of laboratory experiments confirmed this theory, and bacterial geneticists isolated the predicted mutant strains. In virtually all cases, the resistant mutants grew less well than the parental sensitive bacteria, leading to the comforting conclusion that resistant bacteria would not significantly accumulate in nature. The degree of confidence was so great that the U.S. Surgeon General in 1967 declared that “the war against infectious diseases has been won” (Fauci 2001).

    There were problems both with the science and the new public health policy based on it. The Surgeon General “misunderestimated” the bacteria, which followed their own evolutionary rules and did not listen to what the scientists said they should do. Although experimentally confirmed, the mutation theory of antibiotic resistance failed to account for most cases in the real world. Resistance continued to spread among bacteria isolated in clinics around the globe. Even more ominously, different strains of pathogenic bacteria increasingly displayed resistance to more than one antibiotic at a time. Research pioneered in Japan found that multiple antibiotic resistances could be transferred simultaneously from one bacterial species to another (Watanabe 1967). The DNA agents responsible for this transfer are circular molecules that are called multidrug resistance plasmids, which can move from one cell to another (Clowes 1973; Novick 1980). Moreover, the resultant multiply resistant bacteria were not altered in their cellular structures or inhibited in their growth properties. Rather, they had acquired new biochemical activities that could destroy or inactivate the antibiotics, chemically alter their targets, or remove them from the bacterial cell (Davies 1979; Levy 1998).

    Multiple antibiotic resistance clearly represented genome change and evolution of a type unimagined in the pre-DNA period. DNA molecules could be transferred “horizontally” between unrelated cells rather than inherited from ancestral cells. Moreover, horizontally transferred DNA could carry complex sets of genetic information encoding multiple distinct biochemical activities. Evolutionary leaps involving several characteristics at once could occur through horizontal DNA transfer.

    Over time, it became increasingly clear that bacteria and other microorganisms engage in a great deal of horizontal DNA swapping. In addition, these small cells have an ample toolbox of natural genetic engineering mechanisms to incorporate and rearrange this horizontally acquired DNA (Miller 1998; Shapiro 2011). In the early 1980s, two obscure French-Canadian microbiologists published a book called A New Bacteriology, postulating a radically different approach to thinking about bacterial evolution (Sonea and Panisset 1983). Sonea and Paniset argued that bacteria have a huge collective genome distributed throughout nature in different kinds of cells, in viruses and latent in the environment. When a new ecological niche appears, bacteria can assemble the genomic assets they need to exploit the opportunity.

    Cayetano

    “Vamos a ver, los comportamientos emergentes se observan cuando elementos simples se comunican con otros elementos simples y forman un entramado de comunicaciones en los que se observa que el comportamiento sumado del conjunto y sus interacciones muestra comportamientos nuevos que, a su vez, se mantienen uniformes entre umbrales. Conforme se superan estos umbrales (aumenta el numero de nodos más allá de un limite) se observa la emergencia de otros comportamientos nuevos que no se observaron con anterioridad. Y esto debería ser suficiente para responder a tu pregunta del hormiguero porque es exactamente así como se comporta.”

    Todo muy coherente, por supuesto. En nada de esto veo que intervenga el azar.

    “Si la bacteria resultante esta mejor adaptada al medio sobrevivirá más que las que estén peor adaptadas (esto pura ortodoxia darwiniana)”

    Creo que el tema de que sobreviven los que están capacitados para sobrevivir se ha tratado ya muchas veces aquí (corre el que está adaptado para correr, vuela el que está adaptado para volar y nada el que está adaptado para nadar).

    “¿Como decir que la teoría de la evolución está equivocada si no la conocen?”

    ¿Cuál de todas? Explícanos la tuya a ver si entendemos de qué nos hablas.

  91. Cayetano,
    Transcribo unas citas del libro de Javier Sampedro “Deconstruyendo a Darwin”

    “Pero también es cierto que las bacterias no lograron durante estos eones ningún incremento significativo de complejidad. Vida unicelular eran y en vida unicelular se quedaron. Incluso las bacterias actuales tienen el mismo grado de complejidad que las primeras pobladoras de la Tierra pese a que llevan casi 4.000 millones de años reproduciéndose, mutando y sometiéndose al examen permanente de la selección natural.” (pag 38. Nótese JS no dice “evolucionando”)
    “No hay evidencias claras de una transición gradual entre las bacterias y las primeras células eucariotas… Este tipo de transiciones aparentemente bruscas, sin evidencias de transición gradual, sin intermediarios que tengan representantes actuales, y que ocurren una sola vez en la historia, son justamente la bestia negra del darwinismo… “(p. 40-41)
    Y refiriéndose a la teoría de la endosimbiosis seriada de Margulis en p. 42 dice:
    “Afortunadamente, gracias a la genial bióloga estadounidense Lynn Margulis, hoy tenemos la solución a este desconcertante enigma: una explicación científica mucho más sensdata, lúcida y creativa que la que se ha empeñado en sostener la ortodoxia neodarwinista durante los últimos 35 años… la ortodoxia se ha resistido con uñas y dientes a aceptar la teoría de margulis por el sencillo hecho de que no encaja en sus prejuicios darwinistas. Pero si usted logra liberarse de ese lastre irracional y anticientífico verá inmediatamente que la idea de margulis no sólo es la correcta sino que está dotada de un luminoso poder explicativo.”… “pero la selección natural no fue la fuerza innovativa que generó esa gran innovación”
    Por supuesto JS celebra esta brusca innovación como un éxito fascinante de un proceso materialista, ciego y puramente mecánico lo cuál no deja de ser una obcecación y un prejuicio no menos irracional que el que él denuncia entre los seguidores de la ortodoxia darwinista, pero eso es agua de otro costal.
    Lo que aquí vengo a exponer simplemente es que las bacterias no suponen un ejemplo de evolución darwinista muy boyante que digamos sino todo lo contrario y que distintos episodios de la evolución de las formas vivas exigen distintas teorías científicas que las expliquen. No existe una “teoría del todo” en biología, no existe un principio explicativo único ni una única naturaleza en los procesos de cambio. Y repito, el darwinismo entendido como mera acumulación de errores no explica ninguno de los pasos claves en la historia de la vida.

  92. Arturo:

    “¿Y esa estructura organizativa (comportamiento) quién la decidió?”

    Yo no lo se. Usted me imagino que tampoco. De hecho, ¿por qué alguien debe haberlo decidido?

    “Me gustaría saber cómo haces tú para distinguir el sol, la tierra, las nubes, la luna y los mares de los seres vivos.”

    Es muy fácil si uno usa el criterio correcto. Si consideramos que una mera reacción química es una forma de comunicación consciente, por ejemplo, no podemos distinguir algo inanimado de una forma de vida.

    A ver, vamos a ver que dice Shapiro:

    “In the early days of molecular biology, bacterial geneticists applied conventional evolutionary concepts from the pre-DNA period to explain the evolution of antibiotic resistance”

    “Indeed, a wide variety of laboratory experiments confirmed this theory”

    “DNA molecules could be transferred “horizontally” between unrelated cells rather than inherited from ancestral cells.” (Sí, en bacterias)

    “Evolutionary leaps involving several characteristics at once could occur through horizontal DNA transfer.” (Sólo está agregando un mecanismo para generar variabilidad genética; esto no contradice la teoría de la evolución).

    “Over time, it became increasingly clear that bacteria and other microorganisms engage in a great deal of horizontal DNA swapping.” (¿Se puede extrapolar a animales pluricelulares?)

    “Sonea and Paniset argued that bacteria have a huge collective genome distributed throughout nature in different kinds of cells, in viruses and latent in the environment. When a new ecological niche appears, bacteria can assemble the genomic assets they need to exploit the opportunity.”

    Esto último no es ninguna novedad. Pero de nuevo, muchas cosas que son posibles para las bacterias, no lo son para seres pluricelulares. Al asumir que un proceso comprobado en bacterias puede extrapolarse a otros seres vivos están haciendo lo mismo que los darwinistas y neodarwinistas hacen al explicar la megaevolución con microevolución.

    ¿Qué evidencias en el registro fósil sustentan lo que dice Shapiro?

  93. “Todo muy coherente, por supuesto. En nada de esto veo que intervenga el azar.”

    Claro que no. Es la teoría de la evolución.

  94. “Shapiro explica en sus trabajos que muchos de los procesos de cambio o variación en los organismos vivos han sido documentados y observados como procesos de ingeniría molecular”

    ¿Sí? ¿Muchos? ¿Ejemplos?

    “Lo que no ha podido demostrar Shapiro (ni nadie) es que tales mecanismos sean exactamente los mismos que han propiciado en el pasado los grandes cambios evolutivos”

    Entonces está igual que Dawkins.

    “En definitiva, nada que ver con la ortodoxia darwinista”

    Que dice que la selección natural opera sobre la variabilidad genética existente. Usted lo que está diciendo es que la composición genética de una población no depende de la selección natural o de sus progenitores.

    (Cabe recordar que, como cuando Darwin formuló su teoría no se conocía el ADN, es IMPOSIBLE que la ortodoxia darwinista se haya centrado en el ADN y sus modificaciones).

    Además, insisto:

    No alcanza con que una novedad biológica aparezca.

    ¿Cómo se vuelve una característica (nueva o no) de algunos individuos común a toda una población?

    Eso es lo que explica la teoría de la evolución (como un rasgo se vuelve característico de toda una población) y eso es lo que quiero saber cómo explica Shapiro.

  95. Guillermo
    Muchas de tus cuestiones se resuelven sencillamente leyendo el libro de Shapiro.
    Lo que denota una falta de objetividad galopante es que te dediques a bombardear con críticas a un libro que no has leído.
    Claro que eso mismo es lo que ha hecho Jerry Coyne como relatábamos el otro día.
    Eso hizo también no hace mucho el biólogo-ateo Robert Saunders cuando criticó duramente una conferencia en londres de Stephen Meyer sobre su libro “Signature in the Cell” sin haber asistido a la conferencia ni haberse leído el libro.

    (Lo de que “es imposible que la ortodoxia darwinista se centre en el ADN y sus modificaciones” ya sólo denota el desvarío de la impotencia.)

  96. Los cuatro puntos fundamentales de la teoría de Darwin fueron:

    1) Las formas de vida no son estáticas sino que están en constante cambio.

    2) El proceso de la evolución es gradual, lento y continuo.

    3) Los organismos parecidos están emparentados.

    4) Se producen variaciones espontáneas en los individuos y aquellos cuyas variaciones les facultan para adaptarse mejor al medio sobreviven y se reproducen en mayor medida que el resto.

    ¿Significa esto que la “teoría de la evolución” acepta ciegamente estos cuatro puntos? No. Se mantienen invariables el punto 1 y el 4. Los puntos 2 y 3 han sido corregidos para adaptarse a la realidad observada (Ver, por ejemplo, Stephen Jay Gould “La estructura de la Teoría de la Evolución”).

    Ustedes se empeñan en discutir los postulados “darwinistas” cuando la propia “teoría de la evolución” ha sido corregida durante los últimos 140 años. Aunque si que hay un punto que ha permanecido invariable: “los organismos mejor adaptados al medio sobreviven y, en consecuencia, se reproducen más que el resto”

    En lo que respecta a la genética, es completamente correcto lo que ha dicho Guillermo, Darwin nunca llegó a conocer, siquiera, los trabajos de Mendel, entre otras cosas porque no tuvieron mucha difusión así que difícilmente se puede hablar de que la teoría original contemple el ADN ya que su funcionamiento no fue descubierto hasta los años 40 del siglo 20 (aunque había sido asilado 75 años antes).

    Por lo que respecta a la simbiosis de la mitocondria, se considera la hipótesis más probable porque los datos apuntan en ese sentido; de ahí a defender que “casi todo” procede de endosimbiosis va un abismo y en ese abismo se encuentra Sampedro y se encontraba Margulis; es evidente que no hay objeciones a la posibilidad de endosimbiosis sino no se hubiera aceptado en ningún caso.

  97. Yo concuerdo totalmente con el comentario 49 de Cayetano. Me parece que la suya es una excelente síntesis de la teoría de la evolución.

  98. Nadie discute qué es lo que dijo Darwin o qué es lo que dice la Teoría Sintética Moderna de la Evolución. Ya sabemos que Darwin no tenía ni idea de biología o de genética, y por supuesto nada conocía del ADN. Pero no creo que haga falta aclarar que cuando se debate el darwinismo en la actualidad nos estamos refiriendo a la TSM que se considera absolutamente identificada con el espíritu de las propuestas de Darwin.
    En realidad la propuesta de Darwin del siglo XIX ni siquiera puede considerarse una auténtica propuesta científica, no al menos en los términos en los que Thomas Kuhn considera debe expresarse una teoría, definiendo con precisión los mecanismos que explican el hecho analizado. Lo que Darwin propuso no alcanza el estatus de teoría y se queda simplemente en hipótesis. El rango de teoría (aunque sea de teoría falsa) solo se alcanza con la síntesis moderna y los conocimientos de genética y biología desarrollados a lo largo de las primeras décadas del siglo XX.

    Lo que se viene exponiendo en los últimos artículos es que una parte creciente de la comunidad científica, a la luz de los descubrimientos recientes considera que se trata de un intento fallido de explicar la realidad. Es importante reseñar que tal como menciona Adam Wilkins los científicos entre los que el escepticismo hacia la TSM es mayor son los que provienen del campo de la microbiología o el evolucionismo del desarrollo. Es decir, los que se dedican a investigar en aquellas áreas que nos están proporcionando los nuevos descubrimientos sobre los misterios de la vida.

    Decir que los mejor adaptados sobreviven y tienen mayor descendencia sigue siendo una tautología y en absoluto explica la emergencia de las grandes novedades biológicas. Además, y dado que para que tal mecanismo de difusión de rasgos pueda operar es preciso el aislamiento de las poblaciones (evolución alopátrica) queda sin explicar el objetivo principal por el que Darwin se sirvió de la idea de selección natural que es la desaparición de las especies originales de las que una determinada población se hayan escindido. La separación impide el carácter aniquilador o de exterminio de las poblaciones antecesoras que es un concepto esencial en el discurso de “El origen de las especies”.

    En cuanto a la endosimbiosis, evidentemente las ideas de Margulis sobre su papel predominante en el proceso evolutivo no han sido seguidas por nadie que yo conozca. (No tengo claro que Sampedro haya declarado compartirlas). La hipótesis de la endosimbiosis seriada es muy interesante para explicar la emergencia de las células eucariotas pero es una propuesta llena de lagunas todavía no resueltas que impiden considerarla una teoría suficiente para justificar el evento.

  99. Respuesta a Felipe cuando dice: “Decir que los mejor adaptados sobreviven y tienen mayor descendencia sigue siendo una tautología”. Falso; existen múltiples experimentos que lo demuestran, hasta he descrito uno con Caenorhabditis elegans y Serratia marcescens pero, entonces usted ha dicho que eso no es evolución y, claro, si evolución es “lo que usted piensa que es evolución” pues entonces “Roma locuta est, causa finita est”.

    Y cuando dice: “Decir que los mejor adaptados sobreviven y tienen mayor descendencia … en absoluto explica la emergencia de las grandes novedades biológicas”. Esto es una opinión y como argumento, hasta ahora, sólo a aportado la “creencia” en una “inteligencia” interviniente que no sólo no es capaz de demostrar sino que ni siquiera sabe definir.

    Y cuando según creo pretendía decir (ya me corregirá si me equivoco): “la acumulación de pequeños cambios … en absoluto explica la emergencia de las grandes novedades biológicas”. Pues verá, si, si las explica, por ejemplo: El bipedismo supone unas enormes modificaciones estructurales que se pueden producir con unos mínimos cambios genéticos en marcadores (que afectan tridimensionalmente a todos los ejes anatómicos) que produzcan un acortamiento del campo morfogenético de la pelvis en el embrión (ver, por ejemplo, Juan Luis Arsuaga “El enigma de la esfinge” pg. 258) y, de hecho, se han observado casos de una modificación estructural que propicia la preferencia por la locomoción bipeda en los descendientes de un cruce accidental (en un circo) entre un macho bonobo y hembras de chimpancé (ver, Frans de Waal “El mono que llevamos dentro” pg. 249).

  100. Cayetano
    la literatura científica está llena de ejemplos y reconocimientos de que existen una ingente cantidad de órganos, formas biológicas, aparatos moleculares, sistemas de transcripción, rutas metabólicas, códigos y memorias orgánicos etc etc que no tienen una explicación razonable como producto de la acumulación de errores fortuitos.
    Por otro lado, como recordarás, Darwin estableció de manera rotunda (y en absoluto caprichosa ni poco razonable) que si un solo organismo no pudiera ser explicado según su modelo gradualista, su modelo habría fracasado por completo.
    No se trata de demostrar que un mecanismo biológico concreto puede haber surgido de forma gradualista, se trata de estudiar científicamente cuáles son los límites de tales eventos de acuerdo con las observaciones que la ciencia nos depara. Este es el tema central del libro de Behe “The edge of Evolution”

  101. Dentro de esa “ingente” cantidad de ejemplos tenemos dos “banderas” del señor Behe, el ojo y el flagelo bacteriano, que también han sido perfectamente explicados mediante cambios graduales (que no es el único proceso conocido pero si el más usual). Si al señor Behe no le gustan las explicaciones debería aportar alternativas razonables, en lugar de eso recurre a la existencia totalmente desconocida y extemporanea de una supuesta “inteligencia interviniente” cuya existencia tampoco demuestra osea, mas de lo mismo que estamos viendo aquí, creencias que se quieren hacer pasar por ciencia.

    En cuanto al mecanismo, no son “errores fortuitos” son (fundamentalmente aunque no únicamente) mutaciones que se dan en unas tasas constantes y conocidas. Esto es así porque el proceso de replicación no produce copias exactas sino que funciona reconstruyendo por afinidad con las bases; nada indica que el sistema pudiera funcionar mejor haciendo replicas exactas.

    Me importa muy poco si el modelo de Darwin ha fracasado o no, la ciencia avanza precisamente porque no tiene dogmas y, en consecuencia, cualquier postulado científico está destinado a ser sustituido por otro mejor; la actual “teoría de la evolución” es, sin duda, más correcta que la darwiniana. Lo que realmente es asombroso es que su afirmación fundamental siga vigente siglo y medio después.

  102. Cayetano,

    Las supuestas críticas al carácter irreduciblemente complejo de multitud de maquinarias moleculares, organismos, sistemas biológicos, rutas metabólicas, etc, son normalmente poco más que mero “wishful thinking”, es decir, propuestas especulativas totalmente faltas de verificación empírica de ningún tipo. Quizás el debate más habitual es el que afecta al icono de la complejidad irreducible, y sobre el que se ha propuesto el Sistema de Secreción Tipo III como una hipótesis de un sistema funcional antecedente co-optado luego para una función posterior en lo que se ha venido instituyendo como la “ruta dialéctica” más habitual en la literatura darwinista contemporánea para soslayar la consistencia de las objeciones a sus fantasiosas soluciones.Muchos escritos y libros han tratado el tema con suficiente contundencia. Por supuesto el que quiera aferrarse al clavo ardiendo de una hipótesis fantasiosa para justificarse en sus convicciones metafísicas seguirá haciendolo, pero si algún lector tienen un interés sincero en conocer los argumentos científicos más elaborados al respecto aquí va un link que le puede ser de utilidad
    http://www.discovery.org/f/389

    En todo caso mi comentario anterior se refería al “otro” libro de Behe, “The Edge of Evolution” que documenta a partir de una amplia base científica los límites de lo que, en su opinión, puede ser alcanzado por un proceso de cambio darwinista y lo que no.

    En cuanto al darwinismo, tu comentario es verdaderamente sorprendente. Pareces admitir que se pueda invocar el fracaso del darwinismo para de inmediato sostener que su afirmación fundamental “siga vigente siglo y medio después”. Si tenemos que hacer caso al hiperdarwinista Francisco Ayala, la “afirmación fundamental” del darwinismo es la justificación del diseño sin diseñador. El problema es que si la teoría científica que sustenta una afirmación metafísica como esa fracasa, entonces difícilmente puede ésta seguir vigente.

  103. Mi comentario solo puede sorprender si se desconoce que el destino de cualquier teoría científica es ser sustituida por otra mejor y, lógicamente, la actual “teoría de la evolución” mejora la teoría original pero la genialidad de Darwin no fue elaborar una teoría sino dar con el punto fundamental que, asombrosamente, continúa invariable (la supervivencia del más apto) y, lejos de ser una teoría metafísica, está suficiente demostrada en laboratorios y fuera de los laboratorios. Ya me gustaría a mi que usted formulara con la misma claridad que yo lo hago eso que se niega persistentemente a definir, esa inteligencia supuestamente interviniente que yo no se lo que es y, aparentemente, usted tampoco.

  104. Pues a mí constatar que el más fuerte o apto sobrevive mejor que el menos no me parece tan genial.
    Y ver inteligencia y propósito y finalidad sin al mismo tiempo ser capaz de ser tan listo como la inteligencia cuyos frutos detecto me parece en cambio de una sana modestia y de una inteligente falta de arrogancia. La arrogancia es muy propia de intelectuales, pero muy poco respetable.

  105. Esperemos que el más apto (único superviviente) coincida con la más apta (única superviviente), porque si no, no habrá un siguiente más apto, que sería el primero y último superviviente. La lógica darwinista es tan brillante que deslumbra.

  106. Supongo que la teoría de la evolución superviviente será la más apta. Claro que imagino que la teoría más apta será la que sobreviva.

    Mientras resolvemos ese enigma podemos reflexionar en torno a la inteligencia diseñadora. En realidad no hay que inventar nada. ya los filósofos de la antigüedad reflexionaban sobre ella Permíteme transcribir un párrafo de mi libro “Evolucionismo y conocimiento racional”:

    La inferencia de diseño es vieja como la propia Humanidad. Ya en el siglo quinto antes de Cristo Anaxágoras intuía el Nous, es decir, una inteligencia suprema como causa primera de todo lo existente. Aristóteles recogió las opiniones de Anaxágoras en su “Metafísica”. Lo que animó a Anaxágoras a intuir una causa inteligente en el origen del Universo fue la belleza y el orden que encontramos en él. Dice Aristóteles en su “Metafísica” (Libro primero, III): “En efecto, que el orden y la belleza que existen en las cosas o que se producen en ellas, tengan por causa la tierra o cualquier otro elemento de esta clase, no es en modo alguno probable; ni tampoco es creíble que los filósofos antiguos hayan abrigado esta opinión. Por otra parte atribuir al azar o a la fortuna estos admirables efectos era muy poco racional. Y así, cuando hubo un hombre que proclamó que en la Naturaleza, al modo que sucedía con los animales, había una inteligencia, causa del concierto y del orden universal, pareció que este hombre era el único que estaba en el pleno uso de su razón, en desquite de las divagaciones de sus predecesores.” Y añade, en referencia a esa Inteligencia, una matización fundamental, que “la causa del orden es a un mismo tiempo el principio de los seres y la causa que les imprime el movimiento”.

  107. Si, vale, Aristoteles creía en una “inteligencia creadora”, en la “generación espontánea” y que los fósiles eran “ludus naturae” (caprichos de la naturaleza), pero yo no se lo reprocho, era un hombre de su época.

  108. El conocimiento científico de Aristóteles era, por supuesto, imperfecto.
    Pero las intuiciones metafísicas son intemporales.
    El teorema de Pitágoras también.

  109. Darwin también pertenece a otra época. Lo que llama la atención es que haya gente en estos tiempos que siga pensando igual que él.

Deje una respuesta