Un artículo revisado por pares defiende el Diseño Inteligente. I

Por Felipe Aizpún

Un artículo recientemente publicado en la revista “International Journal of Design & Nature and Ecodynamics” respalda de forma explícita las propuestas de inferencia de diseño en la Naturaleza. Se trata de un artículo que ha superado el trámite habitualmente exigido en la literatura científica anglosajona, la revisión por pares (peer-review), y cuyo título es “Information and Entropy–Top-Down or Bottom-Up Development in Living Systems?”; su autor, el profesor Andrew McIntosh de la Universidad de Leeds.

El acontecimiento, no deja de ser un hecho notable puesto que la defensa explícita de posiciones afines al DI normalmente encuentra muy serias dificultades para poder publicar con el respaldo de otros colegas miembros de la comunidad científica o académica. Por el contrario, la actitud habitual de dicha comunidad hacia la literatura del DI es de abierto rechazo aduciendo que tales planteamientos responden a actitudes de naturaleza religiosa, es decir, “creacionista”, y por lo tanto indigna de tener un sitio en el debate científico.

La publicación de este artículo y sus vicisitudes pone de manifiesto, dos cosas: una que el DI tiene un discurso perfectamente respetable en el ámbito del pensamiento racional; dos, que la actitud beligerante de la comunidad académica contra el mismo obedece a prejuicios que limitan y constriñen las posibilidades de desarrollo y búsqueda del conocimiento humano. Un dato, el profesor McIntosh ha necesitado cuatro años de paciente espera para ver publicado su trabajo, en tanto no ha encontrado el respaldo de, al menos, dos de sus “iguales”, y en tanto el responsable editorial de la revista no ha encontrado fuerzas para acometer la osadía de dar cobijo en sus páginas a tan arriesgada propuesta intelectual. Aunque en un próximo comentario nos extenderemos sobre el contenido concreto del artículo vale la pena hacer unas reflexiones previas.

Cuatro años de negociaciones con los encargados de acreditar la valía científica de un artículo son muchos años. El hecho de haberse terminado publicando quiere decir que, en definitiva, la resistencia de sus examinadores carecía en realidad de razones sólidas para escamotear al público interesado en el tema la aportación de su autor. Significa que una aportación de interés científico ha retrasado cuatro años su divulgación y que ha impedido el avance y la reflexión en torno a tales intuiciones entre la intelectualidad internacional.

Pero lo más llamativo de este evento es, sin duda, la nota editorial que acompaña la publicación del artículo y que supone una triste muestra de sumisión al dictado imperioso y abusivo de la clase dirigente de una comunidad científica impregnada de criterios y prejuicios que atenazan la libertad y riqueza del pensamiento creador. Dice así:

“Este artículo presenta un paradigma diferente del tradicional. Es, en opinión de este Journal, un artículo exploratorio que no da una justificación completa de su perspectiva alternativa. El lector no debe asumir que el Journal o los revisores del artículo están de acuerdo con las conclusiones del mismo. Es una contribución valiosa que desafía la visión convencional de que los sistemas pueden organizarse y diseñarse a sí mismos. El Journal espera que el artículo promoverá el intercambio de ideas en este importante asunto. Se invita a realizar comentarios en forma de “Cartas al Editor”.

Es habitual y no necesita ser explicitado de forma llamativa que las propuestas e investigaciones de los miembros de la comunidad científica deben estar siempre sometidas a la crítica y la discrepancia, al análisis valorativo, al comentario y la evaluación de los colegas cualquiera que sea su contenido y alcance. Enfatizar el distanciamiento con relación al contenido del artículo por parte de quienes lo han revisado y publicado como aquí se hace, como disculpándose por el hecho de haberlo publicado ya no es tan normal. Si se ha publicado es porque cabe pensar que tanto sus revisores como el Editor están plenamente convencidos del valor científico de las ideas en él contenidas. Si tal es el caso, excusarse está de más y no hace sino reflejar una situación perfectamente anómala en la que la opinión pública en el seno de la comunidad internacional se siente empujada de forma impositiva hacia posiciones ideológicas bien establecidas.

Y es que, no puede calificarse de otra forma sino de posición ideológica, la afirmación del Editor de que la visión convencional en el ámbito científico es que los sistemas puedan organizarse y diseñarse a sí mismos; nada más irracional ni contradictorio, si bien eso es materia de estudio para otros futuros comentarios. Nos quedamos con lo positivo. El Editor no puede menos que reconocer en todo caso que el artículo representa una “valiosa contribución”, que la visión convencional de que los sistemas pueden organizarse solos es susceptible de ser desafiada en una revista científica de manera legítima, y que ello puede dar lugar a un enriquecedor intercambio de ideas. Créanme, tal como están las cosas, no es poco.

16 Respuestas para Un artículo revisado por pares defiende el Diseño Inteligente. I

  1. No te jode el termino “revision por pares”, una revista que lleva la palabra “design” en su titulo habla de diseño? que raro eh!

  2. Por otra parte se entra en la contradiccion de hacerse la victima aduciendo censura, y luego decir que lo han publicado. Eso si, diciendo que lo han publicado “a malas”. Tanto si se publica como si no tienes preparado el discurso victimista, el de la persecución por ideologia. Y no has pensado en la posibilidad de que no lo suelan publicar por su poca base empiríca o racional? y de que si a veces lo publican es como una especulación argumentada?

  3. Lo más importante no es que lo hayan publicado excusándose por hacerlo, lo más interesante es lo que postula el autor en su artículo, algo de lo que hablaremos en un próximo comentario

  4. Ya va siendo hora de que se deje a un lado el prejuicio y se empiece a favorecer la razon y a si mismo la ciencia. Un paso importante a favor de la honestidad intelectual, y en contra del dogmatismo de muchos que se ve reflejado hasta en personas como este usuario que se hacer llamar Dawkins, supongo que es un tributo para su lider casi religioso. Jejeje. Un saludo.

  5. Uno de los editores responsables de Design & Nature es Stuart Burguess, un conocido Young-Earth y miembro de “Truth in Science”, organización británica afiliada al Discovery Institute.

    Un integrante del comite editorial de Design & Nature es uno de los directores de “Truth in Science”, Andrew McIntosh, cristiano evangélico e igualmente Young-Earth, que además fue integrante del consejo de Biblical Creation Ministries.

    Es realmente necesario agregar algo más? de hecho sí: por si aun no lo han notado, Andrew McIntosh es el autor de este artículo…

  6. ¿Que con eso? Ninguno de los propugnadores del DI esconde su cosmovisión ni la motivación que dirige el trabajo que aportan profesionalmente.

    ¿Acaso no hay evolucionistas que se motivan por su cosmovisión atea?

    Richard Dawkins:

    “Un ateo antes de que Darwin podría haber dicho, prosiguiendo a Hume: “no tengo ninguna explicación para el diseño complejo biológico. Todo lo que sé es que Dios no es una buena explicación, por lo que debemos esperar con la esperanza de que alguien proponga una mejor”. No puedo dejar de sentir que tal posición, aunque lógicamente sensible, habría dejado una sensación muy insatisfecha, y que a pesar de que el ateísmo podría haber sido lógicamente sostenible antes de Darwin, Darwin ha hecho posible ser un ateo intelectualmente cumplido.”

    Richard Lewontin:

    “Nosotros tenemos un compromiso a priori, un compromiso al materialismo. No es que los métodos y las instituciones de la ciencia de alguna manera nos obligan a aceptar una explicación material del mundo fenomenal, pero, por el contrario, que nos vemos obligados por nuestra adhesión a priori a causas materiales para crear un aparato de investigación y un conjunto de conceptos que producen explicaciones materiales, sin importar que contraintuitivo, sin importar que desconcertante para los aficionados. Por otra parte, ese materialismo es absoluto, porque no podemos permitir ni un pie divino en su puerta”.

    ¿Acaso solo los ateos pueden contribuir a la ciencia?

  7. Mario:

    Intencionalmente o no, estás desviando la atención del fondo del asunto:

    • Burgess es subalterno de McIntosh en Truth in Science
    • McIntosh es subalterno de Burgess en Design & Nature
    • McIntosh es editor en la misma revista donde está publicando

    Todo lo anterior hace cuestionar la calidad de “revisado por sus pares” de esta publicación.

    Todo el mundo puede contribuir a la ciencia, incluso quienes lo hacen promoviendo una agenda religiosa (siempre y cuando sea ciencia lo que contribuyen; y no religión disfrazada de ciencia). Pero eso no es lo que está en discusión ahora. Lo que está en discusión es la legitimidad del caracter de peer-reviewed de la publicación de McIntosh, por sus vínculos con Burgess y por ser editor de la misma revista en que está publicando.

    Por cierto, no podías haber elegido a dos científicos más ideológicamente dispares que Dawkins y Lewontin. En realidad, si podrías: bastaría con que hubieras elegido a cualquiera de la inmensa mayoría de científicos creyentes que apoyan la evolución. De hecho si hubieras escogido dos científicos al azar, cun una altisima probabilidad ambos habrían sido merecedores del anacrónico término “evolucionista”…

  8. Hola Roberto,

    Gracias por mantenerte cordial y intrigado por el tema.

    Como ya lo había comentado anteriormente, la ciencia no se dicta por nuestras cosmovisiones, aun cuando se motiva por las mismas. Este es el único punto que estoy tratando de hacer. Cuando indicas que alguien es “creacionista” o “religioso” estas cometiendo una falacia que no tiene lugar en platicas sobre la ciencia. Si tienes algo que decir en respecto al argumento de McIntosh, entonces enfoca tu energía en eso y no descalifiques a alguien a priori simplemente porque es tal o tal.

    Otra cosa, si quieres cuestionar la integridad de la revisión por pares, porque no ofreces una razón no basada en tu disgusto con los “religiosos”.

  9. Mario:

    De verdad no ves el conflicto de intereses que se produce cuando un autor publica en la misma publicación peer-reviewed en la que él mismo es editor y cuando el editor en jefe de la revista es subalterno en otra organización de quien está publicando?

  10. Hola Roberto,

    La verdad, no. Una cosa es tener la sospecha y otra es comprobar que tal sospecha es válida sin prejuicio alguno. Aquí tienes la lista completa de la mesa editorial:

    HONORARY EDITOR
    The late Professor Ilya Prigogine, Nobel Prize Winner for Chemistry

    EDITORS (with special responsibility for Design & Nature)
    S.C. Burgess – University of Bristol, UK
    J.A. Bryant – University of Exeter, UK
    M. Atherton – Brunel University, UK
    A. Bejan – Duke University, USA

    ASSOCIATE EDITOR
    D. Pasini – McGill University, Canada

    EDITORS (with special responsibility for Ecodynamics)
    E. Tiezzi – University of Siena, Italy
    S.E. Jorgensen – University of Pharmaceutical Science, Denmark
    T. Chon – Pusan National University, Korea
    B. Patten – Georgia Institute of Technology, USA
    R. Ulanowicz – University of Maryland, USA

    JOINT EDITOR
    C.A. Brebbia – Wessex Institute of Technology, UK

    Editorial Board
    A. Abbott, Clemson University, USA
    M. Anand, Laurentian University, Ontario, CANADA
    I. Antoniou, Aristotle University of Thessaloniki, GREECE
    G. Asrar, NASA, Washington, USA
    M. Baez, Carleton University, Canada
    J. Baish, Bucknell University, USA
    G.S. Barozzi, Universita Degli Sudi Di Modena E Reggio Emilia, ITALY
    F. Batzias, University of Pireaus, GREECE
    D. Bogunovich, UNITEC Institute of Technology, NEW ZEALAND
    F. Botrè, University of Rome, ITALY
    E.A. Brabec, University of Michigan, USA
    A. Carpi, University of Pisa, Italy
    J.L.R. Chandler, Krasnow Uni of Advanced Study, USA
    M.W. Collins, Brunel University, UK
    J. Connor, MIT, USA
    J-L Deneubourg, Université Libre de Bruxelles, BELGIUM
    A. Ebel, University of Koln, GERMANY
    A. Farina, University of Urbino, ITALY
    B.D. Fath, Towson University, USA
    J. Fernandez, Massachussetts Institute of Technology, USA
    D. Gattie, University of Georgia, USA
    D. Ghista, Parkway Academy, SINGAPORE
    F. Gomez, Polytechnic University of Valencia, SPAIN
    S. Gorb, MPI of Metals Research, GERMANY
    W. Grassi, University of Pisa, ITALY
    M. Hartnett, University of Ireland, IRELAND
    H. Hendrickx, Free University of Brussels, BELGUIM
    C. Jenkins, Montana State University, USA
    H. Kawashima, Tokyo University, JAPAN
    B.A. Kazimee, Washington State University, USA
    D. Kirkland, David Kirkland and Associates, UK
    T. Kitahara, Chiba University, JAPAN
    G. Kukla, Columbia University, USA
    R. Lefever, Université Libre de Bruxelles, BELGIUM
    D. Lewis, Mississippi State University, USA
    R. Liebe, SIEMENS Power Generation, GERMANY
    G. Lorenzini, University of Bologna, ITALY
    V. Lysenko, Belarussian Nat Technical University, BELARUS
    R. Magin, University of Illinois at Chicago, USA
    N. Marchettini, University of Siena, ITALY
    J.C. Marques, University of Coimbra, PORTUGAL
    F.A. Martins, University of Algarve, PORTUGAL
    M.A. Martins-Loucao, University of Lisboa, PORTUGAL
    A. McIntosh, University of Leeds, UK
    J. Mikielewicz, Polish Academy of Sciences, POLAND
    J. Pauk, Bialystok Technical University, POLAND
    M. Platzer, USA
    G. Prance, UK
    M. Pulselli, University of Siena, ITALY
    A. Rey, McGill University, Canada
    M. Rustici, University of Sassari, ITALY
    M. Ruth, University of Maryland, USA
    T. Speck, Albert-Ludwigs-Universitaet Freiburg, GERMANY
    L. Serra, University of Zaragoza, SPAIN
    J. Stasiek, Gdansk University of Technology, POLAND
    F. Stevenson, Oxford Brookes University, UK
    W. Timmermans, Alterra, NETHERLANDS
    J.F. Vincent, University of Bath, UK
    S. Xu, Fudan University, CHINA
    K. Yoshizato, Hiroshima University, JAPAN

  11. La verdad, no. Una cosa es tener la sospecha y otra es comprobar que tal sospecha es válida sin prejuicio alguno.

    Entonces no entiendes el concepto de conflicto de intereses, el cual no implica necesariamente que haya ocurrido un acto deshonesto. Es simplemente una situación que genera dudas razonables acerca de la imparcialidad de los involucrados.

    Te adjunto una definición jurídica del término, pero me parece que no tendrás dificultad de extrapolar el dilema ético general que representa esta situación (el énfasis es mio):

    Se presenta cuando el servidor público deba actuar en asunto en el que tenga interés particular y directo en su regulación, gestión, control o decisión, o lo tuviere su cónyuge, compañero o compañera permanente o sus parientes dentro de cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero civil, o su socio o socios de hecho o de derecho. En este caso existe la obligación legal para el servidor de declararse impedido.

    Como en este blog parecen participar al menos tantos abogados como científicos, estoy seguro que alguien más tendrá algo interesante que decir.

  12. Hola Roberto,

    Entiendo muy bien el concepto, pero parece que tú no entiendes lo que conlleva el proceso de la revisión por pares. La revisión por pares requiere que dos o más eruditos externos hagan la revisión si algo se va a considerar para una publicación. ¿Puedes comprobar que las reglas de la revisión por pares se violaron en el caso de McIntosh? Si no, entonces no tienes nada que decir al respecto y tus objeciones son puramente prejuicios.

  13. La revisión por pares requiere que dos o más eruditos externos hagan la revisión si algo se va a considerar para una publicación.

    Pero por lo general la última palabra la tiene el editor. E independiente de que no sabemos si Burgess tuvo participación en aprobar la publicación de su jefe en Truth in Science, el hecho de que McIntosh sea editor en la misma revista donde está publicando ofrece una duda razonable acerca de la imparcialidad del proceso.

  14. Para acusar un conflicto de interés no se necesitan pruebas, sólo una duda razonable acerca de la imparcialidad del proceso.

    Existe un conocido precedente de características muy similares a este caso. Más detalles, aquí.

    (Cabe mencionar que el actual empresario/presidente de mi país vive enredado en esta clase de conflictos…)

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
Mecanismos adaptativos III. “ADN basura”

Por Cristian Aguirre Si pudieramos extraer el ADN de una de nuestras células y deshilvanar su fino enrollamiento a 4...

Cerrar