Paul Davies y el Diseño Inteligente

Por Felipe Aizpún

Paul Davies es uno de los científicos que más ha sobresalido en las últimas décadas como divulgador del conocimiento científico más avanzado a nivel del público generalista. Davies es físico de formación y carrera y sus investigaciones se han centrado en los campos de la cosmología, la teoría cuántica de campos y la astrobiología. Ha desempeñado cargos académicos en diversas Universidades del Reino Unido y Australia antes de instalarse en Estados Unidos donde dirige el instituto “Beyond” (Center for Fundamental Concepts in Science) en la Universidad Estatal de Arizona. Davies es un autor prolífico, ha escrito un buen número de libros con éxito notable y los mismos han sido traducidos a una gran cantidad de idiomas; muchos de ellos también al español.

La obra de Davies se caracteriza por una búsqueda constante del último reducto de racionalidad de la realidad. Se proyecta hasta el fondo de los límites de lo natural para intentar encontrar explicaciones suficientes al cosmos y a la vida en el ámbito de la realidad material y de las leyes que la gobiernan. Sin embargo, esta búsqueda de forma reiterada desemboca en callejones sin salida que Davies reconoce y expone con meridiana claridad.

Así por ejemplo, en su libro “La mente de Dios” Davies se plantea la justificación última de la existencia del Universo, la causa y origen del Big-Bang entendido como evento fundacional del cosmos, el origen de las leyes que lo gobiernan y la significación del carácter matemático y por tanto racional de las mismas. Davies se siente profundamente comprometido con el método científico y el naturalismo metodológico que presupone la existencia de respuestas científicas para todo lo observable, al menos como una posición de partida en la indagación. Sin embargo se ve finalmente obligado a reconocer que por muy satisfactorias que parezcan las explicaciones científicas alcanzadas siempre son deudoras de determinados presupuestos iniciales. Siempre hay una explicación última de la realidad que nos esquiva. “Así pues –nos dice Davies-, las cuestiones últimas quedarán en todo caso fuera del alcance de la ciencia empírica tal como se puede definir”.

Davies ha dedicado otro de sus libros más importantes al estudio del origen de la vida; este libro ha sido publicado en español con el título de “El quinto milagro”. En él Davies explora con inusitado rigor las teorías más actuales y los diversos escenarios propuestos para explicar la emergencia de la vida en nuestro planeta, bien como un evento acontecido directamente en el mismo, bien como una novedad importada desde algún punto del Universo recóndito. Aborda sin tapujos la cuestión del significado de la emergencia de la vida y la posibilidad de que todo el Universo y sus leyes puedan estar orientados a la existencia de la vida, y que ésta no deba ser catalogada como un accidente fortuito sino como un resultado esperable. Davies declara abiertamente su convicción de que estamos muy lejos de poder aportar soluciones convincentes al enigma del origen de la vida y que en todo caso “una teoría completamente satisfactoria del origen de la vida exige algunas ideas radicalmente nuevas”.

También en otro de sus libros, “The Goldilocks Enigma”, Davies se afana en explorar las circunstancias y características de este Universo que lo hacen especialmente apto para la vida. En definitiva, una profundización en los entresijos de un cierto principio antrópico.

Pero Davies ha manejado como nadie la estrategia de la ambigüedad metafísica. Ha sido un campeón de la idea de que el paradigma materialista resulta insuficiente para explicar la realidad pero se ha resistido abiertamente a proponer ningún tipo de solución sobrenatural. Por un lado ha llegado a ser reconocido con el premio de la Fundación Templeton al considerar esta institución que sus libros han contribuido fuertemente a la armonía del saber científico con la religión, y sin embargo, por otro, siempre se ha proclamado abiertamente agnóstico. Esta ambigüedad se ha convertido en abierto distanciamiento cuando se le ha preguntado por el tema del Diseño Inteligente. En una entrevista realizada por Alan Boyle en Junio de 2009 Davies declara lo siguiente.

“Lo que echo de menos en el argumento tradicional del diseño inteligente, es que recurre a algo externo al Universo que debe ser aceptado como algo dado y no puede ser probado. Me gustaría intentar explicar lo máximo posible del Universo, incluidas sus leyes físicas favorables a la vida, desde dentro del Universo y en una forma que no requiera algo externo a él”. Y añade: “El problema de decir, Dios lo hizo, es que Dios no ha sido explicado, por lo que estamos recurriendo a un diseñador inexplicado. En realidad no explica nada, simplemente elude el problema. Pero decir que las leyes de la física simplemente permiten la existencia de la vida no aporta tampoco explicación alguna”.

En realidad esta crítica de Davies supone, una vez más, una presentación inapropiada y tergiversada de las propuestas del movimiento del DI. La idea “inexplicada” de Dios no forma parte de su discurso. Ningún concepto religioso lo hace. El discurso del DI es estrictamente racional y sus interpretaciones religiosas solo existen en la mente de quienes abusan de la falta de criterio de muchos lectores no suficientemente iniciados en el tema para construir un “hombre de paja” contra el que dirigir sus andanadas. Es razonable pensar que un hombre de la formación y conocimiento de Davies tenga suficiente criterio como para distinguir una propuesta filosófico-científica de una reivindicación de carácter religioso, que no nace del conocimiento racional sino que surge desde la aceptación arbitraria de un mensaje revelado.

Sin embargo, el disfrute de una aceptación privilegiada de sus libros por parte de la comunidad internacional, su prestigio universalmente reconocido y la larga trayectoria de homenajes públicos a su carrera no podrían ser lo mismo si Davies cometiera el imperdonable desliz de apoyar o justificar como razonables las inferencias de una causalidad inteligente en la Naturaleza. Hay tributos que es imprescindible pagar y Davies lo sabe bien. Eso no obsta para que su trabajo siga avanzando de forma incansable apuntalando el escepticismo hacia el materialismo imperante. Así ocurre por ejemplo en un reciente libro editado por él y en el que se recogen una serie de trabajos de gran interés sobre lo que sin duda será el tema estrella del siglo presente: el enigma de la información en el Universo y en la vida. A él le dedicaremos un próximo comentario.

6 Respuestas para Paul Davies y el Diseño Inteligente

  1. Yo tenía buena opinión de Paul Davies por algún artículo suyo que había leído en alguna revista de divulgación científica.

    Qué equivocado estaba.

    Me compré un día el libro “God and the new physics” y me encontré con un tipo con una visión sesgada de la realidad, con una visión anglosajona. Como muestra un botón:

    ****El genocidio cristiano de los nativos sudamericanos en la edad media (pág 4)

    ¿genocidio de nativos sudamericanos? ¿De qué genocidio habla? ¿por qué no habla del genocidio de los anglosajones en norteamérica? ¿De qué color son los habitantes de sudamérica y de qué color son los habitantes de norteamérica? Ni se ha molestado en comprobar las falsedades de la leyenda negra española.

    ******Encuentra particularmente ofensivo el estatus de la mujer en el CAtolicismo y en el Islam.

    Me quedé helado al leer esto. Visión anglosajona protestante de la realidad.

    ¿Por qué me voy a molestar en leer nada de un tipo que dice estas barbaridades? Ni se molesta en comprobar si las cosas son ciertas o no. ¿Qué valor tiene cualquier cosa que pueda escribir?

    Y lo dejo, que me pongo malo.

  2. Gambino; estoy de acuerdo en que Davies ha dicho “barbaridades”, (no es del imperio Romano, es “bárbaro”) pero que no te siegue al criterio científico de la objetividad y te impida ver que en sus teorías puede haber argumentos válidos, mas allá de sus opiniones o conceptos.

  3. “La mente de Dios” de Paul Davies es el mejor libro de teología que existe ahora mismo, porque incluye lo último en física. Paul Davies es, en realidad, un teólogo y físico.

  4. No tengo muy claro cuáles son las convicciones religiosas de Davies y no creo que las haya manifestado abiertamente en sus libros y artículos. Siempre me ha parecido muy ambiguo. De todas formas en este link viene un famoso artículo suyo (2007) sobre las perspectivas religiosas y las perspectivas científicas de la realidad. Viene a decir que la ciencia no puede explicar suficientemente el origen y la Naturaleza de las leyes físicas que gobiernan el cosmos por lo que su existencia y la forma en que las asumimos se convierte en un acto de fe, similar al acto de fe que implican las convicciones religiosas. Discutible, por supuesto, pero interesante como reflexión.

    http://www.nytimes.com/2007/11/24/opinion/24davies.html

  5. Bueno que decir de Davies… Ya habiendo leido su famosos libro: “Dios y la nueva física” mi crítica es la siguiente: pasando por alto sus barrabasadas y su visión tan trasnochada sobre teologia de la cual hace gala en el prologo y en algunas otras partes, creo que como físico y científico es sin lugar a dudas un genio. Sus libros me dejan con mal sabor de boca se nota demasiado que Davies es “Otro de esos peces que estaria encantado de demostrar que la pecera no tienen ningún propósito”. En uno de los capítulos da un gran paso y admite que los métodos científicos deben de ser en última instancia de naturaleza HOLÍSTICA y no meramente REDUCCIONISTAS pero pocos parrafos despues contradice un poco la idea con aquello de que el bajo nivel de entropia no pone en conflicto la evolución con la termodinamica. No deja de coquetear con el diseño pero siempre dejando bien claro al final que solo es una de las cartas de la baraja porque hay más alternativas más plausible. Fuera de contextop sigue siendo lo que pretende y es eso un cientifico materialista que no puede concevir la idea de que la realidad sea mucho más extensa y compleja que lo que los humanos podemos percibir con nuestros 5 sentidos pero es lógico ¿A que cientifico secular le gusta la mágia?… No creo que siga leyendo más libros de Davies sus conclusione steologicas son nefastas tampoco entiendo porque le han dado premios en favor de la religión si eso es lo último que proporcionan sus libros por otro lado si que admiro que apesar de ser escéptico en gran medida se atreva a cuestionar el materialismo…

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
Máximo Sandín y la Nueva Biología

Por Felipe Aizpún El profesor Máximo Sandín se ha retirado de la primera línea de la enseñanza. Después de treintaicinco...

Cerrar