Minimizando el Papel del DI

Por Mario A. López

Una búsqueda del término “diseño inteligente” (DI) en curso a la blogósfera científica del ciberespacio comprueba la gran ignorancia que flota sobre el tema a un nivel mundial. Sin duda, hay tanta confusión sobre el tema, que lo más prudente es de invitar un discurso más constructivo y someterse un poco a las implicaciones que inquieta al lector común.

En efecto, los propugnadores del DI afirman que tienen métodos de base científica que los permite descifrar señales que demarcan algún designio o diseño de origen inteligente. Como los métodos propuestos del DI se dicen abarcar todo diseño intencional, su aplicación tiene alcance universal y consecuentemente no se limita solo al designio humano. ¿Pero qué tal si la propuesta fuera un poco mas agnóstica? Es decir, ¿qué tal si la propuesta no fuera de afirmar que hay métodos, sino que aun no sabemos si los hay? Esta manera de minimizar el papel del DI pretende ayudar al lector decidir si el DI tiene algún lugar en el discurso científico. Como verán, mi propuesta no derrota completamente al DI; más bien, abre las puertas a discusiones todavía más productivas sin prejuicios sobre su merito científico.

Indiscutiblemente, la ciencia se supone tomar el papel de una disciplina con el propósito de engendrar el afán para el descubrimiento, así que si hay algún diseño intencional cuyas características son discernibles entre algún diseño de causa natural, la ciencia debe de animar tales nociones con brazos abiertos. ¿No?

Digamos entonces por ahora que no hay una manera de saber si se puede distinguir el diseño intencional del diseño guiado por leyes fisicoquímicas. En la ciencia se puede proponer lo siguiente sobre el descubrimiento del diseño intencional:

a) No hay diseño intencional
b) Si hay diseño intencional
c) No es posible saber si hay diseño intencional
d) No sabemos si hay diseño intencional pero es posible descubrirlo

La posición agnóstica o más conservativa seria tomar la opción d). Es decir, “No sabemos si hay diseño intencional pero es posible descubrirlo.”

Aun si se admitiera que todavía no existen métodos para detectar el diseño intencional, la ciencia no debe impedir que una obra o programa de investigación persiga tales nociones del diseño intencional en la naturaleza. Veamos ahora las otras opciones.

No hay diseño intencional

Claramente, la noción de que no hay un diseño intencional abarca demasiado. Simplemente no hay manera de decir que no hay diseño intencional con los datos que cubren nuestro conocimiento actual. Aun con toda la conjetura, la ciencia no explica las coincidencias antrópicas del universo, el origen de la vida, la inmensa complejidad biológica, la aparición repentina de organismos en el registro fósil, la información codificada en el ADN, o cualquier otra anomalía que desafían las leyes que gobiernan nuestro mundo. Si en realidad no hay diseño intencional, pero tampoco existen mecanismos que expliquen la “apariencia” de diseño, una nota promisoria no basta. Es decir, no sería prudente invocar solo mecanismos de sentido reduccionista antes de investigar todas las posibilidades.

Si hay diseño intencional

Según el canon científico, en la ciencia no hay nada final o concluido. Por ejemplo, las ideas de Albert Einstein superaron las de Isaac Newton, las de Newton de Johannes Kepler, las de Kepler de Galileo Galilei, las de Galileo de Nicolás Copérnico, y las de Copérnico las de Claudio Ptolomeo. Lo mismo sucede con las ideas de Darwin, Russell, Lamarck, Erasmus, etc. Así que en cuanto uno se pone la idea de que ya concluyo todo conocimiento racional, tan pronto emerge una teoría que derrumba todo el trabajo anterior. En fin, se puede decir que la ciencia es irremediablemente provisional.

Admito que aunque toda la evidencia parece concluir que el diseño intencional existe en la naturaleza, no puedo decir con absoluta certeza que así lo es. Mi posición es provisional y admito no tener la última palabra sobre el tema. Seguramente, si hay diseño intencional, la última palabra será la del Diseñador mismo si así lo desea. Lo que sí puedo decir, revalidando lo que muchos materialistas reduccionistas dicen, es que la naturaleza exhibe toda la apariencia de haber sido “diseñada para algún propósito.”

No es posible saber si hay diseño intencional

Esta proposición es demasiado negativa y además prohíbe el desarrollo científico. ¿Cómo puede la ciencia limitarse de tal manera sin afirmar también poseer el conocimiento total de todo fenómeno? La posibilidad de que exista un diseño intencional en la naturaleza sigue siendo una pregunta abierta.

Los científicos de hoy reconocen que el conocimiento de los principios de la ingeniería son clave para investigar y entender la complejidad en la maquinaria molecular que existe en cada célula. Si es así, proponer que hay diseño intencional en la biología no es una proposición irracional. En sí, el hecho de que la ingeniería es útil en tales sistemas justifica la propuesta del diseño inteligente.

Esta cosmovisión teleológica tiene el poder de fermentar una revolución científica. Claro, aunque uno no acepte conclusivamente que hay un diseño intencional, esta cosmovisión tiene la ventaja de asumir nuevas propuestas al conocimiento científico.

No sabemos si hay diseño intencional pero es posible descubrirlo

Regreso a la posición minimalista del DI. Si es posible crear algún método para detectar patrones intencionales entre aquellos sin propósito, la ciencia puede seguir cualquier trayecto a su alcance para llegar a alguna conclusión. Quizá no sabemos si hay algún diseño intencional en la naturaleza, pero no hay nada en la ciencia que indique la imposibilidad de descubrirlo.

Como ensayo, ¿qué métodos utilizaría para detectar algún diseño intencional?

4 Respuestas para Minimizando el Papel del DI

  1. e) claramente se plantea por una falta de lectura del post.

    Off topic: alguien mas en este blog está utilizando el nick “juan carlos”. ¿Le sería`posible utilizar uno distinto ya que es el que yo utilizo desde hace ya varios meses, y me parece que con precedencia temporal?.Gracias.

  2. Podrías indicarme en que parte del artículo está cubierta la alternativa (e)? lo que yo veo es que el artículo concluye con la petición de principio de asumir que es posible discriminar el diseño en la naturaleza. Es el mismo error que cometen quienes se hacen preguntas del tipo “cuál es el propósito del universo?” sin responder antes la pregunta “tiene propósito el universo?”

  3. “Hasta para dudar hay que tener buenas razonez”.

    Ludwig Wittgenstein.

    (Y además hay que leer, Aguirre, hay que leer.)

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
Sir John C. Eccles y el emergentismo

Por Felipe Aizpún Sir John C. Eccles fue sin duda una personalidad científica imprescindible en el campo de la neurofisiología...

Cerrar