Más enigmas de la Evolución Convergente (¿o deberíamos decir Diseño Inteligente?)

Felipe Aizpun

Si recientemente nos referíamos a la evolución convergente como una anomalía enormemente problemática para el paradigma darwinista, lo cierto es que la aparición de casos de homoplasia, es decir, similitud de rasgos que no pueden ser atribuidos a un ancestro común, no hace sino multiplicarse y poner en apuros a los defensores del modelo evolucionista oficial. El último caso recientemente publicado, por ejemplo, se refiere a un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores daneses y firmado por Peter Teglberg, de la Universidad de Aarhus y Annemarie Surlykke de la Universidad del Sur de Dinamarca. El trabajo, realizado merced al uso de nuevas y avanzadas tecnologías, da cuenta de la “sorprendente” similitud de los sistemas de eco-locación utilizados para perseguir a sus presas por animales tan distantes en el hipotético árbol de la vida como los murciélagos y las ballenas dentadas (grupo este último que incluye también a los delfines, marsopas y cachalotes).

Como ya es habitual el hallazgo se nos presenta como “sorprendente” un calificativo que por habitual ya aburre y que de una vez por todas debería simplemente servir para recordarnos que el modelo evolucionista oficial no hace sino encontrar datos en la Naturaleza que contradicen de pleno el carácter dogmático de la creencia o prejuicio metafísico que lo fundamenta. El artículo publicado en Science Daily el pasado 8 de mayo pone de manifiesto cómo, murciélagos y ballenas, a pesar de haber evolucionado separadamente en hábitats absolutamente distintos utilizan “sorprendentemente” mecanismos acústicos (y comportamientos) de ecolocación o biosonar similares para localizar, perseguir y capturar a sus presas. El hallazgo ha sido posible merced a la utilización de nueva tecnología que permite seguir el comportamiento de rastreo en busca de alimento por parte de las ballenas en libertad.

Lo relevante, como en tantos otros casos de evolución convergente, es que el hipotético ancestro común de ballenas y murciélagos (si es que existe tal cosa) supuestamente carecería por completo de un sofisticado aparato acústico de rastreo como el que presentan en la actualidad ambas especies, por lo que tan improbable y sofisticado aparato ha tenido que “evolucionar” en más de una ocasión de forma diferente. Curiosamente, ambos aparatos de localización acústica presentan características muy similares y se mueven en frecuencias de ultrasonidos muy similares entre 15 y 200 kiloherzios; esto resulta especialmente sorprendente porque el sonido viaja unas cinco veces más rápido en medio acuoso que por el aire lo que da a las ballenas dentadas un muy superior lapso de tiempo para reaccionar a las señales cara a interceptar a sus presas. Otro hallazgo interesante es que, al contrario de lo que se pensaba, la forma de actuar en el momento de la caza es similar en ambas especies y se concreta, según los científicos daneses, en un aumento progresivo de las “llamadas” o emisiones acústicas hasta un nivel de unas 5.000 llamadas por segundo.

El modelo evolucionista convencional nos obliga a creer que tales sofisticados sistemas de comunicación son el producto fortuito de una acumulación de errores en los procesos de reproducción, es decir, que la increíble complejidad específica del sistema, cuyos rasgos de irreductibilidad son clamorosos, deberían ser explicados como un evento fortuito por acumulación de errores con estadios intermedios funcionales. Pero más increíble resulta todavía creer que tales sistemas biológicos se hayan podido desarrollar por azar en diferentes ocasiones y en diferentes hábitats en especies tan diferentes por lo que a sus modos de adaptación al medio se refiere. En castellano castizo se le llama a esto “comulgar con ruedas de molino”.

El problema de la evolución convergente es, ya lo sabíamos, una curiosa anomalía y algunos autores, como es el caso del paleontólogo británico Simon Conway Morris han hecho de ello el centro de sus suspicacias y escepticismos frente al paradigma darwinista impuesto por la nomenklatura científica desde hace décadas. Los descubrimientos constantes de nuevos ejemplos de este tipo de anomalías las han terminado por convertir en un obstáculo crítico para la credibilidad del modelo ya que los epiciclos inventados para barrer debajo de la alfombra tal cantidad de desajustes resultan ya insuficientes. En este sentido, es de gran interés el libro publicado en 2011 por George McGhee con el título de “Convergent Evolution: Limited Forms Most Beautiful”. El autor es profesor de paleobiología en la Universidad Rutgers (New Jersey) y miembro del prestigioso Instituto Konrad Lorenz de Austria y en su libro ha recogido un número verdaderamente llamativo de casos de homoplasia o evolución repetida de rasgos biológicos en linajes separados.

Un artículo reciente en ENV firmado por Jonathan M. nos aporta una amplia panorámica de los ejemplos descritos por McGhee sobre este tipo de eventos evolutivos. El autor del artículo pone de relieve la oportunidad de una interpretación intencional, es decir, de identificación de huellas de “diseño compartido” en este tipo de similitudes.

Los que defienden un origen común universal de los seres vivos interpretan las similitudes biológicas de secuencias genéticas o estructuras anatómicas como el resultado de la descendencia con modificación desde un origen común. Los proponentes del DI que cuestionan este modelo interpretan normalmente las similitudes biológicas como el resultado de un diseño común. ¿Hay alguna forma de evaluar cuál de estas dos interpretaciones se adapta mejor a la evidencia?

Si tomamos estas similitudes como prueba de un origen común entonces esperaríamos encontrarlas según una distribución jerárquica sin saltos apreciables. En otras palabras, los patrones de distribución de rasgos similares deberían corresponderse con familias cercanas en el árbol de la vida. Por supuesto podrían ocurrir desviaciones ocasionales en este árbol, lo que no se esperaría es una ocurrencia continua de un alto grado de similitudes –lo que normalmente se definiría como rasgos homólogos- que decididamente no pueden ser explicados en el cuadro de la descendencia desde un origen común. Sin embargo, esto es precisamente lo que encontramos.

El libro de McGhee, a través de la documentación exhaustiva de una cantidad enorme de trabajos científicos, pone de manifiesto que el campo de estudio para el tema de la evolución convergente es amplísimo. No solamente se refiere a ejemplos que podemos encontrar entre rasgos o sistemas biológicos funcionales como el reseñado más arriba. Muchos ejemplos de homoplasia son estudiados también a nivel molecular, es decir a nivel de secuencias de aminoácidos o de nucleótidos en el genoma, lo que ha permitido rastrear sustituciones idénticas en secuencias de nucleótidos para la codificación de enzimas específicas de forma repetitiva en especies separadas en su historial filogenético hace millones de años. Algunos ejemplos detectados de evolución convergente molecular se han documentado en regiones intergénicas, es decir, secuencias de ADN que son supuestamente neutrales desde un punto de vista adaptativo.

Uno de los ejemplos más llamativos de evolución convergente lo podemos encontrar en un artículo de 2009 firmado por Lukes et al. que estudia la evolución de dos phyla de protozoos flagelados distantes en su historia evolutiva hasta el punto de pertenecer a reinos distintos, los dinoflagelados y los euglenozoa. Estos grupos se caracterizan por haber desarrollado estructuras y procesos biológicos fundamentales muy diferentes a lo habitual en la mayoría de los organismos eucariotas. Lo llamativo es que ambos grupos se han desviado de la norma habitual precisamente en la misma manera, en rasgos que se refieren a la organización cellular, el núcleo, o las mitocondrias.

En definitiva, los datos de la Naturaleza merecen una atención más detenida, y pretender encajarlos por fuerza en el seno de un modelo arbitrariamente establecido constituye uno de los obstáculos más sobresalientes para el avance de la ciencia verdadera y como consecuencia, del conocimiento racional en torno a la realidad. Liberar a la investigación de las cadenas ideológicas que la oprimen es una exigencia de higiene intelectual que nuestra comunidad científica no tiene más remedio que terminar asumiendo.

Download PDF

75 Respuestas para Más enigmas de la Evolución Convergente (¿o deberíamos decir Diseño Inteligente?)

  1. Felipe, una sugerencia para tu biblioteca que parece sugerente al tema:

    http://www.amazon.com/Not-Chance-Shattering-Modern-Evolution/dp/1880582244/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1338425674&sr=1-1

    To appreciate the extent of evolutionists’ distortions in the classroom, one has only to browse through a current biology textbook after reading Spetner. To cite one case, he has found thousands of examples of convergence, or parallel evolution, buried in the literature, so one might assume they are a significant fact of biological life. He demonstrates mathematically the impossibly long odds against these uncanny near-identities of features in unrelated species, like wings in birds and bats, being evolved by any feat of natural selection. Evidently academic biologists prefer not to dispute this conclusion. A typical nationally distributed college text, “Biology ” by N.A. Campbell, contains 1200 pages saturated with evolution mythology, but just one short paragraph on convergence. An equally inextricable companion phenomenon, mimicry, is completely ignored. Other slanted omissions and distortions abound.

    Spetner’s definitive treatise on what many consider an extremely important issue deserves a much wider audience than it presently commands. Whereas the shelf space afforded the evolutionist tomes of Dawkins and Steven J. Gould in the mega book stores Barnes & Noble and Borders is measured in linear feet, “Not by Chance” is nowhere in sight, not even in inventory. These giant outlets are rapidly driving out alternative book sellers. The inability of an author of Spetner’s stature to address a substantial segment of the population that would be sympathetic to his message amounts to de facto censorship by a quasi-monopolistic distribution system. Although most of them will never have the opportunity, avid evolutionists would find this slender volume an eye-opening read.

  2. En efecto,
    el libro de lee Spetner es una lectura muy recomendable.
    No solamente está muy sólidamente argumentado sino que además es de lectura ágil y amena.

  3. Me alegra que ya lo conozcas.
    Lo encontré como referencia en el libro de Shafer, “En busca de la realidad divina”, mismo que también te recomiendo con entusiasmo.

  4. En esta entrada hay dos errores de fondo fundamentales:

    1) La mutación es aleatoria la evolución no, la evolución es adaptativa: depende de que el efecto de la mutación sobre el individuo le permita sobrevivir y obtener más descendencia que otros sea cual sea el motivo.

    2) La mutación no es un “error” sino una característica del sistema que empleamos para transmitir nuestros genes ya que es medible y previsible en probabilidad de ocurrencias por unidad de tiempo.

  5. Cayetano, quizás no te has dado cuenta pero esta entrada trata de la evolución convergente, y de lo increíble que resulta pretender que ejemplos de homoplasia referidos a sistemas biológicos funcionales y que presentan rasgos de diseño altamente sofisticado hayan aparecido por azar, con características evidentes de complejidad irreducible como el bio-sonar, y en organismos en los que no se puede hablar de herencia de un ancestro común.
    No conozco ningún manual “oficialista” que de una mínima explicación racional de tal fenómeno.

    Por otra parte, me ratifico en que el término “error” se usa habitualmente en la literatura evolucionista aunque a mí me da igual que se le llame mutación, variación o simplemente anomalía. El que estadísticamente se pueda medir su probabilidad no le quita un ápice de su naturaleza.

    Y por último, la idea de que la evolución es adpatativa es una tautología que parte de la base inicialmente asumida de que las características adaptativas de los organismos son fruto de la evolución

  6. Felipe, muy interesante el artículo, la verdad. Solo quería compartir la idea de que la evolución más estrictamente darwinista no explica este tipo de fenómenos de convergencia. Sin embargo cuando dices que dudas del ancestro común entre estos cetáceos y los murciélagos, te refieres a un ancestro cuyas líneas directas sean estas, ya que ancestro común deben tener todos los mamíferos. Respecto al caso de los protozoos, ese grupo es la caja de pandora de la biología. La clasificación tradicional los engloba en mastigóforos flagelados pero lo cierto es que los euglenoides son fototróficos o quimioorganotrofos según el medio, por lo tanto vete tu a saber el origen de su flagelo y su posición filogenética. A mi en ese grupo hablar de convergencia o divergencia me parece muy arriesgafo.
    Saludos

  7. Manuel
    gracias por tus comentarios.
    En cuanto a mis dudas sobre el hipotético ancestro común de estos dos mamíferos quiero aclarar que no pretendo negar tal posibilidad ni mucho menos hacer apología de “fijismo”. pero siempre procuro, por higiene intelectual, escribir dejando claro que la evolución y la ascendencia común tienen el carácter epistemológico de teoría o de hipótesis, nunca de verdad ciientíficamente verificada.
    Podemos admitir que es la explicación racional más probable pero debemos tener claro que no conocemos el proceso por sus causas ni tenemos información histórica suficiente para presentarlo como un dato “inexpugnable”

  8. Que la evolución es adaptativa era una tautología en tiempos de Darwin, hoy no lo es, hoy está suficientemente demostrado en laboratorios, en condiciones controladas, donde la falsación es posible, ya sabes “ceteris paribus”.

    Por otro lado, veo que persistes en el error en la contestación, los sistemas no han aparecido por azar sino como adaptaciones a un medio concreto, lo que se se produce al azar son las mutaciones muchas de las cuales habrán sido mortales para el individuo, otras habrán sido perjudiciales otras neutras y unas pocas, las menos, favorables.

    Con independencia de si llevas o no razón, si pretendes criticar la teoría de la evolución debes conocerla primero, no puedes pretender que estas criticando la teoría si criticas postulados que no son defendidos por la teoría.

  9. La evolución no ha sido verificada jamás ni en un laboratorio ni “in the wild”- Lo que se ha observado son respuestas adaptativas de los organismos a los cambios ambientales que:
    1- no son ejemplos de evolución ya que el organismo no se transforma en nada diferente de sí mismo.
    2. Son generalmente ejecutadas por procedimientos de ingeniería genética natural
    3. Son en gran medida respuestas específicas no cambios aleatorios o fortuitos
    4. Nunca han dado pie a pensar que por acumulación de este tipo de respuestas se puedan generar espontáneamente sistemas complejos. (como el bio-sonar a que se refiere este artículo)

    O sea, todo lo contrario de lo que propugna la teoría darwinista de la evolución
    Ah y te recuerdo que yo nunca he pretendido que el hecho evolutivo no pueda ser históricamente cierto. Lo que no creo es que se haya producido de forma fortuita y no guiada porque la evidencia empírica no se acomoda a tal hipótesis

  10. 1) Los organismos no se transforman en nada diferente de si mismo, su descendencia siempre contiene ligeras variaciones genéticas y la acumulación de estas variaciones en un lapso de tiempo y en una población localizada da lugar a nuevas especies

    2) No es ingeniería, es un medio controlado donde se puede observar como se producen los cambios. Si quiere ejemplos de evolución fuera de un medio controlado ahí tiene las epidemias, el SIDA, la resistencia bacteriana a los antibióticos, …

    3) No son respuestas a nada, son cambios que dejan a la descendencia en mejor, igual o peor situación para la supervivencia y la reproducción.

    4) Siguen sin ser respuestas y el hecho de que usted no lo acepte, por que entran en contradicción con sus creencias, no evita el hecho cierto de que existe una cantidad abrumadora de pruebas en el registro fósil.

  11. Mire, Arturo, esos materialistas tan “malísimos de la muerte” (http://www.plosone.org/article/info:doi/10.1371/journal.pone.0037579) están investigando, emplean un método que se fundamenta en adecuar sus teorías a lo que se puede comprobar y demostrar que sucede en la realidad; al mismo tiempo que estos científicos están trabajando con un método que proporciona conocimiento fiable otros estarán imaginando en que consiste la realidad y, en ocasiones, llegan a creer que su imaginación proporcionara mejores respuestas, llegan a creer que han encontrado un atajo mágico al conocimiento.

  12. 1. Las poblaciones terminan transformandose en diferentes. Una bacteria resistente es diferente de una bacteria sensible a un antibiótico. Un mosquito que se alimenta de sangre de rata es diferente de uno que se alimenta de sangre de ave -observado in vivo–. Una prímula poliploide es diferente de una prímula diploide.

    2. Efectivamente, son sistemas de evolución controlada como te ha explicado Cayetano. En vez de dejar que el ambiente cambie y seleccione por si solo, nosotros efectuamos el cambio en el ambiente. Sigue siendo el ambiente el que selecciona, pero nosotros estamos controlando ese ambiente. También lo observamos en la generación de variedades y especies domésticas: en ese caso, nosotros somos los que seleccionamos, y enfocamos la evolución hacia formas aberrantes, ya que “para nosotros” son las más apropiadas.

    3. Los cambios son fortuitos. La selección de esos cambios no lo es. Por eso, de forma aparente, nos encontramos solo con los que han sobrevivido, que son los aptos. Pero decir que esos son los únicos que han cambiado es una falacia por sesgo positivo. Analiza los que han fallecido también. Han sufrido cambios, también. Pero cambios que no les han permitido sobrevivir.

    4. Por acumulación se ha podido explicar el ojo. Y el flagelo bacteriano. Yo ahora mismo ignoro si el sistema de ecolocación está o no explicado, pero si no lo está, lo estará. Decir que la evolución es falsa porque hay un órgano cuya evolución desconocemos es una falacia ad ignorantiam.

    Y deja ya lo de darwinista. ¿Por qué no hablas de teoría sintética de la evolución? Hay cosas en las que Darwin se equivocó, es cierto. Pero esas cosas ya están corregidas desde hace mucho.

  13. Cayetano

    ¿Argumentas que la percepción y la cognición son producto de la imaginación? Porque el pulpo sabe lo que está haciendo y porqué lo está haciendo, no lo subestimes. Existe comunicación significativa a lo largo y ancho del fenómeno de la vida:

    “Cellular Communication through Light”

    Excerpt: Information transfer is a life principle. On a cellular level we generally assume that molecules are carriers of information, yet there is evidence for non-molecular information transfer due to endogenous coherent light. This light is ultra-weak, is emitted by many organisms, including humans and is conventionally described as biophoton emission.

    http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0005086

    PD: los materialistas no son “malísimos de la muerte”, solamente dogmáticos hasta el aburrimiento.

  14. No, Arturo, yo no he dicho en ningún momento que la percepción y la cognición son producto de la imaginación, pero usted si ha afirmado que “el pulpo sabe lo que está haciendo” lo que me autoriza a solicitarle las pruebas de esta afirmación tan rotunda.

  15. “Curiosamente, ambos aparatos de localización acústica presentan características muy similares y se mueven en frecuencias de ultrasonidos muy similares entre 15 y 200 kiloherzios; esto resulta especialmente sorprendente porque el sonido viaja unas cinco veces más rápido en medio acuoso que por el aire lo que da a las ballenas dentadas un muy superior lapso de tiempo para reaccionar a las señales cara a interceptar a sus presas.”

    Pues sí que es curioso. ¿Por qué iba el diseñador inteligente implementar un sistema de ecolocalización tan similar en ambas especies cuando es evidente que con dicho sistema las ballenas lo aprovechan mejor (“da a las ballenas dentadas un muy superior lapso de tiempo para reaccionar a las señales cara a interceptar a sus presas”)?
    ¿Un diseño inteligente no proporcionaria un sistema de ecolocalización más adaptado a sus respectivos ambientes? ¿O es que el diseñador inteligente siente predilección por las ballenas?

  16. Pues mire, Arturo, es una obviedad que yo no estoy discutiendo una afirmación de Shapiro sino suya y dado que, según entiendo, no puede usted demostrarla también debo entender que el que “el pulpo sabe lo que está haciendo” sólo ha sido una afirmación gratuita de la que se retracta.

  17. De ningún modo, José Luis. Me parece bastante obvio que es el el pulpo quien hace lo que hace. Si usted no está de acuerdo, entonces es usted quién debe explicar quien hace lo que hace el pulpo en vez de él. El peso de la prueba está en su lado de la cancha, no me venga con argumentos fantasiosos.

  18. Oscar:
    “¿Un diseño inteligente no proporcionaria un sistema de ecolocalización más adaptado a sus respectivos ambientes?”: ¿Por qué sería eso más inteligente? ¿Conoce usted el entero plan de ese misterioso diseñador?
    “¿O es que el diseñador inteligente siente predilección por las ballenas?”: ¡a lo mejor! ¿Por qué no?

  19. Mire Arturo, puede que no esté muy acostumbrado y por ello le sorprendan los procedimientos probatorios pero es el que afirma que tal o cual cosa existe (o es) el que tiene que aportar las pruebas; que me pida a mi las pruebas de que tal cosa no existe (o no es) es una vulneración de principio fundamental.

    Le recuerdo, para que la afirmación no se pierda y difumine entre las intervenciones, que usted ha afirmado que “el pulpo sabe lo que está haciendo” y yo sigo esperando las pruebas.

  20. Mire José Luis, no se me ponga esotérico que no le queda.
    Intente coger una mosca al vuelo a ver si se deja, o haga lo mismo e intente atrapar un pez con las manos. Usted dice que los seres vivos no hacen lo que hacen por sí mismos. Ya le remití a Shapiro para que lea y aprenda, aunque sea un científico proscrito por su doctrina.
    De nuevo le pregunto y no se me haga el escurridizo:
    ¿si los seres vivos no saben lo que hacen, entonces quién lo sabe por ellos?
    Ya sé que a usted le cuesta trabajo pensar así porque se asume sin libre albedrío.
    Pruebe hacer uso de él y no sea tan obediente, a lo mejor descubre que estaba equivocado.

  21. Arturo y Cayetano,
    Con permiso…
    Este intercambio me recuerda el muy interesante trabajo de Anthony Trewavas titulado “Aspects of Plants Intelligence” y publicado en el libro “The Deep Structure of Biology” editado por Simon Conway Morris. El trabajo estudia extensamente aspectos del comportamiento de las plantas que el autor considera deben ser descritos necesariamente como comportamientos “inteligentes” en la medida en que implican:
    a) Una detallada percepción del entorno mediante señales
    b) Una interpretación significativa de dicha percepción
    c) Respuestas adaptativas como consecuencia de dichas interpretaciones
    Estima Trewavas que a diferencia de la existencia de una “sede” para la inteligencia como percibimos en los animales superiores provistos de un sistema nervioso y un cerebro, las plantas presentan comportamientos inteligentes como organismos en su conjunto sin que se pueda definir la existencia de un centro en el que resida su facultad para la reacción (percepción y reacción específica) inteligente.
    Resulta pertinente por tanto, la pregunta que se hace Arturo: si un organismo no consciente, se comporta de manera inteligente, ¿acaso no es pertinente interpretar que se trata de un organismo inteligentemente diseñado?

  22. Respuesta a Arturo: Yo no he dicho en ningún momento lo que usted afirma que he dicho, confunde el hecho de que yo no sepa (ni yo, ni usted, ni nadie de momento) si un comportamiento observado responde a un acto cognitivo consciente, a un condicionamiento o al instinto con el hecho de que yo le pida pruebas de lo que usted afirma conocer.

    Respuesta a Felipe: Volvemos otra vez a la asunción gratuita de que un comportamiento inteligente tiene que estar fundamentado en que ha sido “diseñado de manera inteligente” ¿por qué es así? Los conocimientos actuales nos permiten afirmar que existen comportamientos que pueden parecernos dotados de una cierta inteligencia y cuyo origen es perfectamente explicable por la acumulación de elementos simples y perfectamente reproducible en modelizaciones informáticas.

  23. ““¿Un diseño inteligente no proporcionaria un sistema de ecolocalización más adaptado a sus respectivos ambientes?”: ¿Por qué sería eso más inteligente? ¿Conoce usted el entero plan de ese misterioso diseñador?

    “¿O es que el diseñador inteligente siente predilección por las ballenas?”: ¡a lo mejor! ¿Por qué no?”

    Fernando, no salgo de mi asombro con su respuesta. Está claro que usted ha renunciado a considerar el DI como ciencia a juzgar por sus comentarios que casan más con los que un sacerdote diria ante algo que no sabe como explicar. Usted me podría haber dicho perfectamente : “¿Quién conoce los designios del Señor?” y el fondo de la respuesta seria el mismo.

  24. Cayetano dice: “Los conocimientos actuales nos permiten afirmar que existen comportamientos que pueden parecernos dotados de una cierta inteligencia y cuyo origen es perfectamente explicable por la acumulación de elementos simples y perfectamente reproducible en modelizaciones informáticas.”

    Justamente en este argumento se ve claramente la contradicción de su postura. La apariencia no es mera apariencia. Lo más lógico, ante la duda, siempre es optar por “lo que parece ser” hasta que se pueda verificar la verdadera naturaleza del hecho en cuestión, lo cual puede reafirmar esa presunción inicial, así como contradecirla. Si un determinado comportamiento denota un grado de inteligencia o parece responder a una lógica interacción funcional con el medio donde la relación estímulo-respuesta muestra respuestas específicas, entonces, a priori, cabe suponer que de hecho existe inteligencia implicada.

    La acumulación de elementos simples sin funcionalidad intermedia en la totalidad de los pasos intermedios desaparecerían por ser disfuncionales y nada ventajosos. No importa el origen de estos elementos, que los pasos intermedios funcionen es la clave para la ventaja y la supervivencia. Sin embargo, los sistemas observados, como es el caso de este artículo, siempre se encuentran en plena función y además modelos análogos en especias no relacionadas. Obviamente, estos sistemas pueden descomponerse en partes más pequeñas y analizar cómo intervienen cada una de ellas para el funcionamiento del todo. Suponer que estos sistemas, que directamente no funcionarían sin alguna de sus partes, fueron “armándose” de a poco en estado latente durante mucho tiempo, esperando que la última pieza evolucione y encaje para poder operar con éxito, es contrario al sentido del mecanismo de selección natural.

    Por otro lada la palabra “selección” denota intención y propósito, por lo que es una manera nada sutil de otorgarle inteligencia a la naturaleza, convirtiéndola en un agente personal con capacidad para seleccionar. Si lo que se pretendió fue, precisamente, quitar toda teleología de los procesos biológicos, se eligió una muy mala forma de expresarlo en palabras.

    Además, todas esas partes simples en las cuales podemos dividir un sistema biológico funcional, deben cumplir con un convenio de conexión determinado (como lo explicara Cristian Aguirre) para funcionar. Es decir, no basta con que estén todas presentes al mismo tiempo y lugar.

    Todos los sistemas funcionales existentes conocidos, dotados de cierta cantidad de elementos que lo forman y hacen que funcione correctamente, conectados y comunicados con un orden y convenio muy específico, siempre, absolutamente siempre, responden a un plan previo, una ideación previa.

    Y finalmente, el ejemplo de los programas informáticos de simulaciones, son el ejemplo más claro que contradice y destruye la postura que Cayetano trata de defender. Todo programa informático es un diseño inteligente, producto de un programador inteligente, el cual le confiere una serie de algoritmos matemáticos que restringen los posibles resultados justamente a lo que el programador desea. Como modelo de simulación es perfecto ¿y qué simula? Lo que es obvio, que existe una inteligencia “programadora” que gobierna la ingeniería genética de la vida.

  25. Mire José Luis. Ni yo ni nadie puede demostrar que usted es un ser consciente. Eso sólo lo sabe usted. Esa es uno de las discusiones filosóficas más antiguas. Pero de lo que no tengo duda es de que el pulpo es quien hace lo que hace y nadie más, y que lo que hace lo hace con fabulosa precisión. Ahora, si usted quiere proponer un mecanismo sobrenatural que lo hace por él, le escucho.

  26. Se equivoca, Juan, ante dos explicaciones igual de satisfactorias o igual de insatisfactorias se elige siempre la más simple, esto es lo que en psicología científica se formula como: “no se puede atribuir a un comportamiento la intervención de una facultad superior si puede ser explicado por una facultad inferior”, es decir, yo no puedo decir que mi perro obra de este o aquel modo debido a su inteligencia si existe la posibilidad de que tal comportamiento haya sido condicionado.

    También se equivoca, Arturo, si se puede demostrar que el hombre es un ser consciente como se ha demostrado que lo son los chimpances, gorilas, delfines, … Es un experimento muy simple (más complicado para los delfines) pasa por tener un rotulador y un espejo.

  27. Oscar, yo no le asombro a usted lo más mínimo. Porque como le debo parecer un beatorro meapilas impermeable a la indagación racional y cándidamente inclinado a ser seducido por las pseudoexplicaciones de la superstición religiosa, lo natural es que le suene cualquier cosa que yo diga a una referencia a Dios Nuestro Señor.
    Aunque yo no insinuaba nada en tal sentido. Y si mi comentario le induce a usted a elevarse a esa hipótesis hágaselo mirar.
    Lo que yo hacía -lo he hecho anteriormente aquí- es denunciar la soberbia u suficiencia de algunos que con tal de no transigir con el DI suprimen la I del D.
    O sea, que no ven mucha inteligencia en el Diseño ya que no pueden refutar tal Diseño.
    Y entonces yo me digo: a lo major es que el diseñador no es TAN inteligente.
    Eso debería llevarnos a usted y a mí a la reflexion de que a lo mejor el diseñador es poco inteligente. Diseñar a diseñado, pero torpemente (menos brillantemente que usted o yo, sobretodo que usted). Entonces a lo major no hay un Dios Nuestro Señor Omnisciente y Omnilisto.
    Pero no veo refutación alguna al Di (con minuscula, si quiere).
    Saludos,

  28. José Luis una vez más dando muestras de arrogancia intelectual.
    Supongo que como usted carece de libre albedrío es incapaz de decir otra cosa que lo que rece el dogma de su parroquia.
    A ver si se entera que HAY COMUNICACIÓN en todas las especies.
    Lea a Shapiro y alivie su ignorancia.
    Las células toman decisiones.
    Aprenda a pensar por sí mismo. (se puede aunque no lo crea)

  29. Mire Arturo, aquí termina nuestra conversación, no me apetece seguir soportando su falta de educación.

  30. Fernando,
    No se me haga ahora la víctima. Preguntar el porqué seria más inteligente proporcionar un sistema de ecolocalización más adaptado a sus respectivos ambientes aduciendo que no conocemos el plan entero de ese misterioso diseñador es un razonamiento clavado al que hace cualquier predicador sobre los misteriosos designios del señor cuando se encuentra ante alguna pregunta peliaguda.

  31. Oscar
    el asunto analizado es la emergencia en linajes diferentes de un similar sistema de ecolocación supersofisticado. Es un sistema funcional altamente complejo ya que implica la emisión de señales, la recepción de respuestas, la interpretación de tales respuestas y la reacción a velocidad vertiginosa a las mismas. Es por tanto un sistema de altísima complejidad y altísima especificación. Y ya sabes, complejidad especificada, implica la sospecha de diseño, a no ser…
    A no ser que alguien todavía más inteligente sea capaz de encontrar una explicación razonable de cómo un sistema tal puede emerger por acumulación de variaciones fortuitas, no una, sino varias veces de manera inconexa.
    Si tienes algún argumento interesante que ofrecer, con un mínimo de base científica, estaremos encantados de escucharte. pero si todo lo que puedes ofrecer son simplezas como las del predicador
    ten por seguro que tales vaciedades lo único que hacen, al menos por lo que a mí se refiere, es reafirmarme en mis convicciones ante la ausencia de alternativas creíbles.

  32. Felipe

    “Es un sistema funcional altamente complejo ya que implica la emisión de señales, la recepción de respuestas, la interpretación de tales respuestas y la reacción a velocidad vertiginosa a las mismas.”

    Pero eso sí, todo pasa sin que nadie sepa lo que está haciendo. El dogma es el dogma y cuidado con no acatarlo. Pensar que hay inteligencia más allá de la nuestra está prohibido. El mundo natural lo explica todo pero al mismo tiempo es estúpido y no sabe lo que hace. Vivimos en un mundo plagado de zombies y no nos habíamos dado cuenta. A eso le llama el materialismo pensamiento racional.

  33. Felipe, se empeña usted en que alguien defiende que la evolución es un “emerger por acumulación de variaciones fortuitas, no una, sino varias veces de manera inconexa.” pero yo no se quien defiende eso, desde luego la teoría de la evolución no lo hace; lo que está probado, más allá de toda duda, es que la presión por la obtención de recursos favorece la supervivencia de los mejor adaptados al entorno en el que viven; confunde usted el hecho de que las mutaciones se sucedan de manera azarosa y en una tasa conocida con que la herencia de estas mutaciones sea azarosa; ya se que se lo he explicado muchas veces pero usted insiste en criticar la teoría de la evolución afirmando que dice cosas que no dice con lo que no acabo de entender muy bien que es lo que pretende que está criticando.

    Por otro lado, la objeción de Oscar es muy razonable: uno espera, de la actuación de una inteligencia, un diseño óptimo mientras que de la evolución uno no espera soluciones sino adecuaciones propiciadas por los cambios posibles y ni siquiera las mejores sino las que azarosamente ocurrieron y, en su momento, resultaron más eficientes. Esto sin embargo no tiene mucha trascendencia ya que sabemos que la evolución es cierta y la intervención del supuesto ente interpuesto sólo es imaginada, al menos hasta que se demuestre que existe y efectivamente interviene.

  34. “uno espera, de la actuación de una inteligencia, un diseño optimo”. Pues yo no soy ese uno. Yo espero de una inteligencia un diseño. No se por que ha de ser optimo. Yo hago muchas cosas inteligentemente que no son optimas. Por no hablar de mis estupideces. Y a usted le debe pasar lo mismo. Supongo. Y hay que ponerse de acuerdo aun (a estas alturas del blog) en los terminos: ¿Teoría de la evolución? Teoría que ¿”sabemos” que es cierta?

  35. No pensaba insistir pero me permito citar “in extenso” a Casey Luskin, de su artículo “Anti-ID Philosopher: “Ad Hominem” Arguments “Justified” When Attacking Intelligent Design Proponents” en http://www.evolutionnews.org, que parece apropiado al caso de los comentarios de Oscar.

    “It’s difficult to seriously dispute the fact that neo-Darwinian evolution is surrounded by a cloud of leading proponents with anti-religious motives, beliefs, and affiliations, who have plainly declared that the theory can have anti-religious implications. If Professor Pynes is going to be fair, he’d better allow that it’s also “justified” to scrutinize the motives of evolutionists.

    For my part, I have not listed these examples [se refiere a una larga serie de ejemplos de objeciones ad hominem desde el “bando” neodarwinista] to argue that the anti-religious motives, beliefs, affiliations, and implications associated with neo-Darwinism make it unscientific. I accept that neo-Darwinian evolution is a scientific theory. My concern here is simply to demonstrate that scientific theories must be tested independently of the beliefs, motives, and affiliations of their proponents, or the larger philosophical implications that some draw from the theory. In science, motives don’t matter, only the evidence does.

    Pro-ID scientists should be able to stake out scientific positions on ID without being judged on the basis of their private religious beliefs, motives, or affiliations. Furthermore, pro-ID scientists should not have their views about ID disqualified from being scientific if people interpret ID’s scientific claims to have larger philosophical and metaphysical implications. To argue that a viewpoint should be critiqued or rejected simply because of the private religious motives, beliefs, or affiliations of its proponents, is to commit the genetic fallacy.

    What’s really going on here? Pynes is an ID-critic, and he’s well aware that many ID-critics find it convenient to attack ID by attacking motives rather than addressing ID’s actual arguments. He’s concerned that their fallacies have been exposed — so he’s desperate to maintain the pretense that it’s legitimate to attack ID by scrutinizing the motives of ID proponents. But his argument fails, because he perpetuates logical fallacies that don’t address the arguments of ID proponents.”

    “Sorry” por dejarlo en inglés.

  36. Cayetano
    1. La teoría Sintética o neo-darwinismo tiene como elemento central e inspirador que las variaciones fortuitas, no guiadas, no dirigidas a ningún fin, no aparecidas como respuestas específicas a los cambios en el entorno, no intencionales, pueden producir, por acumulación de episodios inconexos y no ordenados a un objetivo común, la consolidación en el tiempo de estructuras y sistemas funcionales altamente complejos. En definitiva, pueden producir diseño sin la intervención del diseñador. El azar es la única guía de la aparición de las variaciones. Yo no he dicho que la herencia sea azarosa, lo que es azaroso es la emergencia de las novedades biológicas que luego podrían ser objeto de selección. Me parece ridículo tener que explicar estas cosas que son absolutamente familiares para los lectores.
    2. En cuanto a la objeción de Oscar, lo siento pero es improcedente. Uno sólo podría esperar un diseño óptimo en una propuesta de tipo fijista, algo que estamos muy lejos de mantener en estas páginas. Nadie ha negado que la evolución, entendida como cambio en el tiempo sea una hipótesis razonable. Pero si por evolución entiendes el hipotético escenario que propugna el neo-darwinismo nada más incierto que pretender que puede adoptarse como un hecho comprobado. Por el contrario, el escenario de una evolución intencional, guiada, dirigida y causada por una instancia inteligente, parece acomodarse mucho mejor tanto a la naturaleza de los seres vivos como a los incrementos de complejidad y novedades de diseño emergidas en el tiempo.

  37. Estamos entonces de acuerdo en que la “teoría sintética” defiende que las variaciones son fortuitas y no están guiadas por los cambios del entorno y deberíamos estar de acuerdo con que “la teoría sintética” también defiende que la evolución si está guiada por los cambios del entorno ya que favorece la herecia de las mutaciones que se adaptan a estos cambios con mayor eficiencia. En este sentido la “teoría sintética” defiende que las variaciones son fortuitas pero no inconexas ya que sólo será posible que las nuevas mutaciones se produzcan en individuos que portan mutaciones previas que les han permitido sobrevivir con anterioridad.

    Por lo que respecta a la objeción de Oscar, y por poner un ejemplo, la experiencia nos demuestra que cualquier ingeniero (al que le presuponemos inteligencia suficiente) diseña buscando un resultado óptimo y puede desestimar, y habitualmente lo hace, un diseño anterior y tomar un nuevo camino formando estructuras totalmente diferentes que no sólo no tienen porque tener una conexión directa con otras estructuras anteriores sino que habitualmente son radicalmente diferentes. De la evolución no se pueden esperar diseños óptimos ya que funciona a modo de “bricolage” partiendo de lo que hay y tomando lo que buenamente se ha obtenido de forma aleatoria.

    En cuanto a su cita, Fernando, no se puede encontrar persona más independiente y menos mediatizada por las creencias que el que no cree en nada y, en este sentido, los ateos (me refiero a los que no creen en dioses no a los que afirman que no existen) y los agnósticos (especialmente los agnósticos) estamos intelectualmente mucho más predispuestos a prescindir de las creencias que un señor que cree en una “inteligencia interviniente” y cree porque, con independencia de que tal ente exista o no, afirma que existe y no puede demostrarlo; también afirma que interviene y, aunque previamente hubiera demostrado que existe, también tendría que demostrar su intervención.

  38. “el asunto analizado es la emergencia en linajes diferentes de un similar sistema de ecolocación supersofisticado. Es un sistema funcional altamente complejo ya que implica la emisión de señales, la recepción de respuestas, la interpretación de tales respuestas y la reacción a velocidad vertiginosa a las mismas. Es por tanto un sistema de altísima complejidad y altísima especificación. Y ya sabes, complejidad especificada, implica la sospecha de diseño, a no ser…”

    Felipe,

    Efectivament ese es el tema a tratar. Y es lo que hago. Citándole literalmente, usted dice en el artículo:

    “Curiosamente, ambos aparatos de localización acústica presentan características muy similares y se mueven en frecuencias de ultrasonidos muy similares entre 15 y 200 kiloherzios; esto resulta especialmente sorprendente porque el sonido viaja unas cinco veces más rápido en medio acuoso que por el aire lo que da a las ballenas dentadas un muy superior lapso de tiempo para reaccionar a las señales cara a interceptar a sus presas.”

    Recalco la parte que me parece más relevante : “da a las ballenas dentadas un muy superior lapso de tiempo para reaccionar a las señales cara a interceptar a sus presas”

    Y ahora, cito parte de su respuesta :
    “Es por tanto un sistema de altísima complejidad y altísima especificación. Y ya sabes, complejidad especificada, implica la sospecha de diseño, a no ser…”

    Inevitablemente, a uno le empiezan a surgir las preguntas. Si el DI diseño un sistema de “altísima complejidad y altísima especificación”, ¿cómo puñetas no atinó a qué los murciélagos no podrian sacar el mismo provecho que las ballenas? Con sus extraordinarias dotes para la ingenieria biológica, ¿no deberia haber diseñado para los murciélagos un sistema de ecolocalización más adaptado a su medio? Al fin y al cabo eso deberia ser pan comido para quien ha diseñado todas las formas de vida en la Tierra, ¿no cree?

    A mí se me ocurren varias explicaciones :

    1. El Diseñador odia a los murciélagos.
    Esta explicación tiene el problema de que si relamente los odia, ¿por qué los ha diseñado?

    2. El Diseñador siente predilección por las ballenas, por eso se ha esmerado más en su sistema de ecolocalización.
    Quien sabe. Podria ser. Pero a uno le causa cierto escepticismo esta explicación.

    3. El Diseñador no tiene ni idea de física y no atinó a que “el sonido viaja unas cinco veces más rápido en medio acuoso que por el aire”.
    Esa explicación no convence mucho. Al fin y al cabo el DI también se le relaciona con la creación del Universo (lo afinidas que están las constantes física del Universo han sido relacionadas con un diseño consciente del Universo). Así que sus conocimientos de la física debe ir a la par de sus conocimientos en biología, a menos que el diseñador del Universo sea diferente diseñador del diseñador de la vida terrestre.

    4. No existe tal diseñador.

    Seguro que me dejo alguna más. Ya me dirá.

  39. ““uno espera, de la actuación de una inteligencia, un diseño optimo”. Pues yo no soy ese uno. Yo espero de una inteligencia un diseño. No se por que ha de ser optimo. Yo hago muchas cosas inteligentemente que no son optimas. Por no hablar de mis estupideces. Y a usted le debe pasar lo mismo. Supongo. Y hay que ponerse de acuerdo aun (a estas alturas del blog) en los terminos: ¿Teoría de la evolución? Teoría que ¿”sabemos” que es cierta?”

    Fernando,
    No me venda esa moto. Todos somos inteligentes, pero cuando decimos que “Pepito es inteligente” no nos estamos refiriendo a que tiene inteligencia, nos estamos refiriendo a que tiene una inteligencia que destaca sobre las demás. De otra manera deberian haber bautizado esta “teoria” como Diseño Intencional, por ejemplo.
    Si el diseño no optimo lo encontrásemos sólo en los primeros seres vivos, igual su explicación se aguanta. Pero trás centenares de millones de años, e incontables decenas de millones de especies, resulta un poco difícil concebir que el diseñador del Universo y de toda forma de vida no sea capaz de diseñar unos diseños más óptimos y duraderos. Porque, y ahí va otra, al diseñador se le han muerto la casi totalidad de las especies que ha diseñado.

  40. Cayetano
    Celebro que podamos coincidir al menos en la definición de algunos conceptos. Sin ello el debate se convertiría en un diálogo de besugos. Sin embargo, sigo opinando que las distintas mutaciones relacionadas en la consecución hipotética de una novedad biológica deben de presentarse, en la lógica del modelo darwinista como “inconexas”. La razón es que no existe determinación de las unas en relación a las otras, ni conexión de causalidad, ni orientación coincidente en vistas a un fin predeterminado. La acumulación de las mismas sería estrictamente fortuita y ello es precisamente lo que hace que el modelo resulte muy poco verosímil.
    En cuanto a la evolución, es preciso recordar que el punto esencial del debate está en la falta de evidencia empírica suficiente que permita inferir la existencia de un proceso espontáneo y fortuito de cambio en los seres vivos capaz de explicar la emergencia de novedades funcionales de alta complejidad. Por el contrario, cuanto más avanzamos en el conocimiento del funcionamiento de los organismos vivos mayor es la convicción de que los mecanismos de cambio conocidos representan una forma “inteligente” de reacción a los desafíos del entorno. En definitiva, son cosas que la célula “hace”, no cosas que “le pasan” a la célula. Tal como espero explicar más ampliamente en un próximo post, el modelo evolutivo correspondiente a estas observaciones está en las antípodas del neo-darwinismo tanto en lo que respecta a la naturaleza de los mecanismos como en términos de causalidad y teleología.
    Por último, permíteme recordarte que una inferencia a la explicación más razonable no es una “creencia”. Aquí no se “afirma” la existencia indemostrada de nadie. Lo que se defiende es que la existencia de un diseñador inteligente es la explicación más razonable para justificar la existencia de las cosas de las que tenemos constancia por la experiencia. Nada hay de contradictorio en un razonamiento de naturaleza abductiva como éste. Normalmente tu argumento a este respecto resulta perfectamente falaz: niegas la posibilidad de inferir la causación por un ser inteligente si previamente no se ha demostrado su existencia. Sin embargo, la existencia de un ser inteligente, como ya hemos repetido tantas veces, sólo puede demostrarse a través de la huella de inteligencia en sus acciones. Con ello cierras arbitrariamente la posibilidad de la inferencia pretendida en un argumento circular que se articula como un prejuicio filosófico.

  41. Oscar
    Sigo esperando una explicación convincente que haga creíble que la formación de un sistema irreduciblemente complejo como el biosonar haya aparecido en un momento dado de la historia de la vida de manera fortuita.
    Cuando la encuentres vete pensando en una explicación para que tal sistema haya aparecido en más de una ocasión en linajes separados, también de forma fortuita.
    Otra cosa, el diseño inteligente es evidentemente, siempre, diseño intencional. Y lo que se mueren no son las especies si no los individuos; es un dato consustancial a la existencia, la vida es efímera. En pura lógica evolucionista, las especies existentes proceden de las anteriores, nada se ha perdido pues…

  42. Felipe,

    No me estará escurriendo el bulto, ¿verdad que no? Porque le recuerdo que es usted quien ha escrito este artículo, y es usted el que ha señalado una cuestión que no concuerda en absoluto con lo que se esperaría de una diseño inteligente que se lleva desarrollando durante centenares de millones de años.

    “En pura lógica evolucionista, las especies existentes proceden de las anteriores, nada se ha perdido pues…”

    Que yo sepa, en pura lógica evolucionista, las especies existentes son descendientes de especies anteriores, pero no todas las especies anteriores tuvieron descendientes. Así que sí, sí que se ha perdido algo. Y de hecho, mucho. Y me parece revelador que no intente argumentar ese hecho desde el prisma de un diseño inteligente. Debe ser difícil justificar el que la mayoria de diseños del DI se hayan muerto por falta de adaptación al medio que el propio diseñador ha diseñado.

  43. “Seguro que me dejo alguna más. Ya me dirá.”
    Tú no tienes (aún) todos los datos o eres menos inteligente que el diseñador o no conoces su propósito.
    ¡Uy! Se me ha escapado otra vez…

  44. A propósito de mi “moto”, Oscar: cuando yo digo de alguien que es inteligente digo que es inteligente. No estoy afirmando además que sea más inteligente (que otros) ni que sea el más inteligente (de todos) ni lo más inteligente que se pueda ser.
    Usted lo llama ahora Diseño Intencional. Pues por mí estupendo. Se lo compro. Le compro esta moto.
    Por último, a mí me parece que si hay un “tipo” que ha sido capaz de montar este universo (o el multiverso, no digamos nada en tal caso), a partir de la nada, en las condiciones tan extraordinariamente improbables (aquello del fine tuning) para que haya vida y que nosotros estemos aquí, conscientes de todo esto, intercambiando estas ocurrencias, que haya montado, digo, esta cosa, ese tal tiene bastante más coco que yo y a lo mejor debo afrontar mis perplejidades con al menos la humildad intelectual con que escucho o leo a quienes reconozco en cualquier asunto al cabo del día más entendidos, mejor informados o mejor informados, más especializados que yo.
    Y eso de que “todos somos inteligentes” … ¡Venga hombre!

  45. Cayetano: no puedo estar más en desacuerdo con eso de que un agnóstico, un ateo o un escéptico de libro ofrece la garantía de estar predispuesto a no ceder a la creencia. ¡Hombre!, si no cree en nada, lo que se dice en nada, no tiene nada ante lo que ceder…
    Pero la experiencia desmiente eso. Cruzados del ateísmo como Richard Hawkins o un Hitchens, ¿modelo de ecuanimidad, apertura al debate, científicos de raza inmunes al prejuicio filosófico? ¡Un respeto, por favor!
    Hay creyentes perfectamente dispuestos al debate intelectual (por ejemplo Ratzinger discutiendo en público con Habermas u otros reconocidos intelectuales, también con pensadores ateos, en debates luego editados en forma de libros sobre lo divino (con perdón) y lo humano) y hay jabalíes (como los antes citados) que no pueden salir a la palestra sin embestir porque no están dispuestos a ceder un milímetro de su creencia (pseudo)científica que entienden incompatible con la fe religiosa.
    Un creyente puede dejar sus convicciones religiosas en casa cuando hace una prueba de tres, mira por el microscopio o el telescopio y hace la prueba del carbono 14. La prueba del nueve le da el mismo resultado que a su colega ateo.
    Y un agnóstico puede defender “manu militari” su naturalismo cientifico y metodológico y cerrarse en banda ante cualquier avance de la ciencia que choque con el dogma vigente de la comunidad científica. Este blog tiene que ver mucho con esto y los ejemplos de predisposición a no permitir resquicios en el dogma provenientes de científicos heréticos (estos Behe y compañía) van multiplicándose. Nosotros hemos de ver el día que se derrumben las murallas de Jericó (¡uy, otra referencia inadecuada!) de la comunidad académica ante mucha paparrucha que dejará de funcionar dando lugar a algo así como una implosión intelectual, probablemente suave y poco sonora.
    Así que ese marchamo autoconcedido de “ay que ver qué honradez intelectual la nuestra, la de los agnósticos”, me parece inmerecido. Unos la merecen y otros no. Entre este neodarwinismo demodé que padecemos parece particularmente fuera de lugar. Del mismo modo que hay creyentes obnuvilados, irracionales y talibanes que no admiten que la realidad perjudique sus creencias, hay creyentes sensatos que saben usar la cabeza para algo más que para llevar el sombrero.
    Y en este blog pasean, discurren y aprendemos gentes de todo pelaje que el lector habitual va ya identificando: los hay creyentes, los hay agnósticos, los hay campeones del ateísmo o del naturalismo materialista, los hay obnuvilados, los hay abiertos al argumento, los hay inteligentes y los habemos más bien torpes. Pe´ro la cerrazón no está adjudicada “de saque” a un bando. Eso no.

  46. Le voy a poner un ejemplo, Felipe: empleando al “teoría sintética” yo puedo afirmar que no tendría unos excelentes fotorreceptores si alguno de mis antepasados no hubiera desarrollado unos fotorreceptores más simples que se han ido mejorando a lo largo de mi linea evolutiva, la formación de mis fotorreceptores tiene de fortuito las mutaciones que lo han producido y, de hecho, se puede observar que su estructura tiene serios fallos de diseño pero no hay nada de fortuito en su mejora ya que son importantes y lo han sido para garantizar la supervivencia de mis ancestros.

    En cuanto a la evidencia empírica, es concluyente, contrastable y reproducible. El hecho de que usted decida no creer en ella no afecta en nada a la existencia de dicha evidencia ya que la realidad es persistente, sigue existiendo con independencia de que usted o yo creamos en ella.

    En cuanto a la inferencia, también lo he dicho otras veces, es una herramienta útil para formar heurísticas
    pero no garantiza la realidad de lo inferido, dicha realidad sólo se puede comprobar de forma empírica; este era el principal problema del positivismo que fue corregido por la discusión critica. Todo aquel que defienda la existencia de entes y no pueda demostrar su existencia fuera de su imaginación está creyendo ya que afirma que existe algo de lo que realmente no puede conocer si existe.

  47. Mire, Fernando, no voy a entrar en una discusión sobre quien está en mejor disposición para prescindir de las creencias en una investigación si el que cree o el que no cree, me parece un poco absurdo, ya he expresado mi opinión y, simplemente, me reafirmo en ella.

  48. Oscar,
    No hombre, no escurro el bulto. Lo que pasa es que hay argumentos racionales y hay argumentos teológicos contra los que no se puede argumentar. La inferencia de diseño es un argumento racional. Pero si se pretende desautorizar dicha inferencia, como haces tú, argumentando sobre lo que el diseñador inteligente “debería” de haber hecho o cómo “debería” de haberse comportado o qué es lo que no “habría” hecho nunca, tenemos un problema.
    Este tipo de reflexiones no son argumentos científicos ya que son de naturaleza normativa y lógicamente no proceden del conocimiento empírico de la realidad. Tampoco se pueden presentar estrictamente como argumentos filosóficos ya que la inferencia filosófica nos permite adivinar la existencia de un ente creador-diseñador pero no nos permite sacar conclusiones sobre los propósitos y los deseos del mismo, ni sobre su pauta o patrón de conducta.
    Afirmaciones que sí pretenden conocer tales patrones, como las que tú haces, son por tanto afirmaciones de naturaleza teológica, o religiosa. Tu crítica al argumento de diseño trasciende por tanto el ámbito de lo racional y se sitúa en el discurso puramente religioso (o anti-religioso, que es lo mismo). En este blog respetamos las convicciones religiosas de todo el mundo, pero no consideramos que las mismas puedan ser argumentadas en el debate sobre los orígenes.

  49. Cayetano
    Claro que la evidencia empírica es concluyente y contrastable y reproducible. Lo que pasa es que hay muy pocas cosas que puedan presentarse como evidencia cierta. Ni siquiera el que la Tierra de vueltas alrededor del sol puede presentarse así. El conocimiento no está hecho de certezas sino de convicciones. Nada hay más inútil que la definición clásica (Platónica) de conocimiento como la “creencia verdadera válidamente justificada”. Saber cuándo una creencia es verdadera, esa es la cuestión .
    Pretender que la creencia en el darwinismo como modelo explicativo de la evolución ocurrida en el pasado lejano puede ser presentada como certeza, o como evidencia empírica, es un dislate, un mero acto de fe que no tiene acomodo en el discurso racional.
    En cuanto a la inferencia abductiva, claro que no puede presentarse como certeza, tampoco pueden hacerlo la inmensa mayoría de hipótesis científicas en torno a la realidad, como la teoría del big-bang, la evolución o cualquiera de las hipótesis históricas más extendidas, hasta las teorías de la física de partículas por muy prometedores que resulten su capacidad de predicción y su alcance explicativo.
    El ser humano no está hecho para la certeza si no para las convicciones en torno a lo real. Y entre dichas convicciones tiene sentido y sitio por derecho propio la que nos impulsa a considerar como razonable la existencia de una causación inteligente e intencional en el origen de la vida y de las formas vivas. No necesito tener la evidencia de la existencia de algo para poder intuir su existencia. No necesito conocer directamente algo para tener evidencia de la huella de sus actos. Es para eso que sirve la razón.

  50. A mí me parece que Ignacio Sánchez Cámara dice hoy en la Tercera de ABC, con frases sencillas, cosas pertinentes a lo que subyace en esta discusión en curso aquí:
    “Es un falso prejuicio creer que la ciencia es el único modo de conocimiento. Y más falso aún negar todo aquello a lo que la ciencia no alcanza.”
    Luego cuenta la conocida fábula del científico Arthur Eddington: “Un hombre se propuso estudiar la vida submarina utilizando una red formada por una malla con cuadriláteros de tres pulgadas. Después de atrapar muchas criaturas marinas con su red, concluyó que en el mar profundo no existen peces de menos de tres pulgadas de longitud.”
    Y dice también: “La afirmación de que sólo existe lo que estudia la física no puede pertenecer a la física. La negación de la metafísica es, ella misma, metafísica.”

  51. Felipe,

    Claro que está usted escurriendo el bulto. Yo no he dicho lo que el “diseñador” deberia haber hecho. Yo he dicho que eso no es lo que uno esperaría de una inteligencia superior. Así que, de la misma forma que usted exige al neodarwinismo una explicación sobre esos sistema de ecolocalización, diria que la mera honestidad intelectual le obliga a usted a ofrecer la explicación desde el punto de vista de la teoria que defiende. De hecho, entre los proponentes del DI es muy común hacer objeciones al neodarwinismo que, incluso dando dichas objeciones por válidas, el DI tampoco es capaz de explicarlas y, a pesar de ello, no merma la credibilidad que le profesan al DI.

    Usted mismo ha dicho : “Curiosamente, ambos aparatos de localización acústica presentan características muy similares y se mueven en frecuencias de ultrasonidos muy similares entre 15 y 200 kiloherzios; esto resulta ESPECIALMENTE SORPRENDENTE porque el sonido viaja unas cinco veces más rápido en medio acuoso que por el aire lo que da a las ballenas dentadas un muy superior lapso de tiempo para reaccionar a las señales cara a interceptar a sus presas. ”
    ¿Por qué le resulta especialmente sorprendente? ¿Es que acaso ese biosonar no es para usted una clara muestra de diseño? ¿O es que hay algo que no ve claro y se le ha escapado ese comentario?

  52. Estoy de acuerdo, Felipe, en que la certeza con la que conocemos los mecanismos evolutivos es la misma que la que tenemos para afirmar que la tierra gira alrededor del sol. En el resto no, por supuesto, pero ya lo he explicado muchas veces y no creo que insistir sirva de algo.

  53. Oscar
    el que yo no sepa explicar una cosa no me impide comprender cuándo otra pretendida explicación es rotundamente falsa porque no se compadece con la realidad observable.

    Y por supuesto tu afirmación de que “eso no es lo que uno esperaría de una inteligencia superior” sigue siendo teológica, es decir, no racional por una razón: no estás argumentando que la cosa diseñada sea lo suficientemente trivial para poder esperarse de ella que sea el fruto del mero azar. Estás alegando que no es lo esperable porque condsideras que “tendría” que haber sido diseñada de otra forma o según otros criterios.

  54. Mire, Fernando, es evidente que la ciencia no es el único modo de obtener conocimiento, es el modo de obtener conocimiento fiable, nadie ha negado que existan cosas fuera del alcance de la ciencia lo que se niega es que se tenga certeza de su existencia y nadie niega la metafísica lo que se niega es que las especulaciones metafísicas sirvan para algo más que un mero ejercicio intelectual.

  55. Una vez un contemporáneo de Platón le objetó:
    Maestro, yo veo caballos particulares, individuales, pero no veo la forma “caballo” por ninguna parte.
    Platón le contestó: “eso es por que tienes ojos para ver, pero no tienes inteligencia”
    Podemos conocer los aspectos accidentales de la realidad a través de la indagación científica. Pero nuestra condición racional nos permite conocer la esencia de las cosas y el sentido de la existencia. La metafísica es la disciplina que reflexiona en torno al ser en cuanto ser y por lo tanto en torno a la esencia más íntima de la realidad.
    Pretender que dicho conocimiento no es fiable es una “elección” Allá cada cuál.
    Pero la mayor riqueza de la naturaleza humana estriba precisamente en su condición racional y en su capacidad para el conocimiento profundo y no superficial de (es decir, convicciones en torno a) la realidad.
    Por supuesto uno puede negarse a enriquecerse con tal potencia y capacidad y sentirse cómodo pensando que no es más que un simio avanzado y que de los animales irracionales no nos distingue una diferencia de clase si no de grado.
    Por eso uno sólo verá caballos individuales a su alrededor…
    Allá cada cuál.

  56. La vacuna contra la viruela no se obtuvo precisamente de especulaciones metafísicas osea que no, que un conocimiento sea o no fiable no depende de la “elección” de cada uno sino de que, del uso de dicho conocimiento, se obtengan resultados observables, predecibles y de forma constante, osea con seguridad y en esto no existe hoy ningún método de obtención de conocimiento que se pueda aproximar a la ciencia y, digo más, si se descubriera en un futuro pasaría a formar parte del método científico ya que la ciencia y su método están en un continúo cambio enfocado siempre a aumentar su fiabilidad; no se engañe, si algún método de obtención del conocimiento actual no forma parte de la metodología científica es, sencillamente, porque no es suficientemente fiable.

    En cuanto a las esencias, personalmente “no creo” con carácter general y me da igual si son dioses, realidades metafísicas, esencias o duendes por lo que estamos otra vez donde solemos estar, si no hay pruebas de la existencia de “esencias” pues no deja de ser una suposición, una creencias más, que sea una suposición de Platón no le otorga mayor grado de verosimilitud.

  57. “la ciencia no es el único modo de obtener conocimiento, es el modo de obtener conocimiento fiable”

    Por supuesto, una vez más José Luis no se da cuenta que EL reconoce de la ciencia sólo el conocimiento científico que se acomoda a sus prejuicios. Las doctrinas requieren de fieles para mantener el dogma.

  58. Cayetano: recuerde la imagen de Eddington que cite mas arriba. El pez dios no lo puede usted pescar con su malla del método científico experimental.

  59. “Y por supuesto tu afirmación de que “eso no es lo que uno esperaría de una inteligencia superior” sigue siendo teológica, es decir, no racional por una razón: no estás argumentando que la cosa diseñada sea lo suficientemente trivial para poder esperarse de ella que sea el fruto del mero azar. Estás alegando que no es lo esperable porque condsideras que “tendría” que haber sido diseñada de otra forma o según otros criterios.”

    Felipe,

    ¿Si los aspectos imperfectos de los seres vivos no nos encaminan a suponer que no hay diseño, porqué supone usted que los aspectos “perfectos” sí que nos encaminana a suponer que hay diseño? Si no sabemos el propósito del diseñador, ¿cómo sabe usted que la “perfección” es una muestra de diseño? Quizá el quid de la cuestión es que más que saberlo quiere creerlo.

    PD-Veo que me quedaré sin saber por qué le parece especialmente sorprendente algo que usted mismo cree prueba de diseño.

  60. Fernando, yo no necesito su “pez dios” para explicar el universo ni la evolución. Si lo que quiere es ejemplificar con la metáfora de la red que, por cierto, es un símil usado también por Popper, pues si, estoy de acuerdo, tenemos neurosensores específicos y limitados a las condiciones ambientales que resultan o resultaron relevantes, los hemos ampliado por medio de la tecnología y los seguiremos ampliando pero nadie niega que existen límites.

    Este de los límites es realmente un tema muy interesante. Mire, yo no niego ni podría negar que exista una parte de la realidad o realidades que no podemos alcanzar, no creo que existan pero no niego que pudieran existir el asunto es que sólo puedo conocer una realidad, la que es susceptible de ser percibida y, en consecuencia, sólo puedo esperar obtener conocimiento fiable de este modo, cualquier especulación sobre lo que yo pudiera imaginar que existe puede ser muy interesante, puede ser incluso la correcta pero no es fiable hasta que yo no demuestre que existe en la realidad y esto se demuestra claramente si observamos que dos personas pueden inferir conclusiones diferentes partiendo de los mismos datos pero una predicción empírica sólo puede cumplirse o no.

  61. Mire Cayetano, (esto del “mire Cayetano” me encanta, es como normalmente se dirige a mí Cayetano: “Mire Fernando”, expresión donde se adivina sin dificultad el cansino hastío que debe producir al profesor el dirigirse por enésima vez al más zote de sus pupilos), digo que, mire Cayetano: lo que pasa es que usted no entiende o no quiere entender que su red no permite responder a las preguntas del por qué del por qué del Universo, y de la vida y de la conciencia racional, y de su propósito.
    Y anda que no necesita usted otras gafas y otras mallas para explicar el universo y la evolución.
    Usted las necesita pero -en el mejor de los casos- elige no responder a esas preguntas.
    No sé cómo explica usted el origen del universo y de la vida y de la conciencia después. Ni usted ni Darwin ni la ciencia responden a eso.
    Que no, que no, que no responden a eso con la ciencia.
    Responden con su propio prejuicio filosófico, metafísico o (anti)religioso, pero no responden con la ciencia.
    Se ponga usted como se ponga.
    Ese prejuicio es legítimo. Pero es prejuicio. Y no es legítimo disfrazarlo de ciencia.
    Y qué manía con necesitar demostrar la existencia del pez dios o de un Dios por los métodos de la ciencia experimental para quedarse tranquilo. No sé si tiene mucho sentido o si es racionalmente posible de manera que creyente y no creyente concuerden en el valor demostrativo de una vía racional de tal demostración. Lo que desde luego parece que no lo tiene es “mostrar” la existencia de Dios mediante técnicas de laboratorio.
    En este ámbito de cosas lo que me parece que el DI sí hace es hacer ver que DESDE la CIENCIA se pueden alcanzar conclusiones contrarias a una concreta teoría que desvincula la evolución del diseñador y que pretende vincularla al azar, que considera la evolución no guiada. DI hace ver que la evolución como hecho “tiene la pinta” de estar guiada, que ese azatr se revela “unlikely” como explicación.
    Revolverse furiosamente contra estas evidencias incómodas es poco honesto intelectualmente.
    Y qué poca disponibilidad entonces a aceptar la razonabilidad de la existencia de ese Diseñador (o de cualquier diseñador minúsculo).
    Cordialmente,

  62. Oscar insiste: “Si los aspectos imperfectos de los seres vivos no nos encaminan a suponer que no hay diseño, porqué supone usted que los aspectos “perfectos” sí que nos encaminana a suponer que hay diseño?” A mí lo imperfecto no me conduce a pensar que no hay diseño. Convivimos con la chapuza diariamente. Con la chapuza de diseñadores chapuceros. Si el diseño es perfecto (según mi rasero, claro) entonces la hipótesis del diseño se revela tumbativa.

  63. Oscar,
    El argumento de los “diseños imperfectos” me parece carente de fuerza alguna. Repito que podría ser un argumento a tener en cuenta si se postulara un escenario fijista (es decir diseño “de novo”) cosa que nunca he hecho. Por el contrario, en un escenario evolucionista no existe ese problema; lo que se discute aquí no es si las formas vivas pueden haber surgido a partir de formas antecesoras si no si tal proceso puede haber ocurrido de forma espontánea por pequeñas acumulaciones graduales no guiadas.
    En este escenario, la idea de diseños imperfectos no tiene ninguna relevancia. Además, hay que recordar que la calificación de imperfecto para un diseño es perfectamente arbitraria, a menudo se basa en la ignorancia de las funciones de los órganos descritos y por último implica, de nuevo, la idea teológica de que los organismos “deberían” ser de tal o cuál manera.
    Por último, en cuanto a la calificación de “sorprendente” que utilizo en mi comentario, si lo lees despacio verás que no soy yo si no los autores del artículo científico comentado quienes parecen sentirse muy “sorprendidos”. A menudo suelo recalcar el permanente estado de admiración y desconcierto de nuestra clase científica con cada nuevo descubrimiento. Continuamente aparecen datos “sorprendentes” que maravillan a quienes creían en un modelo evolutivo puramente fortuito pero que no nos sorprenden tanto en quienes pensamos que la hipótesis más razonable es que la emergencia y constitución de las formas vivas está causada por un diseñador inteligente.

  64. “Además, hay que recordar que la calificación de imperfecto para un diseño es perfectamente arbitraria, a menudo se basa en la ignorancia de las funciones de los órganos descritos y por último implica, de nuevo, la idea teológica de que los organismos “deberían” ser de tal o cuál manera.”

    Los hechos también han demostrado que la definición de “complejidad irreducible”, pilar del DI, es arbitraria. El ejemplo fallido del flagelo bacteriano demuestra que dicha definición se aplica a sistemas biológicos cuyo funcionamiento simplemente ignoramos. Sin embargo tan pronto el flagelo o el ojo fueron tumbados como ejemplos de “complejidad irreducible” los proponentes del DI se buscaron nuevos ejemplos de entre los millones de especies existentes.

    Y debo decir que en sus textos pone usted los comentarios de otra gente en comillas, como el artículo firmado por Jonathan M. Cosa lógica, más que nada porque es feo hacer pasar por propio parte de un texto o artículo de otra persona.

  65. Oscar,
    En efecto, la calificación de un diseño como “imperfecto” es arbitraria, es subjetiva y no-científica. Todo lo contrario de lo que ocurre con la calificación de un sistema funcional como “irreduciblemente complejo”. La CI es objetiva, perfectamente determinable, verificable empíricamente y por lo tanto estrictamente científica.
    La definición de la CI es de sobra conocida. Una estructura o sistema lo es si está formado por una multiplicidad de partes, tal que al quitar una cualquiera de ellas el sistema deja de proporcionar su función característica. En este sentido el flagelo bacteriano presenta tal propiedad de forma inequívoca ya que si eliminas alguna de las proteínas que lo forman el sistema deja de funcionar. Que yo sepa nadie ha demostrado lo contrario. Lo cuál es extensible a una gran cantidad de sistemas biológicos. (Personalmente no me gustaría que me quitaran alguna pieza de un ojo para verificar si sigue funcionando)

  66. Felipe,
    El ejemplo del flagelo lo ví en el reportaje “Darwin contra Dios” sobre el juicio de Dover. Incluso recuerdo que Behe utilizó las palabras de un experto en el flagelo que luego fueron desmentidas por dicho experto quien mostró varias estructuras tremendamente similares.

    A partir del minuto 12 de este video.
    http://www.youtube.com/watch?v=cqUFTDvu784&feature=relmfu

    Luego está el otro ejemplo famoso de Behe de la trampa para ratones, que ya quedó desmontado. La complejidad irreducible parece basarse más en nuestro desconocimiento actual sobre biologia que en hechos. La refutación de dichos ejemplos demuestra que lo que se entiende por “complejidad irreducible” sólo lo es en a mesura que nuestra ignorancia sobre dichos sistemas biológicos no nos permite entenderlos en profundidad. Quizá Behe deberia haber elegido mejor sus ejemplos, porque empezar a sacar ahora nuevos ejemplos cuando se desmontan los viejos, parece una huída hacia adelante.

  67. Oscar
    es evidente que no estás correctamente informado. Por supuesto que nadie ha “desmontado” la idea de que el flagelo es irreduciblemente complejo ya que eso es una evidencia que cae por su propio peso.
    Lo que se ha hecho es simplemente presentar hipótesis puramente especulativas que pretenden hacer creíble que tal estructura funcional, a pesar de su complejidad irreducible, “podría” haberse formado de manera fortuita por pasos sucesivos mediante la transformación de sistemas con funciones diferentes. según el modelo darwinista de la evolución.
    Tales argumentos, nunca soportados por evidencia empírica alguna, se han convertido en un mantra adoptado con fe ciega por la comunidad darwinista en defensa de sus convicciones metafísicas. La literatura científica que ha argumentado la absoluta falta de rigor de tales especulaciones es abundantísima y el propio Behe ha contestado en diversas ocasiones a las críticas más famosas como las de K. Miller. también hay respuestas bien desarrolladas en el libro de Dembski “The Design of Life” o en diversos artículos como este
    http://www.evolutionnews.org/2006/04/do_car_engines_run_on_lugnuts_1002157.html

  68. ¿Una evidencia que se cae por su propio peso? bien, he aquí una demostración de que tal “complejidad irreductible”, si es que existiera tal cosa, no lo es desde luego en el caso del flagelo (http://www.youtube.com/watch?v=bhI-cIAMMfs) Ya ve que existe una explicación simple para eso que usted convierte en un misterio y, para resolver el misterio que usted mismo ha creado, supone una causa aun más misteriosa que, siguiendo la misma lógica, deberá tener a su vez otra metacausa ya que sino no podría tampoco explicarse la “complejidad irreductible” de la causa de la “complejidad irreductible” …

  69. Felipe,

    Igual no ha visto el video, pero el propio experto citado por Behe (minuto 14:30) presenta un ejemplo de cómo el flagelo no es una estructura de complejidad irreducible. El patinazo de Behe fue sonoro.

  70. Las distintas objeciones, videos, comentarios etc planteados en relación al caso del flagelo y su trascendencia para el discurso evolucionista suscitan una gran cantidad de reflexiones que entiendo no caben en comentarios de respuesta si no que invitan a un comentario en formato mas amplio. Me remito por tanto a un próximo post que dentro de algunos días aparecerá sobre el asunto para debatirlo con mayor conocimiento de causa.

Deje una respuesta