La Censura Naturalista y el Segundo Principio de la Termodinámica

Por Felipe Aizpún

225

A principios de este año Granville Sewell tenía comprometida la publicación de su trabajo “A Second look to the Second Law” (que ya hemos comentado en un post anterior) en la revista Applied Mathematics Letters. El artículo había pasado los trámites habituales de la evaluación positiva por parte de otros colegas especialistas del ramo (peer-review), y su aceptación para ser publicada había sido confirmada por la revista.

Sin embargo, el carácter claramente contradictorio con el paradigma dominante no podía pasar desapercibido a los internautas vigilantes, a la vista de su anuncio o pre-publicación, y desencadenó una reacción conminatoria sobre los responsables de la revista. Desde un blog militante a favor de las premisas de la ortodoxia científica imperante se criticó a la revista por su actitud favorable a la publicación del trabajo y se escribió una carta abierta al Dr Rodin de la dirección de la revista asegurando que su publicación sería un desprestigio para la misma. El bloguero aducía además que las ideas presentadas por Sewell ya habían sido refutadas en un artículo de 2008 firmado por Daniel Séller del Oberlin College (Ohio), y cuyo resumen pretende demostrar por una vía meramente cuantitativa que la cantidad de entropía que debe ser vencida en el proceso evolutivo de las formas vivas no contradice el segundo principio de la termodinámica.

El artículo en cuestión es anterior al trabajo de Sewell si bien es verdad que algunas de sus ideas al respecto habían sido ya expuestas en trabajos anteriores. Pero dicho artículo no menciona la obra de Sewell y si han leído ustedes el comentario anterior sobre la misma podrán comprender que en absoluto refuta las ideas de Sewell toda vez que lo que éste defiende es que meros cálculos cuantitativos son inadecuados para justificar la emergencia de la complejidad especificada de las formas vivas ya que no se trata de un mero problema de cálculo sino de una objeción esencialmente cualitativa: no está en la naturaleza de las radiaciones solares generar la información prescriptiva que gobierna los procesos de la vida.

Sea como fuere el caso es que el responsable de las publicaciones debió de sentir muy cerca el aliento en la nuca de los sabuesos que defienden la predominancia del paradigma oficial y debió de acordarse de las palabras recientes del genetista italiano Giuseppe Sermonti: “El darwinismo es lo políticamente correcto en ciencia”. Recordando las presiones y represalias sufridas por otros colegas suyos en otras publicaciones que se atrevieron a albergar en sus páginas artículos críticos con el modelo neo-darwinista, el Dr Rodin se apresuró a retirar el artículo cancelando su publicación. Para justificar su decisión envió una carta al autor del trabajo alegando sorprendentemente que “su trabajo no trata de la clase de contenidos que tenemos interés en publicar”. Posiblemente pesara mucho en el ánimo de Rodin la conocida afinidad del profesor Sewell con el movimiento del Diseño Inteligente.

Claro que el remedio ha sido peor que la enfermedad. Las casas editoriales mínimamente serias tienen sus criterios internos y sus compromisos adquieren fuerza jurídica. El Profesor Granville Sewell decidió recurrir a la ayuda especializada de un equipo jurídico para defender su prestigio profesional tan burdamente maltratado y como resultado de las gestiones realizadas en estos meses pasados la casa editorial ha terminado por reconocer el error cometido al mismo tiempo que ha indemnizado al profesor Sewell con la suma nada despreciable de 10.000 $

La decisión del Dr Rodin resulta vergonzosa toda vez que, con su actitud, la absoluta falta de prestigio profesional del bloguero ocasional que se atrevió a protestar la publicación resultaba reconocida por encima de la dilatada trayectoria científica y pedagógica del profesor Granville Sewell, autor de tres libros notables así como más de 40 artículos científicos. Pero aún se rebajó más el Dr Rodin ya que incluso escribió una carta al mencionado bloguero reconociendo lo impropio de la publicación del controvertido trabajo y disculpándose por su errónea apreciación del valor del artículo en cuestión.

La nota pública emitida finalmente por la casa editorial viene a poner, hasta cierto punto, las cosas en su sitio. En ella se expresa al profesor Sewell las más sinceras y sentidas disculpas por el incidente así como le reconocen la puerta abierta para la consideración de la publicación de futuros posibles trabajos de su autoría. Igualmente, y para aclarar algunas dudas que malintencionadamente se habían sembrado entre los comentaristas, la casa editorial reconoce que el trabajo había sido revisado y aprobado por otros especialistas y que la casa lo había comprometido efectivamente para su publicación; en definitiva se aclaraba igualmente que el trabajo no había sido retirado por motivo de ningún error o problema técnico alguno señalado por los revisores o la editorial. Si tal hubiese sido el caso, la práctica habitual es que el autor sea contactado para exponerle las reticencias despertadas por su obra, dándole así la oportunidad de argumentar sus propuestas frente a las críticas. Nada de eso había sucedido en este caso.

A raíz de los hechos Sewell editó un video en el que recogía sus argumentos. Posteriormente, y una vez concretada la rectificación por parte de los editores, la compañía Elsevier, Sewell ha hecho pública una escueta nota que dice:

1. Aunque mi artículo puede considerarse justamente “afín al DI” en ningún caso menciona ni el DI ni el darwinismo, y ni siquiera concluye que el segundo principio ha sido efectivamente violado aquí, simplemente señala la obvia cuestión de que quien quiera creer que no ha ocurrido tal cosa, tiene que ser honesto y admitir que lo que verdaderamente se cree es que lo que ha sucedido no es realmente improbable; no se puede esconder uno tras el verdaderamente absurdo argumento de la “compensación” de Asimov y otros.

2. Elsevier debe ser reconocido por haber hecho lo correcto, tras la confusión creada por la revista.

3. La carta al editor que parece haber provocado la retirada del artículo cita una “refutación” de mi artículo en el publicado por American Journal of Physics debido a Daniel Séller. Este artículo que ni siquiera me menciona a mí o a alguno de mis escritos, está rebatido a partir del minuto cuatro de mi video. Realmente hay que ver lo que dice para creérselo.

En definitiva, un episodio penoso más de las dificultades con que se encuentran los autores afines al DI para publicar sus trabajos y los resultados de sus investigaciones en el seno de una comunidad científica dominada por la presión asfixiante y el acoso permanente de quienes no están dispuestos a facilitar la crítica y el escepticismo en relación al discurso oficial, entregados como están a sus compromisos ideológicos y metafísicos.

4 Respuestas para La Censura Naturalista y el Segundo Principio de la Termodinámica

  1. El oto día ví en youtube ( minuto 11.00 de http://www.youtube.com/watch?v=rnf_LAm3Hrc ) un Ph doctor evolucionista asegurando que el ojo estaba bien dieñado, para decir a continuación que por cada buen diseño podía poner 10 malos. De ese 10% escaso de aciertos del azar+tiempo debe estar la capacidad del cerebro de algunos antopoides bípedos de idear matemáticas y aplicarlas a la naturaleza física pudiendo predecir acontecimietos futuros. Un ejemplo supremo de ciencia es el 2º principio de la termodinámica que se cumple siempre mientras no venga a joderlo el “demonio de Maxwell”. Vaya, pero con esas MISMAS ecuaciones tan bien establecidas por generaciones de científicos viene ese demonio de Granville Sewell a deducir que el desorden de todo el resto de este universo gigantesco (para el que trague con el big-bang) no basta para compensar el orden de esta irrisoria mota de polvo azulada llamada tierra poblada mayoritariamente aun por …..creacionistas. Lógicamente esto es porque la ciencia, con las matemáticas, no pueden permitir ningún agujero relleno de inteligencia en ningún hueco de este universo material (eso sí, se pueden llenar con materia y energía oscuras y experimentos mentales a lo Einstein).
    No sé cuál es el problema para retirarle el artículo a ese ID´iot inofensivo y desfasado tratando de poner en apuros a la ciencia, ¿no está demostrado hasta la saciedad por la ciencia seria que infinitos multiversos pueden compensar, al igual que el ajuste-fino, también la entropía escasa (por nuestra culpa) de este insignificante universo.

  2. Multiuniversos? si tu argumentos es los de la supuesta teoria de los multiuniversos, permiteme informarme que no hay ni una verdadera evidencia de la validez de dicha teoria, es un solo derivado de la teoria de las supercuerdas la cual tiene mucho mayor apoyo experimental. Multiuniversos es un argumento que he escuchado bastante pero creeme esta lejos muy lejos de confirmarse…

  3. G.Osvaldo:
    Yo creo en multiversos menos que tu. Yo sólo estaba burlándome de que los neo-darwinistas actuales echan mano de esas especulaciones cuando los números no les salen. Y por eso es que ese creacionista matemático no debería haber sido censurado. Piensan ellos que han tapado casi el último agujero donde se podía colar un diseñador por medio de multiversos + azar + tiempo ¡qué religión tan necia es la que se han inventado esas gentes cuyo mesias es Darwin!

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
La Vida y el Segundo Principio de la Termodinámica

Por Felipe Aizpún El segundo principio de la termodinámica nos enfrenta al problema de la entropía, es decir, la medida...

Cerrar