El Ateísmo y el DI

Por Mario A. Lopez

Algunos críticos del DI dicen que sus proponentes tienen motivaciones religiosas detrás de su trabajo, incluso que en su núcleo el DI es simplemente un concepto sumamente religioso. Sin embargo, el DI tiene un grupo muy diverso de simpatizantes, incluyendo ateos, como se ve aquí, aquí, aqui, y aqui.

Por lo tanto, podría estar inclinado a preguntar, ¿cómo puede ser esto? ¿Qué no implica el DI un diseñador? Bueno, así es, pero sigua leyendo.

La mayoría de la gente parece que encuentra realmente difícil el separar las premisas de sus implicaciones, así que permítanme ver si puedo aclarar un par de cosas para ustedes aquí.

Al tratar de determinar causas apropiadas para efectos señalados a través de los patrones de la naturaleza, las propuestas del DI son efectivamente seculares y inherentemente agnósticas. Aunque lo que resulta tenga implicaciones teleológicas, y por extensión teológicas, las propuestas mismas nunca parten de lo material y sus propias características. El DI investiga los efectos (diseño), descarta explicaciones invalidadas (mecanismos), y propone la única explicación viable (diseño intencional). El paso lógico es de aceptar al DI como una teoría con merito científico, aunque uno no esté de acuerdo con sus conclusiones. Así parece ser el caso de los ateos que apoyan al DI.

La mayoría de la ciencia está gobernada por la filosofía del naturalismo metodológico, cuyo enfoque está en efectos observables que son prácticos para formar una hipótesis sobre causas naturales. Pero el naturalismo metodológico no puede ser parte del marco epistémico de la ciencia, simplemente porque no se puede declarar que todo lo que existe se desarrolló por consecuencia de un nexo de leyes fijas o inviolables. Tampoco se debe utilizar si la ciencia realmente participa en la búsqueda de la verdadera esencia de la naturaleza. Para eso se requiere adoptar un agnosticismo metodológico que no pretende tener el conocimiento sobre la causa responsable por anomalías cuyo mecanismo no se ha descubierto. Noté que no estoy proponiendo lo que el filósofo, Del Ratzsch, llama diseñismo metodológico. Mi propuesta es más sencilla. La raíz de la ciencia no debe de engendrar filosofías, sean materialistas o metafísicas, solo debe alimentar a la verdad sobre sus investigaciones. Sin embargo, una teoría tampoco se debe descartar por sus implicaciones, sino solo cuando se ha comprobado ser falsa.

La definición de ciencia que nos da la prestigiosa Academia Nacional de las Ciencias (National Academy of Sciences) dice:

“La ciencia es una forma particular de saber sobre el mundo. En la ciencia, las explicaciones están restringidas a lo que puede deducirse de datos comprobables—los resultados obtenidos a través de observaciones y experimentos que pueden justificarse por otros científicos. Todo lo que puede ser observado o medido es susceptible a la investigación científica. Las explicaciones que no pueden basarse en datos empíricos no forman parte de la ciencia.”

Como cualquier cosa disponible a la investigación, el diseño intencional y sus características son medibles, observables, detectables y completamente al alcance de la ciencia. La inferencia de diseño se justifica a través de datos empíricos y experimentos basados en nuestra experiencia como agentes inteligentes.

Los ateos que respaldan al DI y que son honestos con sus propuestas reconocen que, aunque puede ser peligroso el DI para su cosmovisión materialista; en sí, el DI no es una propuesta sobrenatural.

Pero ahora, ¿cómo se puede falsificar el DI? La pregunta sobre la falsificación de una teoría es muy importante para toda la ciencia, aun cuando un mecanismo se conoce ser la causa de un efecto bajo investigación. No obstante, cuando uno da una explicación sobre algo, la pregunta que persiste es ¿Qué fue lo que pasó antes? Los científicos se dan el lujo de sostener que el mecanismo es puramente indeterministico. Es decir, solo es así y no es necesario considerar más explicaciones. Esta implicación científica—aunque valida—no determina el merito científico de una teoría. Los críticos del DI argumentan que el DI no explica nada si sus propugnadores no exponen un argumento que responde a las diatribas sobre el origen del diseñador. Pero esta es una falacia común. ¿Por qué se admiten propuestas materialistas con propiedades indeterminantes? ¿Acaso no se puede decir lo mismo sobre un agente diseñador? Aunque el alcance del DI no abarca este tema, la respuesta podría ser igual, no es necesario considerar más explicaciones, ad infinitum.

El ateo se justifica respaldar al DI porque la meta del DI es solo de encontrar patrones en la naturaleza que exhiben características del diseño intencional. Para hacer esto no se necesita ser teísta, religioso, o místico, solo se requiere tener la mente abierta. Si el diseño intencional es determinable, ¿Será posible también descubrir el diseño en la biología?

La tecnología de hoy utiliza diseños ya encontrados en la naturaleza, y parece ser que la ingeniería descubierta en la naturaleza es mucho mejor que la ingeniería humana. ¿Acaso sabe algo la naturaleza sobre el diseño que nuestra ingeniería no puede resolver?

El ateo, tanto como el teísta, debe reflexionar más en tales preguntas. No porque las respuestas validan su cosmovisión, sino porque la verdad científica (aunque los desacomode) es mejor que una buena mentira.

6 Respuestas para El Ateísmo y el DI

  1. Por cierto, 93% de los miembros de la “prestigiosa” Academia Nacional de las Ciencias son ateos. Pienso que todavía no se dan cuenta que no es necesario ser ateo para ser científico. También pienso que estos científicos disfrazan a su ateísmo en batas de laboratorio, ya que hasta ellos mismos admiten que la naturaleza da toda la impresión de haber sido diseñada para algún propósito.

  2. Mario.

    Siento que hay un grave problema con los científicos que no manejan bien la filosofía, y sobre todo la rama de LA LÓGICA. Y es que muchos, con el simple hecho de describir procesos se sienten satisfechos. Pienso que talvéz eso les ha pasado a estos científicos, que a la hora de analizar las implicaciones de los descubrimientos caen en razonamientos en su mayoría falaces.

    De hecho, siento que es parecido a lo que pasa en las universidades, cuando entran los estudiantes sin preparación en lógica ni otras ramas de la filosofía, y en humanidades se topan con un profesor de filosofía ateo que les habla de las ideas de Nietzsche, Marx y Freud, para al final muchos pensar que las falacias geneticas de cada uno de los anteriormente citados sirven de algo en el debate TEISMO-ATEISMO. Claro está, que nunca se dan cuenta que eran razonamientos falaces, y lo he visto hasta en personas con Licenciaturas, Maestrías y Doctorados. Es una pena.

    Saludos.

  3. Hola Ilan,

    Tienes mucha razón. Lo interesante es que la ciencia moderna, incluyendo el método mismo, fue establecida gracias al trabajo de teístas. Todavía no puedo entender porque los científicos creyentes de hoy espantan tanto a los materialistas. ¿Quizá es la economía y tienen miedo de ser suplantados? No sé.

    Gracias por tu apoyo. 😉

  4. MARIO DICE: “Quizá es la economía y tienen miedo de ser suplantados?”

    HIPÓTESIS MIA: Entre otras explicaciones que este aficionado maneja, a falta de acertar con un estudio definitivo que diga porqué hay tan mala fe en los materialistas actuales (la época que ha conocido las nano máquinas moleculares), es la de que son personas soberbias, altaneras, endiosadas por la eficacia de las leyes naturales (que descubrieron los científicos teístas) y la técnica que viene detrás.
    Cuando se visualizan en una iglesia, arrodillados entre la casi infinita chusma de viejas y pobres mascullando rezos a espíritus inexistentes por la mejora de su situación material, les entra como una náusea insuperable. La solución de la miseria está en la ciencia y no en fantasmas compasivos. Y en cuanto a la necedad de la chusma en creer poder compensar sus carencias de esta vida “en la otra” les parece a los materialistas (con el vientre lleno, con seguros médicos privados, viviendo en sitios ajardinados y disputados por los periodistas sensacionalistas) como una ilusión demencial. Los que sin ser chusma, son creyentes, son asimilados por los altaneros darwinistas a ignorantes “nuevos ricos”.
    En fin, su desmedida autoestima, pienso yo, les impide ceder en sus planteamientos.
    Cuando los darwinistas encuentran gente como vosotros los de DI, u otros intelectuales de más valía que ellos, les entra como una envidia y un odio insuperable.

    Véase sino esta conocida cita del filósofo positivista Thomas Nagel, en su libro The Last Word [La última palabra] (Oxford University Press, 1997) (si sabéis de otra más adecuada, me la hacéis llegar):
    “Hablo por experiencia, siendo que yo mismo siento profundamente este temor: Deseo que el ateísmo sea cierto y me intranquiliza el hecho de que algunas de las personas más inteligentes y mejor informadas que conozco son creyentes religiosos. No se trata sólo de que yo no creo en Dios y que, naturalmente, espero estar en lo cierto en mi creencia. ¡Se trata de que tengo la esperanza de que no haya Dios! No quiero que haya Dios; no quiero que el universo sea así”.

    Hace poco me enteré (no se si creérmelo, todavía) que un listillo famoso de esos altivos darwinistas, Denett, dijo que el universo se formó a sí mismo. Lo que a ningún teólogo se le ha ocurrido decir de Dios como “causa sui”, resulta que sí lo pudo hacer la materia según él, y vienen otros “sabios” a “demostrarlo” con membranas y ecuaciones ininteligibles con 11 u 11 mil dimensiones si hace falta, lo que sea pero que no lo entienda su odiada chusma.
    ¡Cuánta soberbia albergan los corazones de gentes que pueden creerse sus mismas desfachateces!.
    Bueno, y terminando ya, cuando yo veo que los expertos en la “naturaleza” enseñan a nuestros hijos (del dinero de nuestros impuestos) que hay un ente capaz de convertir una rana en una princesa (la SN es ese ente todopoderoso), o de que entre tantos planetas habitables seguro que hay extraterrestres inteligentes producto de la Hada-evolución, o que hay infinitos multiversos inobservables, etc. ANTES QUE CONSIDERAR LA HIPÓTESIS “DI”, yo pierdo la fe en la salud mental o integridad moral de esos “científicos”.
    Saludos a la gente que se sabe diseñada inteligentemente.

    P.D. En el noticiero de más audiencia de España acabo de oir que el 2º ordenador más potente del país está estudiando cómo funciona el cerebro con simulaciones. No se cuantas horas de cálculo para reproducir las corrientes eléctricas de unos pocos segundos de “pensamiento”. Y eso para sólo 10.000 neuronas de los muchos millones que hay. No tuvo empacho el científico al que entrevistaban en nombrar algo de la filogénesis (evolución al azar) de las emociones. Claro, si no fuera evolucionista no estaría investigando con dinero público
    ¿PODRIAIS HACER UNA ENTRADA AMPLIANDO ESA INFORMACIÓN?

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
Mayor difusión del Diseño Inteligente en Reino Unido

Por Felipe Aizpún El Reino Unido atesora una tradición fantástica de pensadores y científicos que han contribuido como ningún otro...

Cerrar