Conferencia de PZ Myers en Glasgow

Por Felipe Aizpún

225

PZ Myers es uno de los más combativos defensores del paradigma darwinista en su versión materialista y atea, en especial en los últimos años, a través de su conocido blog “Pharyngula”. A una reciente conferencia dada por él en Glasgow asistió el biólogo británico Jonathan McLatchie, quien en un reciente artículo en www-evolutionnews.org que traducimos a continuación nos relata la experiencia.

Colisionando con la Pharyngula: Mi encuentro con PZ Myers

Por Jonathan McLatchie

El 6 de Junio tuve la oportunidad de asistir a la conferencia dada por PZ Myers (de la Universidad de Minnesota Morris) en el “Glasgow Skeptics in the Pub”. PZ Myers es probablemente mejor conocido por su blog Pharyngula que lleva el subtítulo de “Eyaculaciones Biológicas Fortuitas sobre Evolución y Desarrollo de un Liberal Ateo”. Ha adquirido también cierta reputación por sus agresivos posicionamientos sobre la evolución y las creencias religiosas. El tema de la conferencia era el desarrollo embrionario como evidencia de evolución.

Me acompañaron al acto el Dr. Alisdair Noble (Director del Centro para el Diseño Inteligente en Gran Bretaña) y David Swift, autor del libro “Evolution under The Microscope”, en mi opinión uno de los mejores libros en el tema del debate entre DI y evolución.

Una semana antes de la conferencia yo había publicado un corto artículo en Uncommon Descent planteando una serie de cuestiones a PZ Myers, todas ellas relativas a la biología del desarrollo. PZ Myers contestó en su blog de forma evasiva, ridiculizando la lista y prometiendo respuestas para las cuestiones en la semana siguiente. A la vista de una situación similar experimentada por Paul Nelson quizás el 12 de Junio podría ser nombrado “el Domingo de PZ Myers”.

Myers mencionó las cuestiones al inicio de su charla. Sin embargo y a pesar de su promesa no proporcionó ninguna refutación satisfactoria de las mismas durante su presentación (si bien amagó una respuesta a una de las diez cuestiones planteadas).

Durante el turno de preguntas y respuestas planteé una pregunta sobre la falta de congruencia entre homología e itinerarios de desarrollo, citando varios artículos en apoyo de mi postura (que además entregué a Myers al acabar la conferencia). Lo que siguió fue una erupción de abucheos y sarcasmos desde el patio de butacas. En algún momento era tan estruendoso que resultaba difícil articular palabra de forma audible. Algunos pocos se disculparían más tarde.

Un ateo me envió un mensaje después en el que decía: “Tuve un sentimiento de diversión al principio pensando que habría algunos chistes por ambos lados pero aquello se convirtió en un escenario intimidatorio. Supongo que era lo esperable dado que Myers ha adquirido su reputación en parte por sus posturas agresivas”. Un amigo me escribió después del evento comentando lo siguiente: “desde luego la cosa se puso muy caliente la otra noche. No podía creer la hostilidad del auditorio hacia tu pregunta. Mucha emoción, pero ningún argumento”. David Swift dijo de este acto: “Creo que el comportamiento de PZ Myers la otra noche fue ultrajante. No sabía qué responder en absoluto. Creo que cualquier respuesta habría sido motivo de mofa de la forma en que se trató la otra noche cualquier disensión… No hubo ningún intento de entablar una discusión, ni siquiera el reconocimiento de que hubiera cuestión alguna que responder.

“Homología y Desarrollo embrionario”

La cuestión que yo había suscitado con mi pregunta se refiere al hecho de que existe un amplio abanico de procesos embriológicos y mecanismos genéticos que producen órganos aparentemente homólogos. Y está también el problema de estructuras homólogas que surgen de distintos orígenes embrionarios Aporté varios ejemplos que habían sido documentados en la literatura. Notablemente, Myers pareció negar que tal fuera en efecto el caso, por lo que le entregué unos cuantos artículos al finalizar y quisiera asegurar también a mis lectores que tales pretensiones por mi parte son ciertas y están ampliamente documentadas. De acuerdo con el trabajo de Pere Alberch “Problems with the interpretation of developmental sequences” (1985), cuyas conclusiones siguen siendo válidas a día de hoy, es de reseñar que “es la regla y no la excepción, que estructuras homólogas se forman a partir de distintos estados iniciales”.

Más aún, según señala el prefacio del libro “Gastrulation- de las Células al Embrión”, editado por Claudio Stern:

Quizás la lección más notable que se puede sacar de este volumen se refiere a la gran diversidad de estrategias utilizadas por diferentes especies para hacer lo que aparenta ser una misma cosa. Así una especie forma el mesodermo por ingresión de células individuales, otra especie lo genera por involución, otra más por una combinación de ambos. Los itinerarios genéticos se conservan también, pero la forma en que son ejecutados para controlar eventos particulares difiere grandemente según grupos de animales.

También David Swift (presente en el evento) ha escrito:

Notablemente, dada la importancia que se otorga a la aparente homología del esqueleto de los vertebrados, y el peso que se da a la embriología como fuente de identificación de homologías, es especialmente relevante el que la formación de una parte principal del esqueleto de los vertebrados se forma embriológicamente de formas muy diversas según las diferentes clases de vertebrados (mamíferos, aves, anfibios y peces), e incluso a partir de diferentes grupos de células embrionarias. Esto muestra claramente que las vértebras de estas clases de vertebrados no son, de hecho, homólogas y por lo tanto que estos distintos grupos de vertebrados no comparten un mismo antecesor común, a pesar de sus similitudes superficiales y en contra de lo que comúnmente se cree.

En mi opinión, el único medio de sortear esta aparente paradoja es postular que cambios sustanciales en el proceso de desarrollo han ocurrido y además en etapas iniciales del proceso. Pero parecen haber dos problemas importantes con esta propuesta tal como mencioné en el turno de preguntas y respuestas.

1. estos cambios en etapas iniciales debieron de haber ocurrido en organismos bien desarrollados (es decir, donde había mucho desarrollo pendiente después del punto en el que tuvo lugar el cambio). Pero puesto que es la forma final el objeto sobre el que actúa la selección natural es difícil concebir qué habría llevado a tales cambios en el inicio del desarrollo.

2. Más concluyente es el hecho de que los cambios en las etapas iniciales, lejos de ser beneficiosas, tienden a ser seriamente dañinas, si no letales.

¿Hay una etapa embrionaria conservada?

En cuanto al contenido de la conferencia de Myers no hubo nada nuevo. El mayor peso de su argumentación era la similitud aparente de los embriones de los vertebrados en la etapa de pharyngula del desarrollo embrionario. Proyectando una imagen de tres embriones de tetrápodos, anunció: “Esto es una pharyngula”, e invitó a la audiencia a que adivinaran de qué animales se trataba, resultando ser un humano, un delfín y un gato. Su argumento era que los embriones son tan parecidos en esta etapa del desarrollo que resulta difícil distinguirlos sin estudios especializados en anatomía embrionaria. Myers está en lo cierto al decir que algunos embriones de vertebrados resultan muy parecidos en la etapa de pharyngula, aunque uno de los fallos del argumento es que funciona sólo cuando tomas en cuenta un cierto número de especies muy selectivo (este era de hecho uno de los múltiples problemas del famoso dibujo de Haeckel). El problema es que cuando añades un espectro mayor de especies el asunto aparece mucho menos convincente. En el caso de Haeckel los embriones dibujados en las cuatro columnas de la derecha de su representación son todos del mismo orden de mamíferos. Haeckel omitió embriones de los otros dos órdenes de mamíferos que incluyen ornitorrincos y canguros. Igualmente omitió las dos clases de vertebrados que incluyen lampreas y tiburones y el orden de anfibios que incluye a las ranas. Todos estos parecen muy diferentes de los retratados por Haeckel.

De hecho, en 1997, Michael Richardson y sus colegas publicaron un muy famoso artículo en el “Journal of Anatomy and Embriology” con el título de “No hay un estado embriológico mayormente conservado en los vertebrados: implicaciones para las teorías comunes sobre evolución y desarrollo”. El artículo señalaba:

En vista del común y extendido interés en biología evolutiva y del desarrollo, y en especial en la conservación de mecanismos de desarrollo, una vuelta a examinar las variantes en los embriones de los vertebrados era necesaria. Presentamos aquí la primera revisión de embriones en estado de brote caudal ilustrada con especimenes originales de un amplio grupo de vertebrados. Vemos cómo embriones en la etapa de brote caudal, a pesar de corresponderse con una etapa conservada, muestran variaciones en la forma debidas a alometría, heterocronía y diferencias en plan corporal y número de somitas. Estas variaciones anticipan importantes diferencias en la forma adulta. En contra de las recientes reivindicaciones de que todos los embriones de vertebrados pasan por un mismo estado cuando tienen igual tamaño, observamos diferencias de tamaño de hasta diez veces superior cuando pasan por el estado de brote caudal. Nuestra investigación debilita seriamente la credibilidad de los dibujos de Haeckel que nos muestran, no un estado conservado para los vertebrados, sino un estilizado embrión de amniota. De hecho el nivel taxonómico de mayor parecido entre los embriones está por debajo del subphylum. La gran diferencia morfológica entre los embriones de los vertebrados es difícilmente reconciliable con la idea de un estado conservado filogenéticamente y sugiere que al menos algunos mecanismos del desarrollo no están muy limitados por el zootipo. Nuestro estudio señala también el peligro de sacar conclusiones generales sobre el desarrollo de los vertebrados a partir de estudios de expresión génica en un pequeño número de especies de laboratorio. (énfasis añadido)

En un artículo más reciente (2003) publicado en “Proceedings of the Royal Society B” titulado “Invirtiendo el reloj de arena: evidencia cuantitativa contra el estado filotípico en el desarrollo de los vertebrados” Richardson y sus colegas nos dicen:

El estado filotípico no ha sido nunca descrito de forma precisa o concluyentemente respaldado o contestado por datos comparativos. Hemos verificado las predicciones del estado filotípico propias del “reloj de arena” cuantitativamente examinando los patrones de desarrollo temporal entre los vertebrados en general y los mamíferos en particular. Para ambos conjuntos de datos los resultados utilizando dos diferentes métricas fueron contrarios a lo definido: las variaciones fenotípicas entre especies eran mayores en medio del proceso de desarrollo. Este sorprendente grado de independencia en el desarrollo apunta a la ausencia de un estado conservado filotípico entre los vertebrados. En cambio, hemos propuesto la hipótesis de que numerosos y estrechamente ligados módulos existen durante el periodo medio. Más aún, el alto nivel de cambios en el tiempo (heterocronía) entre estos módulos puede ser un importante mecanismo evolutivo generador de diversidad entre los vertebrados. La carga de la prueba recae ahora en los proponentes del estado filotípico conservado para presentar tanto una definición clara del mismo como datos cuantitativos respaldando su existencia. (énfasis añadido)

Recapitulando a Haeckel

Especialmente sorprendente me resultó el esfuerzo de Myers por defender el famoso diagrama de los embriones de Haeckel, señalando que los “creacionistas” (supongo que se refería a cualquiera que disienta del darwinismo) se resisten admitir que los mismos aparezcan en los libros de texto de biología. Dijo que la acusación de falsificación que pesa sobre el mismo es de alguna manera injusta y que, aunque Haeckel tendió a exagerar las similitudes, sin embargo “el diagrama es una ilustración honesta de las etapas de desarrollo.”

Esta afirmación me sorprendió. La crítica a tales dibujos no es exclusiva de los creacionistas o de los proponentes del DI. Los diagramas de Haeckel han sido criticados también por gente como Stephen Jay Gould y Michael Richardson. Gould los calificó de fraudulentos y escribió: “Creo que tenemos el derecho de sentirnos, atónitos y avergonzados por un siglo de irreflexiva inercia que ha traído la persistencia de estos dibujos en un amplio número, si no la mayoría, de los libros de texto.”

Estos dibujos se han retirado ya de muchos libros de texto, incluido el del conocido crítico del DI Kenneth Miller, biólogo de la Universidad de Brown. En Agosto de 2008, The New York Times establecía que los ampliamente desacreditaos dibujos de los embriones de Haeckel no habían sido ya utilizados en libros de texto desde hacía 20 años (una afirmación, por cierto, perfectamente falsa). El film anti-DI “Flock of Dodos” hacía la misma afirmación. Pero, ¿porqué habríamos de retirarlos de los libros de texto si constituyen “una honesta ilustración de las etapas del desarrollo”? Más aún, dado que los dibujos de Haeckel pretendían mostrar la recapitulación del proceso evolutivo parece un tanto inadecuado que éste hubiese omitido las etapas iniciales del desarrollo, en las que las diferentes clases de mamíferos son llamativamente diferentes.

Genes Hox

Myers prosiguió su exposición hablando de los genes Hox y de su papel regulador en el desarrollo de la Drosophila, señalando que se pueden encontrar genes homólogos ordenados en la misma forma en el cromosoma de un ratón y en la mosca de la fruta. A mí siempre me ha parecido el argumento de la descendencia de un ancestro común muy débil en este punto. Tales similitudes pueden explicarse igualmente bien desde la hipótesis de un diseño común. En cualquier caso, la conservación de estos genes Hox y su utilización en diferentes modos en diferentes organismos quizás debería ser tomadas como indicio de teleología o alguna forma de diseño directo.

Más aún, el argumento no deja de ser un tanto falaz. En muchos casos, determinadas similitudes están demasiadas cercanas para representar un escenario evolutivo. Un ejemplo de ello es el desarrollo embrionario del ojo. Allá por los años 1970 los biólogos clasificaron los ojos de diferentes grupos de organismos según su origen embrionario y su estructura final y así establecieron dónde era razonable inferir si un ojo había sido heredado de uno a otro grupo. Terminaron concluyendo que los ojos debían de haber evolucionado independientemente unas 40 veces.

Sin embargo ahora sabemos que en especies tan diferentes como los insectos y los mamíferos y cuyo antepasado común se estima tan alejado en el tiempo que carecería de ojos, la formación embrionaria de los ojos utiliza genes notablemente similares. Esto resulta particularmente problemático para los darwinistas si consideramos que los respectivos mecanismos de desarrollo utilizan genes similares en etapas avanzados del desarrollo, haciendo poco plausible la tesis de que el ancestro común tuviera algún tipo de ojo rudimentario que usase el gen común en su desarrollo, y cuyo uso hubiese persistido a través de la evolución de los distintos tipos de estructuras oculares.

¿Distorsiones causadas por la yema?

PZ Myers sostuvo también que muchas de las diferencias que observamos durante las etapas de desarrollo pueden ser entendidas como distorsiones originadas por la yema Esto, sin embargo, es incorrecto, como se puede deducir de la lectura de cualquier libro sobre desarrollo embrionario. Las diferencias van mucho más allá de lo que la diferencia en la cantidad de yema puede explicar. De hecho, incluso los patrones de expresión génica son muy diferentes en las etapas tempranas.

¿Es Jonathan Wells “El más despreciable, desagradable, cruel y maligno mentiroso del movimiento creacionista actual?

PZ Myers proyectó una diapositiva con un retrato de Jonathan Wells señalando “tengo que destacar a este hombre, al que considero el más despreciable, desagradable, cruel y maligno mentiroso del movimiento creacionista actual”, pareciendo escupir cada palabra, una a una. Hizo una pausa y concluyó con énfasis: “Si, es una mala, mala persona”. Siguió un encendido aplauso de la audiencia.

A continuación Myers proyectó otra diapositiva titulada “Afirmaciones creacionistas”. Estas son:

-La evolución se basa en la recapitulación Haeckeliana.

-Hay una conspiración de silencio entre los biólogos para ocultar la disconformidad de la evidencia.

-Debemos agradecer a los valientes científicos del Discovery Institute por exponer la verdad.

Myers señaló a continuación que se ha sabido desde hace más de un siglo que Haeckel estaba equivocado en relación a su principio de la recapitulación y por eso Jonathan Wells se ha equivocado también en su crítica. Generalmente cuando alegas que un oponente está representando inadecuadamente una determinada cita conviene decir que la alegación no es exactamente tuya.

Así, si leemos el Capítulo 3 de “The Politically Incorrect Guide to Darwinism and Intelligent Design” de Wells (citado por Myers) nos muestra que Wells efectivamente dice: “La falsificación de Haeckel fue denunciada por sus propios contemporáneos, quienes le acusaron de fraude, y ello ha sido periódicamente recordado desde entonces”.

Myers puso una diapositiva con la imagen de un fragmento del mencionado libro de Wells en su página 35, que contiene una cita de William Ballard:

Solamente “mediante trucos semánticos y una selección subjetiva de la evidencia” y mediante “una distorsión de los hechos en la Naturaleza” puede uno mantener que en las etapas tempranas del embrión de los vertebrados “estos son más similares que sus adultos

Myers entonces comentó que nadie piensa que las primeras etapas de desarrollo son similares. Y presentó una diapositiva con la cita completa de Ballard que decía:

Antes de la etapa de pharyngula solamente podemos decir que los embriones de diferentes especies dentro de una misma clase taxonómica son más parecidos que sus padres. Solo mediante trucos semánticos y selección subjetiva de la evidencia podemos pretender que las gástrulas de tiburón, salmón, rana y ave, son más parecidas que sus adultos.

Myers, de esta forma, pretendió que Wells había cercenado una cita para hacerla decantarse de su lado, señalando que Ballard se refería únicamente a la etapa de gástrula en el desarrollo. Pero esto no me parece muy brillante por parte de Myers ya que la etapa de gástrula es muy temprana en el proceso de desarrollo. El argumento de Wells era que, en el contexto del darwinismo, uno debería esperar una conservación importante de las primeras etapas del desarrollo. Myers también dijo que la cita de Ballard por parte de Wells pretendía argumentar que no existen etapas uniformes entre los vertebrados. Pero si uno lee la cita del texto de Wells de nuevo, se encuentra con que no era eso lo que Wells mantenía en absoluto, sino simplemente que las primeras etapas son muy diferentes.

Cuando Myers mencionó mi lista de preguntas al comienzo de su presentación, pareció intentar contestar a la primera de ellas que se refería a estas evidentes diferencias. Como respuesta, mantuvo que la evolución darwinista no requiere la conservación general de tales etapas, pretendiendo así haber contestado satisfactoriamente a la cuestión. Pero creo que Myers se equivoca por completo. La razón es que una modificación en las etapas tempranas del desarrollo está demostrado ser uniformemente perjudicial (mayoritariamente letal) para el organismo.

Resumen y conclusiones

PZ Myers concluyó su charla alegando que los proponentes del DI nunca llevan a cabo experimentos para recoger evidencia a favor de su teoría. Claramente no ha prestado mucha atención al Biologic Institute o al Evolutionary Informatics Lab. En general fue un evento bastante desagradable. Myers no presentó nada nuevo. Hacia el final espetó que “uno tiene que ser a la vez ignorante y estúpido para creer en el Diseño Inteligente”. Pero en realidad la presentación de Myers poco había tenido que ver con el DI. Como mucho, su argumentación apuntaba a defender la existencia de una descendencia compartida lo cuál es perfectamente compatible con el DI. Es una pena que alguien con las credenciales intelectuales y académicas de Myers distorsione los hechos de esta forma. Como me dijo una persona al terminar el evento PZ Myers es otro ejemplo de esa gente que sigue adelante con su agenda establecida a pesar de las conclusiones que vaya sugiriendo la evidencia. Y eso no es científico.

8 Respuestas para Conferencia de PZ Myers en Glasgow

  1. Buf, vaya con el tal Myers, vaya boquita que tiene.

    Se les nota muy desesperados. Creo que se están dando cuenta de que se les hunde el chiringuito.

  2. La gente de Myers debe estar celebrando con champán esta otra gran confirmación del HECHO evolutivo:
    “Madrid, 29 jun (EFE).- Un equipo internacional de investigadores ha hallado siete ojos fósiles de más de 515 millones de años con una complejidad y sofisticación altísima, formados por más de 3.000 pequeñas lentes y que pertenecen a un nuevo artrópodo marino que tendría un ….” O sea que los ojos de los trilobites estaban mal diseñados a su lado, como nuestros ojos comparados con los de los calamares, lo cual demuestra que un diseñador tan malo no existe. El azar debe ser el responsable de este universo tan lleno de sufrimiento, lógicamente.

    Felicidades a todos los evolucionistas ( están mal pero van bien)

  3. Creatoplebas,
    en efecto, la noticia del hallazgo encontrado en Australia y publicado en “Nature” nos da cuenta del hallazgo de fósiles de trilobites con un sistema ocular más avanzado (en unos 85 millones de años) de lo que se conocía hasta ahora del comienzo del Cámbrico.
    Hay que tener en cuenta que el hallazgo está datado en los albores de la vida multicelular por lo que la posibilidad de que la complejidad de tales sistemas se hubiera desarrollado de forma causal en tan escasísimo lapso de tiempo resulta ridícula. Por supuesto el artículo, encuadrado en el duscurso “oficial” como corresponde a la revista Nature no se plantea tal cosa sino que se limita a maravillarse de las cosas que puede hacer la evolución. Vivir para ver.

  4. Creatoblepas, dices:
    “La gente de Myers debe estar celebrando con champán esta otra gran confirmación del HECHO evolutivo:”

    Ps yo creo que no festejaron tanto este hecho:

    John Whitfield, »Oldest member of
    human family found,« Nature, 11 Julio
    2002

    El articulo muestra que ahora resulta que no venimos del australopithecus como parece ser, el cual existio hace 5 millones de años segun parece ser… ¿porque?

    Porque parece que el fosil que encuentran tiene 7 millones de años…lo interesante es que tiene mas forma humana que el australopitecus!!! como? bueno pues sencillamente resulta que no venimos de tal especimen!

  5. Y respecto a tu comentario:
    O sea que los ojos de los trilobites estaban mal diseñados a su lado, como nuestros ojos comparados con los de los calamares, lo cual demuestra que un diseñador tan malo no existe. El azar debe ser el responsable de este universo tan lleno de sufrimiento, lógicamente.

    Es una afirmacion falaz…

    El ojo humano estaria ml diseñado si y solo si, fuera ineficiente para ayudarlo en su adaptación al medio, no si existen ojos mas complejos. Existen distintas complejidades por que cada especie tiene sus propias necesidades. Esto apunta a que el diseño se hace patente, puesto que cada organismo posee lo que necesita ¿suena más logico no? puesto que como dice felipe, esa complejidad y sofisticacion “altisima” como dices, es imposible que se hubiese formado por evolucion en la era cambrica, pues ni aún hoy lo ha logrado nuevamente…. apunta a un comienzo rapido y espontaneo, sin antecesores cuando muenos muy distintos a el, y por tanto a Diseño Inteligente en su mas pura expresión.

  6. G.Osvaldo:
    Yo me llevo las manos a la cabeza cada vez que veo cómo los darwinistas tuercen los hechos desfavorables, para que parezcan aprobar sus demenciales elucubraciones. Ahora ya, hasta me he acostumbrado a ello, me lo tomo a risa y en mi comentario he hecho lo que hubieran hecho en Nature hace unos años hasta que cobro fuerza el DI (quizás ahora ya tienen un poco de sentido del ridículo y no andan echando más leña al fuego).
    Como bien dices, cada diseño de ojo es bueno en su ámbito ¿Qué podría ser mejor? Claro, pero eso no es para sacar las conclusiones de F.J.Ayala y otros que vienen a decir que casi que todo en el cuerpo humano está mal diseñado…….

  7. Genesis

    tus comentarios son acertados, sin duda. Creo que incluso creatoblepas no tendría inconveniente en reconocerlo. Sus comentarios están a veces impregnados de una cierta ironía y no me extrañaría que estuviera más identificado con tus planteamientos de lo que tú has creído percibir

  8. jajaja yo agerando a la comunidad y resulta que estaba de mi lado. jajaja no habia notado la ironia de creatoblepas ok ok! bueno parece que estamos de acuerdo todos aqui

Deje una respuesta

Leer entrada anterior
La Censura Naturalista y el Segundo Principio de la Termodinámica

Por Felipe Aizpún A principios de este año Granville Sewell tenía comprometida la publicación de su trabajo “A Second look...

Cerrar